Obtienen reconocimiento ambiental tres instituciones de la UNAM en Morelos

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Tres instituciones de la UNAM, localizadas en el campus Morelos, obtuvieron el distintivo ambiental MIRSU B0, por lograr reciclar ocho toneladas de sus residuos sólidos, así como por transformar en composta casi el 100% de sus residuos alimentarios, durante 2017.

El Centro de Ciencias Genómicas (CCG), el Instituto de Biotecnología (IBt) y el Centro Regional de Investigaciones Multidisciplinarias (CRIM) obtuvieron el Distintivo Oro del Programa Manejo Integral de Residuos Sólidos Universitarios con enfoque Basura Cero (MIRSU B0), por la gestión de sus desperdicios.

Según informó la casa de estudios, la certificación otorgada por primera vez a estas entidades fue por la separación y gestión de 75% de su basura (papel/cartón, PET, bolsas, vidrio, lata, aluminio, pilas o fierro), además por lograr transformar en composta 90% de sus residuos alimentarios y 100% los de jardinería.

Los centros e institutos también emplearon acciones sustentables en sus unidades, como la clasificación de la basura en al menos cinco categorías (orgánicos, plásticos valorizables, papel/cartón, envases y basura no valorizable), evitaron el consumo de envases desechables y usaron detergentes biodegradables para el lavado.

Raúl García Barrios, coordinador del programa de manejo integral de residuos sólidos en ese campus, aseguró que “la voluntad política” de los directores, del equipo académico-administrativo y la disposición de los trabajadores para modificar su rutina en el manejo de la basura “fueron fundamentales” para obtener el reconocimiento.

El también investigador explicó que además fue indispensable modificar los patrones de consumo personal e institucional, para promover el reciclaje.

En este último punto, García Barrios indicó que se debe trabajar en su implementación, pues en México existe un “severo rezago” en la materia.

“Aquí sólo se reduce entre 2 y 5% de los desechos, mientras que en países nórdicos se alcanza entre 60 y 70%”, dijo.

El distintivo que ganaron estas unidades educativas fue creado en 2015 por la Estrategia de Universidad Sustentable (EcoPUMA) y tiene el objetivo de diseñar e implantar acciones y procesos que disminuyan progresivamente la cantidad de basura hasta llegar a cero.

Para lograr el distintivo ambiental se somete a las entidades a una evaluación de sustentabilidad consistente en analizar la separación, recolección, acopio y transferencia de su basura.

Comentarios