La OCDE sube a 2.5% el estimado de crecimiento para México

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) aumentó la previsión de crecimiento económico para el país a 2.5% desde el 2.2% previsto en noviembre pasado.

Al dar a conocer sus “Perspectivas Económicas Intermedias”, el organismo encabezado por José Ángel Gurría señaló que “las políticas fiscales y monetarias en México son relativamente restrictivas, pero se prevé que el fuerte crecimiento de la demanda mundial, el consumo privado resiliente y los gastos de reconstrucción respalden el crecimiento de la producción en 2018 y en el 2019”.

Según el reporte, se prevé que el crecimiento en los Estados Unidos, Alemania, Francia, México, Turquía y Sudáfrica sea significativamente más sólido de lo que se había previsto anteriormente.

En el caso de Estados Unidos, que es el principal socio comercial de México, la OCDE prevé que el crecimiento del PIB alcance entre el 2% y el 3% en 2018-19.

“Las reducciones de impuestos y el mayor gasto gubernamental refuerzan el impulso de la demanda interna a partir de una fuerte confianza, una sólida creación de empleo, ganancias pasadas en la riqueza de los hogares y el repunte de la producción de petróleo”, señaló.

Además destacó que las nuevas medidas fiscales en la Unión Americana podrían sumar más de medio punto porcentual al crecimiento económico del vecino país del norte.

Agregó: “se espera que la normalización gradual de la política monetaria continúe, trayendo mayores tasas de interés a largo plazo, a medida que el mercado laboral se expande aún más”.

Del otro lado de la economía global, en China, la OCDE aseguró que su crecimiento “sorprendió positivamente”, impulsado por un fuerte repunte de las exportaciones. En el 2018, se espera que la segunda economía más poderosa del orbe crezca en un orden del 6.7%

“Las políticas macroeconómicas y normativas se vuelven cada vez más restrictivas, la población en edad de trabajar está disminuyendo y las condiciones de crédito son menos expansivas. Los esfuerzos regulatorios continúan para reducir los riesgos financieros, además de lidiar con el exceso de capacidad en algunos sectores y mejorar la calidad ambiental. La política fiscal ahora es ampliamente neutral, pero podrían implementarse medidas adicionales si el crecimiento de la producción se ralentizara más”, explicó la OCDE.

En este contexto, el organismo internacional prevé un crecimiento mundial del 3.9% para el 2018, nivel superior al de su reporte anterior cuando pronosticó un alza del 3.7%.

Sin embargo, el reporte puso énfasis en la creación de empleo desigual: “Aunque la tasa de desocupación finalmente ha caído por debajo del nivel anterior a la crisis, la recuperación del empleo sigue siendo desigual; las tasas de empleo de los trabajadores de más edad (de 55 años o más) han aumentado considerablemente en los últimos años, pero las tasas de empleo precario y juvenil están por debajo de los niveles previos a la crisis en muchos países, incluido Estados Unidos”.

Comentarios