Independientes: Las trampas retrasan sus registros

Los tres aspirantes a la Presidencia por la vía independiente que cumplieron de forma preliminar con los requisitos establecidos por el Instituto Nacional Electoral, El Bronco, Ríos Piter y Margarita Zavala, levantan sospechas. El máximo órgano electoral ha encontrado irregularidades por lo que analiza cuántos apoyos son válidos y hasta el momento ninguno de los tres tiene asegurada su aparición en la boleta.

CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- De acuerdo con información del Instituto Nacional Electoral (INE), el 22 de febrero concluyó el periodo para recabar apoyos ciudadanos de aspirantes independientes a la Presidencia, aunque todavía el día 23 siguieron registrándose apoyos recabados el día 22. La norma electoral daba esa oportunidad.

Según esa información, Jaime Rodríguez Calderón, El Bronco, recibió un total de 2 millones 34 mil 432 apoyos ciudadanos (firmas) y superó con creces el requisito de la dispersión geográfica: alcanzó 1% o más de la lista nominal, no en 17 estados, sino en 25.

Sin embargo, el INE reporta que, del total de apoyos registrados por Jaime Rodríguez, sólo 1 millón 209 mil 960 podrían calificarse preliminarmente como válidos, pues los restantes “están en proceso de verificación o no resultaron válidos (duplicados, no encontrados, bajas del padrón o de la lista nominal o pertenecientes a otro ámbito geográfico)”.

Es decir, los apoyos “chafas” que mandó El Bronco suman 824 mil 472, 41% del total que mandó al INE.

Los aspirantes Armando Ríos Piter y Margarita Zavala andan por las mismas.

El senador con licencia, según el INE, recibió en total 1 millón 765 mil 728 firmas de ciudadanos con una dispersión geográfica en 22 estados. De ese total, la autoridad electoral sólo le reconoce 1 millón 159 mil 514 apoyos que coinciden o cuyos nombres fueron encontrados en la Lista Nominal de Electores. El resto, 606 mil 214, equivalentes a 34.3% de los reportados, fueron desechados por el INE por fraudulentos.

Zavala quedó en tercer lugar con un total de 1 millón 578 mil 762 apoyos y una dispersión geográfica de 26 estados. En este rubro superó al Bronco por un estado y a Ríos Piter con cuatro.

Sin embargo, la exprimera dama incurrió en las mismas trampas de los otros dos, al mandar firmas o apoyos de personas que no están en la lista nominal o en el padrón electoral, apoyos duplicados, firmas de personas inexistentes, no encontradas o dadas de baja.

Por ello el INE sólo le reconoce preliminarmente 1 millón 67 mil 180 apoyos ciudadanos. El resto, 511 mil 582 (32.4%) resultaron apócrifos.

En resumen: de los 2 millones 34 mil 432 de apoyos que El Bronco presuntamente consiguió y mandó al INE, se le descontaron 824 mil 472, es decir 41%. De los apoyos ciudadanos remitidos por Ríos Piter a la autoridad, 1 millón 765 mil 728, se le invalidaron 606 mil 214 firmas o apoyos ciudadanos, equivalentes a 34.3% del total reportado… por fraudulentos. Y a Zavala, del millón 578 mil 762 apoyos recabados, el INE le descontó 511 mil 582 (32.4%) porque resultaron apócrifos.

Sin embargo, aun con todos los apoyos descontados por ilegítimos o fraudulentos, los tres aspirantes independientes superaron el umbral definido por el INE como mínimo de apoyos ciudadanos requeridos, que era de 866 mil 593 firmas.

El Bronco rebasó ese umbral por 343 mil 376 apoyos, casi 40% más. Ríos Piter lo superó por 292 mil 898 apoyos, casi 34% más. Y Zavala rebasó ese umbral con 200 mil 526 apoyos, 23% más.

Aun así, nada está escrito para los tres aspirantes, máxime que el INE descubrió, tardíamente, poca transparencia en la información que aquellos enviaban sobre los apoyos supuestamente obtenidos.

Sospechosos brincos

Desde el 31 de octubre pasado, la institución incluyó en su página en internet un reporte día por día de los apoyos recibidos por todos los aspirantes inscritos para una candidatura presidencial independiente.

En formato Excel, la información contenía, desde el principio, 13 columnas: nombre del aspirante, cantidad de apoyos recibidos, número de auxiliares dados de alta (los autorizados para recabar los apoyos); auxiliares activos (que sí han recibido apoyos), porcentaje de auxiliares activos, auxiliares inactivos, promedio de apoyos por auxiliares activos, promedio de apoyos por auxiliares dados de alta, máximo de apoyos por auxiliar, mínimo de apoyos por auxiliar, umbral, porcentaje de avance y orden de candidatos por nivel de avance.

–¿Por qué decidió el INE agregar esa columna? Responde el consejero electoral Ciro Murayama:

–Nos dimos cuenta que había que transparentar eso, es decir, que nos estaban mandando muchos nombres de gente que ni siquiera teníamos en nuestra base de datos como ciudadanos dados de alta en el padrón electoral. Eso lo fuimos transparentando. Era información que, como la tenían los propios aspirantes, también la hicimos pública.

El reportero hizo un ejercicio con los mismos tabuladores del INE para determinar cuál fue el número de apoyos obtenidos, día por día, por los tres aspirantes independientes.

Y, cierto, se ven cosas “extrañas”, por decirlo suavemente. Por ejemplo, Armando Ríos Piter inició el periodo de recolección de apoyos y firmas ciudadanas desde un nivel muy bajo. El 2 de noviembre recolectó mil 186 firmas, contra 8 mil 35 del Bronco y 5 mil 687 de Zavala el mismo día.

La fecha más prolífica de ese mes para Ríos Piter fue el 28: captó 11 mil 464 apoyos; el resto de los días de ese mes andaba en los miles, dos miles, tres miles, avanzando a paso de tortuga. Un día antes, el 27 de noviembre, sólo captó 3 mil 683 apoyos. Bastaron 24 horas para que diera el brinco a más de 11 mil apoyos.

Su historial diario fue de pequeños brincos a enormes e inexplicables saltos. El 2 de diciembre recibió 9 mil 738 votos; al otro día brincó a 22 mil 27 apoyos ciudadanos.­

Ríos Piter estuvo, hasta el 16 de noviembre, en el cuarto lugar, en días por abajo incluso de María de Jesús Patricio Martínez (Marichuy); a veces abajo del aspirante malogrado Édgar Ulises Portillo Figueroa. Luego, del 17 de noviembre y hasta el 5 de febrero, se mantuvo en la tercera posición, abajo del Rodríguez y de Zavala. Y del 6 de febrero hasta el fin del periodo de recolección de apoyos, remontó a ésta y se mantuvo todo ese tiempo en segundo lugar.

Entre finales de diciembre y enero, el exsenador guerrerense encontró alguna fórmula para conseguir apoyos de forma masiva, pero inconsistente. Por ejemplo, el 2 de enero apenas captó 712 apoyos, pero al día siguiente logró recoger 27 mil 78 firmas… un día después, 38 mil 530 firmas, y al otro día ¡43 mil 382! apoyos ciudadanos.

El día más prolífico para Ríos Piter en todo el periodo fue el 16 de diciembre, cuando obtuvo 44 mil 252 respaldos. Le pisaba los talones al Bronco, aunque dispuso de mucho menos gente, infraestructura y apoyo financiero.

El gobernador de Nuevo León con licencia desde el principio fue “la nota” por la rapidez y la cantidad de apoyos que recibía. De más de 120 días, sólo en unos 30 recibió apoyos inferiores a los 10 mil. Como en el caso de Ríos Piter, también tuvo brincos raros, pero menos. Por ejemplo, el 26 de enero obtuvo 8 mil 175 apoyos: al día siguiente recogió 30 mil 846. Otro, menos relevante, fue el 2 de enero, cuando recibió 3 mil 653 firmas, y al otro día logró casi 12 mil.

El día de más “suerte” para Jaime Rodríguez Calderón fue el 16 de diciembre: captó 47 mil 102 firmas. Cinco días antes, una cantidad no muy lejana: 43 mil 582.

En el registro diario de captación de apoyos, Zavala fue la más consistente. No tuvo más que una variación sospechosa: el 26 de enero obtuvo 4 mil 200 apoyos; al día siguiente logró 22 mil 111. Su día más prolífico fue el 30 de diciembre, cuando logró captar 31 mil 263 firmas.

Los filtros

Los apoyos presentados por los aspirantes que coinciden con la lista nominal todavía son preliminares y serán sometidos a una validación exhaustiva.

Dice Murayama: “El siguiente paso es ver que, de los que sí aparecen en el listado nominal, el soporte de ese apoyo sea genuino; es decir, que el ciudadano haya mostrado su credencial del INE, que no se trate de una simulación de credencial ni de una licencia de conducir o de una fotocopia de la credencial. El mismo procedimiento que se aplicó a aspirantes independientes a diputados y senadores se les va a aplicar a los que quieren una candidatura independiente para la Presidencia”.

En resumen: primero, “que el apoyo esté en la lista nominal; dos, que efectivamente sean apoyos respaldados por una fotografía de un original de la credencial para votar presentada, y esto quiere decir, atendiendo a lo que pasó con diputados y con algunos senadores, que no se trate de apoyos respaldados con una fotografía o una fotocopia de la credencial, que no se trate de apoyos respaldados en otro tipo de documento que no es la credencial, o bien, que no se trate de apoyos respaldados en simulaciones de la credencial, como las que detectamos en el caso de diputados.

“Lo que ahora estamos discutiendo internamente –dice Murayama– es qué ocurre si en lo reportado por alguien que supere las 866 mil firmas se detecta que hubo un fraude: ¿es legítimo darle el registro o no? O sea, cumpliste, unas (firmas) de las que me trajiste son buenas y te dan para superar el umbral, pero te encontré 20% a 25% de intentos de simulación, de fraude. ¿Qué debe hacer la autoridad? Eso lo vamos a decir hasta su momento, pero esa es una pregunta que vale la pena formularse.”

Un segundo filtro para determinar quién sí y quién no aparecerá en la boleta electoral es el de la fiscalización: ver si presentaron el informe de ingresos y gastos, y si éstos están reportados adecuadamente, o de plano no reportaron algunos gastos.

El INE les ofrece a los aspirantes independientes la oportunidad de que respondan a esos señalamientos en esta semana. Posteriormente entregarán sus informes de ingresos y gastos.

El proceso culminará el próximo jueves 29 y todo está en el aire. Puede ser que de la revisión de los apoyos preliminarmente válidos algunos no resulten tales y ello afecte, si no el umbral, sí el requisito de la dispersión geográfica.

Este reportaje se publicó el 4 de marzo de 2018 en la edición 2157 de la revista Proceso.

Comentarios