“De las muertas”, thriller para concientizar

Más que una urbe, Malagua es una distopía. Bien podría evocar Ciudad Juárez o cualquier otra franja sangrienta de nuestro país donde los asesinatos a mujeres, jovencitas y niñas amedrentan la cotidianeidad, según ambientación del director José Luis Gutiérrez Arias para su película número seis De las muertas: “Es un largometraje muy significativo debido a que nos toca, tuvo sus inicios hace algunos años y hubiera querido que el tema de los feminicidios ya no estuviera tan latente como en aquellos días, sin embargo está más presente que nunca.”

CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- Thriller de suspenso y policiaco, De las muertas es el sexto largometraje de José Luis Gutiérrez Arias, quien ahora explora el problema de los feminicidios “para reflexionar como sociedad”, pero aclara que se trata de un proyecto “que no se convierte en un discurso amargo, para que no se dé la vuelta el espectador”.

El director argumenta enseguida en entrevista:

“Lo más difícil fue la búsqueda de hacer esta película más real al asistente, lo principal fue trabajar muy de cerca con los actores y lograr crear un realismo absoluto en pantalla.

“Es un largometraje muy significativo debido a que nos toca, tuvo sus inicios hace algunos años y hubiera querido que el tema de los feminicidios ya no estuviera tan latente como en aquellos días, sin embargo está más presente que nunca.”

Ya en 50 pantallas del país desde el 2 de marzo, De las muertas (que ganó Mejor Largometraje de Terror Internacional en el Festival Internacional de Cine Fantástico Mar del Plata 2016, en Argentina) versa sobre Ángel (Tomás Rojas), atrapado por las autoridades y a quien se acusa de asesinar a más de 20 mujeres empleando diversos métodos como golpes sádicos, tortura y violación.

Unos meses después de su encarcelamiento, Ángel es visitado por el reportero Julio Bocanegra (Héctor Kotsifakis) tras circular rumores de que las autoridades posiblemente habían capturado al hombre equivocado. Este periodista busca contar la verdad del caso del asesino serial antes de que vuelva a matar.

El relato fílmico se ubica en Malagua, un lugar imaginario. Al respecto Gutiérrez Arias apunta:

“En la cinta no se hace referencia a ningún estado del país, esto se debe a que es algo que está sucediendo en todos lados.”

También intervienen los actores Enrique Arreola, Ianis Guerrero, Alejandra Marín, Arantza Ruiz y Flavia Atencio. Dicho filme de ficción dura 102 minutos y contó con el apoyó de Instituto Mexicano de Cinematografía, a través de FIDECINE y EFICINE 189 Producción. El guionista es José Rubén Escalante Méndez y el director de fotografía es Aram Díaz Cano. En la parte de arte estuvo Belén Estada. En el sonido, Braulio Beltrán. José Antonio Hernández González fue el editor.

El largometraje De las muertas se proyecta en la Ciudad de México, Cuernavaca, Guadalajara, Monterrey, Puebla, Querétaro, Toluca, Agua Prieta, Arandas, Lagos de Moreno, Poza Rica y Toluca y en Cinemex, Cinépolis y Cinemas Henry y Cinemagic.

“Afortunadamente encontró una ventana de exhibición porque siendo una película así de fuerte puede ser un obstáculo. Considero que el hecho de que se pueda ver en estos tiempos preelectorales, aunque de ninguna manera hay aquí una bandera política ni mucho menos, es bueno porque como sociedad ya debemos reflexionar mucho. Aunque haya películas de entretenimiento súper válidas y que el público prefiera, se debe hablar de nuestros conflictos, sobre todo con esos problemas que atañen a una parte tan frágil de nuestra sociedad como son las mujeres jóvenes”, destaca González Arias, quien con este largometraje también logró Mejor Actor para Enrique Arreola en FERATUM Film Fest 2016.

El suspenso y lo policiaco

Se le pregunta a Gutiérrez Arias cómo fue construir el tono de thriller con el tópico del feminicidio y diserta fervoroso:

“Siempre fue un proyecto muy complicado desde que me lo ofrecieron para dirigir. Sentía que iba a ser difícil de conformarlo en todo momento y de darle un tono, un tratamiento que fuera respetuoso con las víctimas y con los familiares de las víctimas reales; pero a la vez que no dejara además de ser un filme que requiere de un público para conseguir concientización a través del entretenimiento, como se da en las historias de suspenso, en los thrillers.”

–¿Cómo encontró las situaciones exactas para que no decayera el relato?

–Las ideas del guión siempre fueron básicas y hubo un trabajo de reescritura de guión, siempre poniendo a prueba esa delgada frontera entre ser demasiado respetuosos o demasiado realistas, buscar el tono en el cual nos sintiéramos involucrarnos con el personaje principal, el cual es el vehículo que nos lleva por todo el viaje de un falso culpable.

La percepción del público hacia Ángel también es fundamental.

“Sabemos que el sistema de justicia puede culpar a quien sea por corrupción, ineficiencia o ineptitud. Además, a veces hay excepciones y no siempre podemos dar por sentado que la policía está en contubernio. De las muertas se refiere a un hecho pasado, se refresca por la memoria y los puntos de vista de los personajes involucrados.”

El productor Álvaro González Kuhn acentúa que es un thriller policiaco:

“Es cierto que habla de los feminicidios; pero también es una película donde se recupera el género de la investigación desde varios puntos de vista. Es una película entretenida, el tema se trató de una manera muy noble como lo subraya José Luis. Para mí es una buena trama, un buen suspenso y con un elenco increíble, destacados actores. De alguna manera es una película coral porque hay varios puntos de vista persiguiendo a un culpable, en ese sentido el espectador sí que se va a entretener, y no es una película vacía: lleva un mensaje. Es el tópico de los feminicidios junto con ratos de entretenimiento, de muy buena factura y respeto a quienes han enfrentado esa lamentable situación.

“Sí, aquí en la pregunta cuando dije del tono de la narración, era: ¿Cómo encontrar el balance para que sea entretenida? Porque también se habla de la familia, en general hay muchos subtemas que uno se pregunta si fueron a propósito o cómo surgió toda esta combinación.”

Días de la mujer

Entonces, Gutiérrez Arias rememora las reacciones del público en los festivales con De las muertas:

“Todo el equipo del filme dialogó mucho sobre el riesgo de ser demasiado viscerales. El tratamiento de un thriller entretenido ayudó a que lo rudo que yo siempre quise que no se perdiera, esté ahí, y al final la gente en los festivales se entretuvo, la disfrutó, reflexionó y discutió. Decían las mamás: ‘¿Saco o no a mis hijas a la calle?’, y las chavitas de entre 16 y 17 años de edad manifestaban: ‘Yo tengo derecho de salir a la calle y estar segura’. Reclamaban su derecho a disfrutar su adolescencia, su juventud a salvo. Eso a mí me dejó muchas satisfacciones porque la película se va de tus manos, se convierte en un discurso del público y eso es ya un gran premio, una gran satisfacción.”

El 8 de marzo es el Día Internacional de la Mujer. Y a principios del este año, el Secretario Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, órgano administrativo desconcentrado de la Secretaría de Gobernación, dio a conocer en enero pasado que del 2015 al 2017, las procuradurías o fiscalías estatales registraron mil 640 carpetas de investigación por el delito de feminicidio en México. En esos datos resalta Sinaloa como el estado que tuvo la tasa más alta de feminicidios en 2017, seguido de Oaxaca y Morelos. En cuanto a llamadas de emergencia relacionadas con incidentes de violencia contra la mujer, pasaron de 92 mil 604 en 2016, a 106 mil 706 en 2017. Un aumento de 15%.

Las llamadas de emergencia relacionadas con incidentes de acoso u hostigamiento sexual pasaron de 3 mil 197, en 2016, a 4 mil 415 en 2017. Un aumento de 38%. Y las relacionadas con incidentes de violencia de pareja, pasaron de 159 mil 581, en 2016, a 202 mil 177 en 2017. Un 26% más.

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) destaca en su página de internet:

“Este año, el Día Internacional de la Mujer se suma a un movimiento mundial sin precedentes por los derechos, la igualdad y la justicia de las mujeres. El acoso sexual, la violencia y la discriminación contra las mujeres han acaparado los titulares y el discurso público, con una creciente determinación a favor del cambio. Personas de todo el mundo se están movilizando para conseguir un futuro que sea más igualitario.

“Esta acción se ha manifestado en forma de marchas y campañas mundiales, incluido el movimiento #MeToo en Estados Unidos y sus reflejos en otros países, como protesta contra el acoso sexual y la violencia, por ejemplo: #YoTambién en México, España y América Latina, entre otros lugares, #QuellaVoltaChe en Italia, #BalanceTonPorc en Francia y #Ana_kaman en los Estados Árabes; “Ni Una Menos”, una campaña contra el feminicidio que surgió en Argentina; y tantas otras iniciativas, abordando cuestiones que incluyen desde la igualdad salarial hasta la representación política de las mujeres.”

México más visceral

Por su parte, González Kuhn opina que el cine mexicano está cambiando mucho gracias a los estímulos que surgieron en los últimos diez años:

“Lo interesante es la manufactura de esta cinta, de niveles internacionales, dfestivales, y eso es lo agradable. En México es poco común que se exhiba un thriller policíaco. Filmamos mucho de noche en la Ciudad de México en lugares muy interesantes que cuentan con un universo propio. Hay como una propuesta de un México más visceral, más oscuro, más policiaco, contrastado de una manera muy bonita con un ambiente mucho más inocente; con una escuela y las niñas, con todo lo que sucede ahí. Y el público se involucra al preguntarse: ‘¿Será éste el culpable o éste otro?’”

–En los últimos años han triunfado las comedias en México, con buena taquilla, ¿a qué se debe que haya poco género policiaco en la pantalla grande?

Gutiérrez Arias contesta enseguida:

“El cuello de botella de la exhibición es el que de alguna manera marca la tendencia del público. Creo que las ventanas deben ser más democráticas. Esos espacios se deben buscar y pelear. No hay que conformarnos con lo que nos den bajo el lema de: ‘¡Sí apoyamos al cine mexicano! Hasta hacemos festivales y siempre hay cabida, pero es que no llenan las salas y esto es un negocio…’

“No hay que aflojar porque esto va en detrimento no nada más de nosotros como cineastas y de nuestras películas, sino en agravio de un público al cual no pueden tratar como un ser infantil todo el tiempo. Hay que formar un público maduro, un público que sea corresponsable de nuestra cinematografía. Eso va a tardar, pero no mucho. Ya el asistente en las salas empieza a criticar a las comedias sin sustento. No se deja engañar y las rechaza. Ya prioriza la calidad.”

El realizador habla de su trayectoria:

“Es mi quinto estreno comercial. La verdad no me puedo quejar. De las muertas es un filme que disfruté hacer. También me agarró más maduro para la resolución de los tiempos de produccion y el  trabajo actoral. En mis primeras películas hay mucho entusiasmo, mucha pasión; pero hubo muchas veces descontrol y cosas que creía que van a quedar muy bien y no cuajaron. Aquí de alguna manera hubo mucha perspectiva mía de cómo conseguir todo en los tiempos. La labor actoral fue deliciosa. Siempre procuro y exigo tiempo de ensayo, para que se vea en pantalla lo que uno quiere.”

Al final, se pone contento:

“Tambien recuerda que este es su tercer thriller de cinco películas estrenadas.”

Gutiérrez Arias egresó del Centro Universitario de Estudios Cinematográficos de la Universidad Nacional Autónoma de México con la tesis fílmica El camino de la querencia y el olvido (1998). Fue primer asistente de dirección en varios largometrajes. Hacia 2005 ganó la beca de Fundación Carolina y Casa de América en Madrid, España, para cursar el postgrado en Desarrollo de Proyectos Cinematográficos Iberoamericanos. Su ópera prima en 35 milímetros es Todos los días son tuyos (2008), producción del CUEC, el Instituto Mexicano de Cinematografía y Goliat Films. Luego dirigió la versión mexicana de Marcelino, pan y vino (2010) para la productora La Otra Banda Films. Optimista, concluye:

“Espero que al largometraje le vaya muy bien en los cines.”

Este texto se publicó el 4 de marzo de 2018 en la edición 2157 de la revista Proceso.

Acerca del autor

Nació en la Ciudad de México. Estudió ciencias de la comunicación en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM. Desde 1991 inició en el periodismo. Ha trabajado en los diarios mexicanos El Universal y La Jornada, entre otros, y el periódico español El País. En 1999 ingresó a Proceso, donde labora hasta la fecha.

Comentarios