Anaya va también contra Calderón por corrupción; pide se investigue La Estela de Luz

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Después de que amenazó con meter a la cárcel al presidente Enrique Peña Nieto si se comprueba corrupción, ahora el candidato presidencial Ricardo Anaya amagó con investigar a Felipe Calderón por la Estela de Luz –un caso que estuvo enmarcado por sobrecostos y favoritismos–, porque no habrá “perdón ni olvido sean del partido que sea”, afirmó.

Engallado porque la Procuraduría General de la República (PGR) no ha procedido en su contra por las acusaciones de lavado de dinero en la venta de una nave industrial en 54 millones de pesos, Anaya respondió a una pregunta específica sobre qué haría, de llegar a la Presidencia, con la Estela de Luz, el monumento que Calderón, quien fue su jefe, construyó sobre el Paseo de la Reforma y que duplicó su precio.

“Lo he dicho con absoluta claridad: este principio aplica a todos sin distingo, sin importar la jerarquía del cargo público y sin importar el partido político en el que la persona milite. El que la haya hecho la tiene que pagar. Ni perdón ni olvido, sean del partido que sea”.

En entrevista, luego de reunirse con la Asociación de Desarrolladores Inmobiliarios, el candidato de la coalición Por México al frente, que integran los partidos Acción Nacional (PRD), de la Revolución Democrática (PRD) y Movimiento Ciudadano (MC), se ufanó de ser un perseguido político del gobierno de Peña y lo agradeció.

“Para mí es un honor ser el blanco de los ataques de este gobierno que es profundamente corrupto e ineficaz. Ser el enemigo del sistema, a mí, lejos de debilitarme, me honra. Así que yo les agradezco mucho, desde el presidente de la República y todos sus empleados, que hayan decidido atacarme todo el día”, subrayó.

Pese a que las encuestas lo colocan en segundo lugar, distante de entre nueve a 14 puntos del puntero Andrés Manuel López Obrador, Anaya reiteró que crece en las encuestas y que el priista José Antonio Meade ya no tiene ninguna posibilidad.

“Estoy creciendo con mucha fuerza, convencido de que voy a ganar la Presidencia de la República el 1 de julio y que le vamos a dar a México el gobierno honesto y de resultados que México se merece”, subrayó al rechazar las críticas de Meade por prejuzgar como corrupto a Peña.

“Yo le sugiero a Meade que entonces le reclame al 80 por ciento de las mexicanas y los mexicanos que tienen exactamente la misma opinión que tengo yo. Y es que en este sexenio ha habido gravísimos casos de corrupción, desde la Casa Blanca, pasando por el socavón, la Estafa Maestra y ni más ni menos que el desvío de él: José Antonio Meade fue protagonista”.

Precisó: “No se les olvide que ahí está la cuenta pública que acaba de entregar la Auditoría Superior de la Federación, y cuando él era secretario de Desarrollo Social se desviaron a empresas fantasma más de 500 millones de pesos. Eso sí es corrupción y eso es inmoral, porque era dinero que tenía que llegar a la gente más pobre de nuestro país”.

Sobre López Obrador, lo acusó de perdonar a los corruptos, con la amnistía antcipada que ofreció desde hace más de dos años.

“Él ya lo dijo públicamente, él considera que tiene el derecho de perdonar a Enrique Peña Nieto y a toda la gente del gobierno por los actos de corrupción. Yo creo que en eso está profundamente equivocado, porque el dinero que se han robado no es de López Obrador, el dinero que se han robado es del pueblo de México”, soltó.

–¿López Obrador está traicionando a sus seguidores?

–Pues se traiciona a sí mismo, porque al ofrecer impunidad, al ofrecer perdón con tal de llegar al cargo, me parece que traiciona un compromiso fundamental que es el de la rendición de cuentas. Si a él le roban su dinero tiene derecho a perdonarlos, pero si estos corruptos se robaron el dinero de la gente, de los ciudadanos, de los programas sociales, el dinero que tenía que llegar a los más pobres, pues lo correcto no es ofrecerles perdón, lo correcto es obligarlos a devolver el dinero que se robaron, primero, y segundo, que paguen las consecuencias de sus actos.

Respecto de la reunión de Peña con Jared Kushner, el emisario del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, el panista exigió al gobierno federal una conducta de dignidad.

“La exigencia es que México se conduzca con dignidad frente a Estados Unidos. Al pueblo de México no se le olvida cuando este gobierno federal, después de que Donald Trump se dedicó a insultar a los mexicanos, a decir que éramos violadores, que robábamos, que llevábamos droga a Estados Unidos, lo recibieron con alfombra roja en Los Pinos, lo cual fue un error histórico, pero fue además una humillación al pueblo de México y particularmente a los millones y millones de mexicanos que viven en Estados Unidos y que sufren esta discriminación.

“Entonces, mi exigencia es que México se conduzca con firmeza, con dignidad frente a cualquier representación del gobierno de Estados Unidos y, por supuesto, que la relación sea de respeto, pero de respeto mutuo, porque es cierto, México necesita a Estados Unidos, y mucho, pero Estados Unidos también necesita a México y, por lo tanto, en una relación de respeto debemos exigir siempre reciprocidad”.

 

Acerca del autor

Reportero de Proceso desde 1994, Premio Nacional de Periodismo en periodismo de investigación y autor de tres libros.

Comentarios