“El demonio y el padre Amorth”, la vida del exorcista del Vaticano

CIUDAD DE MÉXICO (apro).— La vida del sacerdote Gabriele Amorth, uno de los exorcistas más connotados del Vaticano y quien falleció en septiembre pasado, fue llevada a la pantalla en el documental titulado El demonio y el padre Amorth, cuyo tráiler ya fue lanzado como adelanto al estreno de la cinta, el próximo 20 de abril, informó el portal católico ACI Prensa.

El documental fue dirigido por el galardonado director estadunidense William Friedkin, quien en 1973 dirigió El exorcista, catalogada como una obra maestra del cine de terror, ganadora de dos Globos de Oro y que en su tiempo fue un éxito de taquilla en todo el mundo.

Ahora, en El demonio y el padre Amorth, Friedkin “sigue los pasos del conocido exorcista desde Georgetown hasta Italia”, centrándose en el caso de Cristina, una endemoniada italiana que cayó primero en una profunda depresión para tener luego comportamientos extraños que no pudieron ser atendidos por la ciencia médica, por lo que tuvo que intervenir el exorcista del Vaticano, agregó ACI Prensa.

El crítico cinematográfico Robbie Collin señala que “la columna vertebral de la película fue filmada por Friedkin en los modestos cuarteles del padre Amorth, en Roma. La mayoría de las veces, su cámara apunta cuando Cristina se agita y gruñe en su silla, contenida por ayudantes, mientras Amorth trabaja a través del exorcismo en latín”.

Collin refiere que en este documental quedaron registrados los exorcismos reales practicados por Amorth, donde “el demonio es casi un narrador”, pues a través de la posesa se escuchan sus gritos diciendo “¡Soy satanás!… ¡Somos legión!”.

Por su lado, el propio director, durante la presentación de la cinta, en el Festival de Venecia de septiembre pasado, aseguró que siempre le ha fascinado “la naturaleza del bien y del mal y la posibilidad de una posesión demoniaca”.

Agregó Friedkin que la “oportunidad de presenciar un exorcismo real, y filmarlo, me llegó cuatro décadas después de que rodara El Exorcista, y completamente por azar”.

En efecto, tanto Friedkin, como el guionista de la cinta, William Peter Blatty –quien por cierto escribió la novela El exorcista, en que se basó la película– duraron años intentando presenciar y filmar un exorcismo real, hasta que el Vaticano y el padre Amorth les dieron esta oportunidad.

En la edición especial de Proceso, titulada Satanás, el padre Amorth detalla los diferentes tipos de “maleficios” mediante los que se pide ayuda al demonio –mal de ojo, maldiciones, ritos de vudú o macumba, etc.— para hacer el mal. Y también menciona su predilección por realizar exorcismos valiéndose del ritual católico de 1614, pues lo consideraba más efectivo que el ritual instaurado por la Iglesia tres siglos después, en 1999. Por tal motivo se le consideraba un exorcista “conservador”.

El padre Amorth se inició como exorcista en 1985. Y avalado totalmente por el Vaticano, fundó la Asociación Internacional de Exorcistas en 1990, la cual presidió hasta el año 2000. Murió el pasado 16 de septiembre. Se le considera uno de los exorcistas más emblemáticos.

El Vaticano le permitió al director Friedkin filmar los exorcismos de Amorth por la seriedad con que manejó el tema en El exorcista, un film bien documentado y apegado a lo que son los exorcismos reales. Y además por la misma trayectoria cinematográfica de Friedkin, quien también dirigió The French Connection –con la que ganó un Óscar como mejor director–, Cruising y The Hunted, entre otras cintas.

El demonio y el padre Amorth se estrenará en Estados Unidos el próximo 20 de abril. Por lo pronto, a través de su canal de Youtube, la empresa The Orchard Movies ya presentó el adelanto del documental.

Comentarios