Detrás del NAICM hay “un gran negocio”; construirlo será “un gran error”: Encinas

El senador Alejandro Encinas. Foto: Raúl Pérez Alejandro Encinas. Foto: Raúl Pérez

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- En medio de la polémica que desató la advertencia del candidato de la coalición “Juntos haremos historia”, Andrés Manuel López Obrador, de detener la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM), el senador independiente Alejandro Encinas aseguró que la edificación de una nueva base aérea sería “un gran error”.

El NAICM “es un gran error, en donde evidentemente lo que hay atrás es un gran negocio, que además va a comprometer los recursos públicos, porque no solamente se ha colocado este bono para financiar el proyecto, sino que la inversión está atada a la Tarifa de Uso de Aeropuerto (TUA), en donde los recursos que genera el Aeropuerto Benito Juárez se van directamente al financiamiento del nuevo aeropuerto, que ya rebasó los más de 210 mil millones de pesos de inversión”, precisó en entrevista con Aristegui Noticias.

Añadió: “De origen, el costo del aeropuerto se había estimado en 169 mil millones de pesos, de los cuales el 80% era para desarrollar obras de infraestructura para evitar que se hundiera o se inundara el aeropuerto, lo cual ya en sí mismo habla de una enorme irracionalidad”.

De acuerdo con el exjefe de Gobierno, el funcionamiento del NAICM implicaría el cierre de los aeropuertos de toda el área centro del país –Cuernavaca, Puebla, Toluca, Querétaro y Ciudad de México–, así como de la base militar de Santa Lucía.

“Es mucho mayor esa inversión que va a quedar subutilizada o que va a ser cerrada que lo que podría perderse en estos momentos con el cierre de este proyecto” y trasladarlo a otro lugar como Tizayuca, donde era el lugar adecuado para hacerlo, agregó.

Si se construye el NAICM, dijo, “va a implicar que en 10 años antes de lo estimado tengamos 30 millones de habitantes en la región centro del país, en la zona metropolitana del Valle de México, una enorme sobrecarga en la demanda de servicios, particularmente del agua, en una zona donde no hay disponibilidad adecuada, se va a tener que afectar otras cuencas o se va debilitar alguna de las fuentes de agua que existen en la Sierra Nevada”.

Además, puntualizó, va a alterar la forma de desarrollo de la ciudad con un proceso de expulsión de las comunidades y los pueblos originarios por el desarrollo de proyectos, ya sea inmobiliarios o de otros tipos.

“Por donde se le vea en materia ambiental no solamente se rompe con los convenios internacionales en materia de atención a las aves migratorias, firmados con Canadá y Estados Unidos, por la gran cantidad de aves migratorias, particularmente el pato canadiense, que llega al Lago de Texcoco y ahora ha visto alterada su ruta”.

De acuerdo con Encinas, la obra también afectaría el patrimonio histórico y cultural del país, ya que ahí se han encontrado vestigios de la presencia del hombre y de la mujer en Mesoamérica.

Por si fuera poco, añadió, las obras no estarán lista en 2020, como se ha prometido, sino hasta 2050. “Con los ritmos de construcción que tienen, aparte de que van a incrementarse los costos, no se ve que puedan cumplir con los términos”.

Comentarios

Load More