Caso Iguala confronta a la CNDH y la PGR

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Durante la presentación de su informe anual 2017, el presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), Raúl González Pérez, asestó un duro golpe a la Procuraduría General de la República (PGR), al señalar que la instrucción del gobierno de la República para revisar las recomendaciones pendientes de cumplimiento en el caso Iguala y desarrollar un plan de atención “no fue atendida en sus términos”.

En respuesta, la dependencia federal destacó que en ese caso específico envió las constancias respectivas, pero “lamentablemente” la CNDH, por razones que se desconocen, ha omitido dar una respuesta.

De acuerdo con la PGR, durante 2017 realizó un esfuerzo importante para “atender y cumplir cabalmente” con cada punto recomendatorio que le dirigió la CNDH.

Prueba de ello, puntualizó, es que el organismo de derechos humanos se pronunció sobre el cumplimiento “total y satisfactorio” de cinco recomendaciones, lo cual implica una observancia mayor a lo reportado en los últimos años.

“Es importante mencionar que los hechos contenidos en las 13 recomendaciones contra la PGR en 2017, ocurrieron con anterioridad a ese año, y corresponden, dos, a 2009, una a 2011, una a 2012, cuatro a 2014, cuatro a 2015 y una a 2016”, precisó la PGR, y aseguró que se han atendido en su totalidad las solicitudes de información que realiza la CNDH.

Explicó que durante 2017 recibió dos recomendaciones por violaciones graves a derechos humanos (7VG/17 y 8VG/17), pero, actualmente da seguimiento a cuatro, toda vez que en el caso de las recomendaciones 80/2013 y 51/2014, primero fueron emitidas como ordinarias y posteriormente se les reclasificó como violaciones graves.

Del análisis de esas recomendaciones, señaló, se advierte que los elementos “cualitativos y cuantitativos” tomados en consideración por la CNDH para calificarlas como violaciones graves de derechos humanos “no se refieren a hechos u omisiones realizados por esta Procuraduría”.

Según el informe de la CNDH, del 1 de enero al 31 de diciembre de 2017 se recibieron 979 requerimientos de información derivados de quejas presentadas ante ese organismo por presuntas violaciones a derechos humanos.

Sin embargo, admite que se observa un decremento de solicitudes de información de la CNDH en las que se señala a la PGR como probable autoridad responsable del 22.56% en comparación con el periodo anterior.

Precisa que, de las 979 solicitudes recibidas, 533 fueron por vía de colaboración, es decir que la CNDH requirió el auxilio de la PGR para poder resolver las quejas planteadas en contra de servidores públicos de otras Instituciones.

De igual manera, sostiene que concluyó 261 quejas y las restantes 718 se encuentran integradas, o sea que la PGR ya emitió la respuesta correspondiente al organismo y no existe diligencia o trámite pendiente por desahogo, sólo está a la espera de la resolución correspondiente.

Según la PGR, con la finalidad de dar cumplimiento a la instrucción presidencial, en 2017 sus titulares sostuvieron diversas reuniones de trabajo con el presidente de la CNDH, a fin de dar seguimiento a casos específicos.

Y en ejercicio de sus atribuciones, añadió, la Subprocuraduría de Derechos Humanos, Prevención del Delito y Servicios a la Comunidad ha celebrado múltiples encuentros de trabajo con todos los titulares de las Visitadurías Generales de la CNDH, con el propósito de atender, entre otros aspectos, puntos recomendatorios y conciliatorios propuestos por dicha Comisión y aceptados por la PGR.

Sobre los señalamientos realizados por el ombudsman nacional en el caso Iguala, la dependencia federal aseguró que en todo momento se ha procurado atender cada una de las observaciones formuladas, así como las numerosas peticiones de información y documentación que, por escrito o en visita directa del personal de la CNDH, han sido planteadas, además de que personal de este organismo, apuntó, realiza visitas de manera constante a la oficina de investigación del caso Iguala.

En lo que se refiere al cumplimiento de las observaciones formuladas, señaló que la PGR ha enviado las constancias de lo que se ha hecho al respecto, pero la CNDH, por razones que se desconocen, “lamentablemente” ha omitido dar una respuesta.

En su informe, la CNDH da cifras (mediante una gráfica) sobre observaciones que considera cumplidas, en etapa de atención y no atendidas, pero no indica cuáles son en específico las que engloba en esas categorías, lo que coloca a la PGR en imposibilidad de responder al respecto, apuntó la dependencia federal.

Por lo que hace al señalamiento de que los personajes nombrados como El Caminante y El Patrón pertenecen a Guerreros Unidos, aseguró que nunca sostuvo tal hipótesis, además de que la CNDH jamás ha intercambiado comentarios con la PGR sobre dichas personas.

Y destacó la importancia de recalcar que la investigación de los hechos ocurridos en Iguala en septiembre de 2014 es responsabilidad directa de la PGR, en términos de lo establecido en la Constitución, y la CNDH no puede sustituirla en sus funciones, claramente determinadas en las normas jurídicas respectivas.

La función de la CNDH es detectar si hubo violaciones a derechos humanos. Y la PGR cuenta con elementos sólidos para sostener –como lo ha informado a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), a la representación de las víctimas y a éstas mismas en las diversas reuniones efectuadas sobre el caso– quiénes son El Caminante y El Patrón.

Sobre las personas desaparecidas, tema en el que la CNDH asegura que no ha habido avances, la PGR recalcó que su personal ha acompañado los esfuerzos y las acciones en esta materia en diversos estados del país.

Comentarios