El narco se comprometió a no interferir en el proceso electoral, asegura obispo de Chilpancingo

CHILPANCINGO. Gro. (apro).- El obispo de la diócesis de Chilpancingo-Chilapa, Salvador Rangel Mendoza, reveló que la semana pasada se reunió con un narcotraficante de la zona de la Sierra, quien se comprometió a colaborar con el gobierno y no coaccionar el voto en este proceso electoral.

De acuerdo con el jerarca católico, el pasado 30 de marzo subió a la Sierra para “agradecer” al presunto delincuente su decisión de restablecer el servicio de agua y luz para los habitantes del poblado de Pueblo Viejo, municipio de Heliodoro Castillo, lugar donde dos bandas delincuenciales mantienen una confrontación por el control de las zonas de producción y trasiego de goma de opio.

Esa franja, considerada como la principal zona productora de heroína en la entidad y el país, actualmente es disputada por Isaac Navarrete Celis, El Señor de la I, afincado en Chichihualco, municipio de Leonardo Bravo, y Onésimo Marquina, El Necho, cuyo bastión se encuentra en Tlacotepec, según reportes del gobierno estatal.

Ayer, en declaraciones públicas, Rangel Mendoza sostuvo que el narcotraficante con quien se reunió, asumió el compromiso de bajar el nivel de violencia en la Sierra y no interferir en el proceso electoral, pero planteó dos condiciones: “que los candidatos no repartan dinero para comprar el voto, sino que realicen obras en la Sierra, y que cumplan sus promesas de campaña porque la gente está molesta ante la indiferencia gubernamental y política”.

Agregó: “Ellos hicieron ese compromiso conmigo y espero que lo respeten, yo espero que sí”.

Y dijo que el líder delincuencial le informó que los últimos asesinatos en la capital del estado, entre ellos el de un estudiante universitario, no están relacionados con el crimen organizado y que más bien se trató de ajuste de cuentas por motivos personales.

Comentarios