Escalofriante relato fílmico de las ejecuciones en el Tec de Monterrey

Hasta los dientes, documental de Alberto Arnaut Estrada. Hasta los dientes, de Alberto Arnaut Estrada.

En su ópera prima Hasta los dientes, el cineasta Alberto Arnaut Estrada reconstruye la irrupción de una partida de militares al campus central del Tec de Monterrey hace ocho años –el 19 de marzo de 2010– que culminó con la ejecución de dos estudiantes. En esa ocasión, dice, las autoridades del instituto se mostraron frías, omisas y timoratas. El realizador está convencido de que a los directivos del Tec les preocupa más cuidar su imagen que pedir justicia, como ocurrió también en el caso de los cinco estudiantes que murieron en el campus Ciudad de México durante el sismo del 19 de septiembre último.

MONTERREY, NL. (Proceso).- El documental Hasta los dientes, dirigido por Alberto Arnaut Estrada, recuerda el homicidio de Jorge Antonio Mercado Alonso y Javier Francisco Arredondo Verdugo, alumnos del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM), perpetrado la madrugada del 19 de marzo de 2010 en el interior del campus regiomontano.

Además de exigir justicia por ese crimen, la cinta lanza un duro reproche a las autoridades del Tec porque, se advierte en ella, no sólo permitieron que las víctimas fueran tratadas como delincuentes, sino sobre todo porque se mostraron débiles en el reclamo ante las autoridades por el brutal ataque a los muchachos y la intromisión violenta y arbitraria a sus instalaciones.

La película, que forma parte del Festival Ambulante que recorre México, contiene entrevistas con los familiares de Mercado Alonso y Arredondo Verdugo, quienes fueron confundidos con pistoleros y acribillados a quemarropa. Sus rostros quedaron molidos por los culatazos propinados por los militares, que arrastraron sus cuerpos, les colocaron armas e intentaron hacerlos pasar por agresores.

Los deudos de los alumnos de posgrado del Tec llevan ocho años clamando justicia. En la cinta sostienen que los directivos universitarios no ejercieron presión ante las autoridades y prácticamente los abandonaron.

Rosa Elvia Alonso, madre de Jorge Antonio, se muestra indignada por la negligencia de los directivos del ITESM ante el homicidio de los muchachos. Hoy, dice, sólo tiene el apoyo de los alumnos de la Asamblea Tec.

Para el documentalista Arnaut Estrada, la escuela se preocupa más por proteger su imagen, como se vio durante el sismo del 19 de septiembre de 2017 en su campus de la Ciudad de México, donde murieron cinco estudiantes a causa de los puentes superpuestos en sus instalaciones.

Sentencia: “Lo que yo interpreto con esto es que el Tecnológico de Monterrey está mucho más interesado por el dinero que por el bienestar de sus estudiantes”.

Sin respaldo

De una hora 45 minutos de duración, el documental fue presentado el 19 de marzo en la Cineteca de Nuevo León. Además de las entrevistas con familiares y directivos del Tec, incluye testimonios de periodistas que estuvieron en el área de la balacera en la que fueron asesinados los estudiantes.

En la narración se observa cuando el vocero de la institución se comunica a un noticiero local para decir al aire que durante el tiroteo del 19 de marzo de 2010 nadie de la comunidad estudiantil había sido afectado.

Sin embargo, horas después, cuando fueron identificados los cuerpos de Mercado Alonso y Arredondo Verdugo, las autoridades estatales tuvieron que admitir que los muertos eran estudiantes del Tec.

“La película (Hasta los dientes) se llama así porque, en un primer momento, lo que dijeron las autoridades es que se trataba de sicarios armados hasta los dientes”, dice Arnaut Estrada al corresponsal.

E insiste: Los directivos del ITESM “fueron fríos, omisos y timoratos; demoraron más de un día en aclarar la acusación que se hacía de los muchachos; además, nunca presionaron a las autoridades para obtener la verdad sobre los dos homicidios que hasta ahora es escamoteada”.

Y añade: “Desde mi perspectiva, el Tecnológico de Monterrey fue muy insensible ante la situación. Soy un convencido de que tenían elementos suficientes para saber que los fallecidos en sus instalaciones no eran sicarios, sino estudiantes. Esto lo digo por las comunicaciones que hubo al interior del Tec entre los guardias de seguridad, pues el que estaba en esa caseta informó en el primer momento que se trataba de estudiantes”.

El documental tiene información de primera mano, como las grabaciones de las cámaras de seguridad y testimonios de estudiantes que referían en redes sociales que los muertos eran compañeros suyos, pese a lo cual la Dirección del Tec tardó más de un día en reconocer públicamente a los jóvenes como integrantes de la comunidad universitaria.

En la cinta se afirma: “Ni siquiera fueron ellos los que notificaron a las familias, pues ellas identificaron los cuerpos, cuando el Tec les pudo haber informado desde el primer momento. Eso se me hizo una actitud muy insensible de parte del Tec, y casi rayó en la complicidad con el Ejército.

“(Pero) lo que se me hace aún más grave es que el Tecnológico de Monterrey no haya hecho nada (en estos ocho años) por contribuir a limpiar los nombres de Jorge y Javier, o haya hecho muy poco.”

Reconoce que “sí se han realizado algunos eventos, pero en lo que no han ayudado es a contar la verdad y ayudar a las familias en el proceso de buscar justicia”.

Con todo, en su material fílmico Arnaut no condena al Tec; más bien reproduce las denuncias de los padres de los estudiantes asesinados, que ponen en evidencia una pobre política del instituto y muestran que su prioridad es mantener limpia su imagen.

Esta tendencia, dice, se observa en la manera en que manejaron el accidente mortal que hubo en su campus en la Ciudad de México, tras el evento conocido como 19S.

“Veo muchas similitudes entre las reac­ciones del Tec en el caso de Jorge y Javier y en la reacción que tuvieron en el Tec de la Ciudad de México durante el temblor, donde fallecieron cinco muchachos. Ahí había una serie de estructuras mal construidas. Lo que ha dicho el Tec de Monterrey es que los puentes tenían ménsulas muy cortas y por eso no se sostuvieron. Pero esas ménsulas no se construyeron solas; fueron responsabilidad del Tec”, refiere el documentalista.

Dos historias similares

Como en el caso de los asesinatos de hace ocho años en el campus central, en el de la Ciudad de México hubo una demora inexplicable para notificar de la tragedia a los familiares.

“Al igual que con Jorge y Javier las autoridades tardaron muchas horas en darle información a los familiares de los alumnos afectados. El padre de Juan Carlos (uno de los fallecidos durante el temblor) narró que estuvo buscando a su hijo cerca de 12 horas porque no le contestaba… Diez horas antes, el Tec había sacado su cadáver de las instalaciones y no les había dado la información”, dice el realizador.

En las dos tragedias –la de 2010 y la de 2017– hay también una similitud en el manejo mediático. Si bien en ambas hubo homenajes luctuosos, develación de placas, dice, también se evidenció una falta de interés por demandar verdad y justicia.

De 31 años y con una maestría en el Centro Universitario de Estudios Cinematográficos, Arnaut resume: “Desde mi punto de vista, el Tec ha actuado de manera facciosa, viendo por sus intereses y no por el de sus estudiantes y comunidad. Sus autoridades han preferido ocultar la verdad a los padres de familia en ambos casos, en vez de reconocer que dentro de sus instalaciones sus estudiantes no están seguros”.

Confía en que los directivos del Tec vean su documental, pues su intención, explica, no es denostar a la universidad, sino mover a sus dirigentes a la reflexión sobre los errores que han cometido en el manejo de los dos casos.

Arnaut opina que si la institución se hubiera aliado a las familias desde un principio, el proceso judicial habría arrojado mejores resultados en la búsqueda de justicia, pues el Tec “no es una universidad más, tiene mucho poder económico, si se considera quiénes son sus patrocinadores”.

E insiste: “No me queda duda. Si el Tecnológico quisiera apoyar a las familias, quizás este caso –el doble asesinato del 19 de marzo de 2010– ya se habría resuelto. Pero hay que decir que la prensa enfatizó que las víctimas eran dos muchachos foráneos; eso marcó la diferencia. Además, pertenecían a clases no privilegiadas y eso influye en que las autoridades no les pongan tanta atención”.

En la entrevista incluida en el documental Hasta los dientes, en medio de los reclamos los padres de Jorge Antonio Mercado Alonso comentan que Rafael Rangel Sostmann, el rector del sistema Tec cuando su hijo fue asesinado, fue quien “les ayudó hasta donde pudo” para presionar a las autoridades.

Dice Rosa Elvia: “Él estaba a punto de jubilarse. Luego escribió un libro en el que dedicó un capítulo a los dos muchachos, pero tras la jubilación de Rangel Sostmann la ayuda institucional cesó”.

Relata que cuando recibieron el libro que el exdirectivo les hizo llegar, ella y su esposo fueron a que se los autografiara. Dice que Rangel salió a su encuentro para evitar que hicieran fila y se disculpó por no avanzar más en la dignificación de los nombres de Jorge y Javier.

“Nos dijo: ‘Yo tengo un compromiso muy grande con ustedes, pero no pude haber hecho más porque no me alcanzó (el tiempo)’. Nosotros sabemos que él solo no podía con el sistema.”

En 2016 se inició el juicio contra los responsables de las muertes de los dos estudiantes. Los familiares no saben cuándo concluirá.

Masacre en pantalla grande

Hasta los dientes fue producida por Erick García Corona. Se trata de un documental escalofriante que reconstruye los angustiosos minutos de aquel viernes 19 de marzo de 2010 cuando los jóvenes fueron ultimados a tiros.

La cinta no incluye las imágenes de los soldados que dispararon –según asienta la recomendación 45/2010 emitida el 12 de agosto de 2010 por la Comisión Nacional de los Derechos Humanos–, puesto que los soldados se llevaron las grabaciones.

Sin embargo, sí se observa cuando éstos ingresan al campus central del Tec por las avenidas Luis Elizondo y Garza Sada y la forma en que someten a un guardia de la entrada, a quien le ordenan refugiarse en el baño. Las imágenes más perturbadoras son las de la cámara que grabó esas imágenes en las cuales se ve cómo un cañón de fusil entra y sale en repetidas ocasiones de la parte baja del cuadro.

La toma sugiere que es en ese momento cuando un soldado golpea con la culata el rostro de uno de los jóvenes. El análisis forense señaló que los dos presentaban disparos efectuados a menos de un metro de distancia, así como contusiones en la cara provocadas presumiblemente por un rifle.

Al final de la película, el director exhibe una leyenda inquietante: tres de los seis soldados involucrados en el hecho violento se encuentran encarcelados en espera de sentencia, y se presume que otros dos se aliaron al crimen organizado, mientras que el otro está desaparecido.

Este texto se publicó el 25 de marzo de 2018 en la edición 2160 de la revista Proceso.

Comentarios

Load More