El tratado transpacífico sumará al PIB nacional 1% para el año 2030, destaca el gobierno federal

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El gobierno federal presumió que el Tratado Integral y Progresista de Asociación Transpacífico (CPTPP, por sus siglas en inglés) sumará al Producto Interno Bruto (PIB) del país, un punto porcentual para 2030.

En la residencia oficial de Los Pinos, el coordinador general de Comunicación Social de la Presidencia y vocero del Gobierno de la República, Eduardo Sánchez Hernández, junto con el secretario de Economía, Ildefonso Guajardo, ofrecieron una conferencia de prensa para ensalzar los supuestos beneficios que traerá dicho acuerdo comercial al país.

A decir de Sánchez Hernández, el CPTPP profundizará el intercambio comercial en sectores tan importantes para el crecimiento económico como el agroindustrial, el automotriz, la industria eléctrica, la farmacéutica y el textil, entre otros.

No sólo eso. Aseguró que se crea la zona de libre comercio más amplia del planeta y el tercer bloque comercial más importante del mundo con un mercado de 500 millones de consumidores en el que participan Australia, Brunei, Canadá, Chile, Malasia, Japón, Nueva Zelandia, Perú, Singapur, Vietnam y México.

De hecho, estas economías representan 13.5% del Producto Interno Bruto (PIB) mundial. Nada que ver con lo que representa el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) entre Estados Unidos, México y Canadá, con más de 25% del PIB mundial, es decir, una cuarta parte de la riqueza global.

El peso específico del TLCAN es mayor que el del CPTPP, donde economías como Perú son potencias en productos agroalimentarios o como las naciones del sureste de Asia dominan por completo las manufacturas como el caso de Malasia, Singapur y Vietnam.

Eduardo Sánchez presumió que “la apertura comercial, así como el correcto manejo de la política monetaria y económica, han hecho posible atraer más de 171 mil millones de dólares de Inversión Extranjera Directa (IED), 50% más que en el mismo periodo del sexenio anterior”.

Lo que no mencionó fueron los inconvenientes de dicha apertura comercial, como una industria con poco valor agregado, con grandes déficits y con un mínimo de inversión en tecnología. Mucho menos comentó que la apertura comercial no ha logrado disminuir las condiciones de desigualdad social y económica.

En el discurso, sólo lo positivo.

El CPTPP cuenta con 30 capítulos que incluyen disciplinas para regular las actividades de las empresas propiedad del Estado, propiedad intelectual, coherencia regulatoria, comercio electrónico y facilidades para las Pequeñas y Medianas Empresas (PYMES), entre otros.

El antecedente de este tratado comercial (el TPP) fue suscrito por 12 países el 4 de febrero de 2016. Sin embargo, Estados Unidos anunció su salida del acuerdo en enero de 2017.

Según la Secretaría de Economía (SE), los 11 países restantes, convinieron en materializar los beneficios del TPP manteniendo el nivel de acceso a los mercados logrado, pero suspendiendo la aplicación de un número limitado de disposiciones relacionadas con reglas que fueron introducidas por Estados Unidos.

“Sin que ello signifique la suspensión de ningún compromiso relacionado con el acceso a los mercados, por lo que se mantienen todos los beneficios obtenidos para nuestro sector productivo nacional”, acotó la dependencia.

Acerca del autor

Comunicólogo hecho por la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM; reportero labrado en Proceso.

Comentarios