Exento de México en aranceles de EU da respiro al peso; se vende en $19.05 por dólar

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El peso tomó un respiro frente al dólar, después de que Estados Unidos decidiera exentar a México y a Canadá de la aplicación de aranceles de 25 y 10% a las importaciones internacionales de acero y aluminio, respectivamente.

En sucursales bancarias, el billete verde se ofertó en 19.05 pesos, mientras que a nivel interbancario, la moneda estadunidense se cotizó en 18.75 unidades, es decir, 0.14% más barata que el cierre del pasado miércoles, de acuerdo con datos del Banco de México (Banxico).

De hecho, la divisa mexicana fue la segunda más apreciada entre las economías emergentes, después del dólar canadiense que registró una apreciación de 0.16%.

“El anuncio hecho por el gobierno de Trump permitió que el peso mexicano y el dólar canadiense fueran las únicas dos divisas en la canasta de principales cruces que registraron una apreciación, en contraste con el resto de las divisas que registraron pérdidas”, señaló el análisis del Banco Base.

Eso sí, aunque las exenciones arancelarias de México y Canadá se anuncian como indefinidas, los impuestos que se han confirmado hoy son una medida de presión para la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

En su conferencia de prensa, Donald Trump dijo que los impuestos no se aplicarán en lo que se concluya el proceso de renegociación y que, de alcanzarse un acuerdo favorable, no habrá aranceles para ambos países.

Cabe señalar que en términos de volumen, Canadá es el principal exportador de acero hacia Estados Unidos, representando el 16.5% del total y México es el cuarto exportador hacia ese país, con 9.2% del volumen total.

Mientras que otros países que se verán afectados por los nuevos impuestos son Brasil y Corea del Sur, segundo y tercer mayores exportadores de acero hacia la Unión Americana.

El Banco Base precisó que desde el 27 de febrero, cuando se comenzó a especular con fuerza sobre la posible imposición de aranceles a la importación al acero y al aluminio por parte de Estados Unidos, el peso ha mostrado una recuperación de 1.16% o 22 centavos, en contraste con el dólar canadiense que registró una mayor depreciación en el mismo periodo y a pesar de la recuperación de hoy acumula una depreciación de 0.94%.

Por su parte, en el mercado de materias primas, el precio del acero ha reaccionado de forma significativa a la decisión de Estados Unidos:

Desde el 27 de febrero, el acero estadunidense laminado en caliente ha acumulado un incremento en su precio de 9.92% hasta 820 dólares por tonelada métrica. En contraste, durante el mismo periodo, el precio de las barras de acero reforzado que se producen en China ha acumulado una caída de 4.01% a 607.6 dólares por tonelada métrica.

Esta no es la primera ocasión que se implementan impuestos a las importaciones de acero, recordó el Banco Base, pues la aplicación más reciente se realizó durante la administración de George W. Bush y fue efectiva desde el 5 de marzo de 2002 y hasta el 4 de diciembre de 2003.

Con el objetivo de fortalecer la industria siderúrgica, la medida aplicaba aranceles del 8% al 30% sobre la importación de productos planos de acero y de barras de acero laminadas en caliente y frío.

“Aunque se esperaba que la medida tuviera una vigencia de tres años, la OMC declaró ilegales los aranceles a las importaciones pocos días antes de que se cumpliera el plazo definido por la OMC para que los países afectados por dichas medidas impusieran, de forma legal, sanciones comerciales a la importación de diversos productos estadounidenses”, explicó.

Ante el inminente inicio de una guerra comercial con sus principales socios y considerando el factor político que tendría un año antes de que compitiera por la reelección presidencial, Bush terminó por derogar los aranceles.

En términos económicos, la medida proteccionista costó más de 386.3 millones de dólares de acuerdo a la Comisión de Comercio Internacional de Estados Unidos.

Inflación con menor impacto

Por otro lado, hoy en México se dio a conocer la inflación correspondiente a febrero, la cual se ubicó en una tasa interanual de 5.34%, bajando de 5.55% en enero, mientras que la tasa de inflación mensual se ubicó en 0.38%.

La menor inflación general se debió principalmente a que el subíndice de inflación no subyacente, que incluye a los productos cuyos precios son más volátiles, registró un incremento mensual de apenas 0.08%, gracias a un retroceso mensual de 7.04% en los precios de frutas y verduras.

“Si la inflación no subyacente sigue por debajo de lo anticipado, es posible que la meta de inflación de Banxico se alcance en la primera mitad de 2019, tal como lo indican las proyecciones del banco central. Sin embargo, no se descartan los riesgos al alza para la inflación que pueden provenir de una depreciación adicional del peso durante el año”, adelantó el análisis.

Por último, bajo el supuesto de que la Reserva Federal decide subir su tasa de interés el 21 de marzo, Banco Base estima que existe una probabilidad de 63% de que Banco de México vuelva a subir su tasa de interés de referencia.

Acerca del autor

Comunicólogo hecho por la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM; reportero labrado en Proceso.

Comentarios