Astudillo prefirió construir panteón que hacer perfiles genéticos de cadáveres, reprocha Caravana de Búsqueda de Desaparecidos

CHILPANCINGO (apro).- Integrantes de la Caravana Internacional de Búsqueda con Vida de Personas Desaparecidas reprocharon que el gobierno de Héctor Astudillo Flores destinó “en la opacidad”, una cantidad millonaria para construir un panteón forense al interior de un cementerio privado administrado por una empresa propiedad del dirigente estatal del PRI, Heriberto Huicochea Vázquez, y su familia.

“En lugar de invertir poco más de seis millones de pesos en la construcción de la fosa común ubicada al poniente de esta capital, el dinero público se hubiera utilizado para la elaboración de perfiles genéticos de los 750 cuerpos que permanecen acumulados sin identificar en las unidades del Servicio Médico Forense (Semefo), de la entidad”, expresó Lamberto Castro de la Cruz, integrante de la Caravana y miembro del colectivo de familiares de desaparecidos de esta capital.

Poco más de 50 personas provenientes de diversos puntos del país y que conforman la Tercera Caravana de Búsqueda con Vida de Personas Desaparecidas realizaron ayer un recorrido en la cárcel de esta capital, así como en la unidad del Semefo y el panteón forense como parte de sus actividades para exigir a los gobiernos federal y estatal la implementación de protocolos de investigación y mecanismos de identificación de cadáveres exhumados de fosas clandestinas.

Peritos en la fosa común del gobierno de Guerrero. Foto: José Luis de la Cruz

Peritos en la fosa común del gobierno de Guerrero. Foto: José Luis de la Cruz

Las víctimas lamentaron la omisión e indolencia de las autoridades del estado de Guerrero, pues confirmaron que en las unidades del Semefo de Chilpancingo, Iguala y Acapulco están acumulados 750 cuerpos sin identificar desde 2013 a la fecha y en condiciones inadecuadas, situación que viola los derechos humanos de las víctimas y reglamentos sobre el manejo de cadáveres.

Tan sólo en la unidad del Semefo de Chilpancingo hay 260 cuerpos en condiciones dramáticas de insalubridad y que no tienen un perfil genético porque no existe personal especializado en antropología forense, además de que carecen de recursos para la adquisición de reactivos.

Así lo informaron autoridades sanitarias a los miembros de la Caravana durante una reunión privada que se prolongó por varias horas.

“Quedamos pasmados ante el horror de ver los cuerpos apilados en cámaras frigoríficas que no funcionan en medio de charcos de sangre y moscas”, expresó la madre de un joven desaparecido en Coahuila.

Luego, los integrantes de la Caravana se trasladaron al panteón forense ubicado al interior del cementerio privado Parque La Paz que administra la familia del dirigente del PRI en Guerrero, Heriberto Huicochea Vázquez.

“Nuestro reclamo es para el gobernador Héctor Astudillo porque, en lugar de hacer este tipo de proyectos millonarios en un terreno del dirigente de su partido, hubieran dotado de equipo y personal capacitado a los Servicios Periciales de la Fiscalía y al Semefo para identificar los cuerpos y entregarlos a su familia en vez de depositarlos en una gaveta”, expresó Castro de la Cruz.

A finales de febrero pasado, el líder estatal del PRI, Heriberto Huicochea, admitió públicamente que firmó un contrato de poco más de seis millones de pesos con el gobierno de su compadre, Héctor Astudillo, para la construcción del panteón forense al interior de un cementerio privado que administra él y su familia a través de una empresa inmobiliaria.

Previamente, los integrantes de la Caravana estuvieron en las instalaciones de la cárcel de esta capital, donde se les permitió el acceso para dialogar con internos y mostrar las imágenes de sus familiares desaparecidos.

En este penal, encontraron dos posibles “positivos”, es decir, como denominan a la información que podría ayudar a determinar el paradero de personas desaparecidas que deberá ser analizada a detalle para verificar los datos.

La Caravana arribó a Guerrero la semana pasada. El primer lugar que visitaron fue Iguala. El fin de semana y ayer estuvieron en la capital de la entidad, donde realizaron una marcha por las principales calles y una misa en la plaza central.

Este martes se trasladaron a Acapulco, donde también anunciaron una caminata por la zona turística del puerto para visibilizar y concientizar a la sociedad sobre el drama de miles de familias que buscan en los cerros y las morgues a sus desaparecidos.

Comentarios