Sergio Mayer, hacia la política con Morena

El actor y cantante, quien es además empresario, ha sido cuestionado por su carrera en Televisa, pero se define como simpatizante de la izquierda progresista y se defiende enlistando la serie de actividades realizadas a nivel social: en derechos de los infantes, contra la trata de personas, por la educación, incluso en pro de los animales. Y si bien se dice apartidista, explica a Proceso que busca una diputación porque la participación ciudadana le parece fundamental debido al hartazgo y la corrupción, y porque Morena fue el único partido que le abrió las puertas.

CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- El actor, cantante, hombre de negocios, activista social y administrador de empresas por la Universidad Iberoamericana Sergio Mayer Bretón reconoce que, por levantar la mano para participar en el ámbito político, ha sido severamente criticado.

Aspirante a diputado federal por la Ciudad de México cobijado por el Movimiento Regeneración Nacional (Morena), el cual lidera la coalición Juntos Haremos Historia con los partidos del Trabajo y Encuentro Social, Mayer Bretón es el coordinador del Distrito 6 Álvaro Obregón y la Magdalena Contreras:

“Yo llevo mucho tiempo laborando en temas políticos. Por ejemplo, hace cinco años fui nombrado vocero de los derechos de los niños en el Senado. En la cámara alta, como ciudadano, he participado con iniciativas. Impulsé la Ley General de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes. Con el tema derecho a la identidad logramos que se cambiara el artículo cuarto de la Constitución para que cada mexicano obtenga su primera acta de nacimiento de manera gratuita. Estoy convencido de que después del derecho a la vida, el derecho a la identidad es lo más importante. A una persona sin acta de nacimiento no se le puede llevar a un hospital, ni puede asistir a una escuela.  Es un tópico que llevo trabajando desde hace mucho tiempo.

“Rebaten mis estudios, lo cual me parece válido, y ojalá fuera así con todos los candidatos, que se les cuestione de dónde vienen, quiénes son y de qué familia provienen, pero se marca más en mi caso por el hecho de ser actor, ya que mucha gente considera que no contamos con las actitudes para una diputación.”

Rememora que propuso, en conjunto con la fundación internacional Anima Naturis, la ya aprobada Ley General de Vida Silvestre que prohíbe animales salvajes en circos. Y que consiguió 40 donativos económicos y en especie para pequeños que padecen cáncer.

La entrevista con el cantante, nacido el 21 de mayo de 1968 en la Ciudad de México, es en su casa de Chimalistac. Se encuentra tranquilo pero decidido, asegura, a escuchar las necesidades de sus vecinos, por lo cual se ha dado a la tarea de visitar colonia tras colonia de las delegaciones mencionadas, Álvaro Obregón y Magdalena Contreras.

Su disposición de ser diputado ha sido muy cuestionada en las redes sociales. Por ejemplo, se lee en un Twitter: “Cómo un actor va a legislar. Mejor que se dedique a lo suyo.”

Lo insultan por haber sido parte del espectáculo Sólo para mujeres. Este es otro mensaje que le escriben:

“@lopezobrador necesitamos representantes populares de altura no actores que han servido a los intereses mezquinos de Televisa y un ejemplo es @SergioMayer, quien pretende ser diputado.”

Ante ello, responde:

“Qué interesante comentario, sin embargo, lamento mucho el concepto que puedas tener de mi persona como ciudadano por el hecho de haber trabajado en Televisa. Me parece frívolo y sin fundamento, pero gracias por el comentario.”

Sentado frente a una copia de un cuadro de Rufino Tamayo, el actor que interpretó al Presidente en La dictadura perfecta de José Estrada, argumenta:

“Independientemente de que sea actor, soy licenciado en administración de empresas, de la generación 1985-1989 de la Universidad Iberoamericana. Me parece incluso discriminatorio cuando destacan que los actores deberíamos dedicarnos a actuar, seguir realizando telenovelas y que no nos metamos en política. Tenemos todo el derecho, como cualquier persona, de participar en la política. Yo les digo a los que nos cuestionan que tienen razón, pero que igual participen y vamos a sumar, así no soy la única opción. Mientras más plural sean las ideas, hay mayor democracia, entonces, no sólo critiquemos, vamos a aportar.”

En su Facebook se encuentran videos que narran su procedencia: Creció en Iztapalapa, y ha visitado el lugar y platicado con los que fueron sus vecinos.

Para Proceso enlista más actividades sobre su preocupación social:

Como miembro de la consejería de la Fundación ¿Y quién habla por mí?, ha efectuado actividades de consejería y activismo en la tarea de protección y erradicación de diversas violaciones a los derechos de las niñas y los niños en la primera infancia, víctimas del delito como son la trata de personas, desapariciones, robo de menores de edad, pornografía infantil y diversas modalidades de explotación.

Al ser portavoz de Be Foundation ha llevado acciones de asesoramiento y promoción de la campaña internacional de sensibilización a “los mexicanos doblemente invisibles en Estados Unidos”.

Ha sido director de Defensoría Animal A. C.

Junto con la Fundación Banamex, fue parte de En Nuestras Manos para capacitar a gente de bajos recursos.

Espacio para cambios

–Entonces, ¿por qué ser diputado?, ¿por qué no ayudar al país de otra forma? –se le pregunta.

–Bueno, el hecho de pensar en un área donde vas a legislar me parece sumamente importante, porque es ahí donde se generan los cambios. A mí el tema administrativo, como hay algunos que están yendo por alcaldías, otros por presidencias municipales e incluso para gobernadores, pues es muy respetable, pero a mí me parece que es un gran compromiso el administrar un territorio y además manejar recursos. Sin embargo, el hecho de legislar es completamente diferente, porque ahí es donde se generan los cambios, donde se generan las políticas de nuestro país, para bien o para mal.

–¿Cómo inició su idea de entrar de lleno en la política?

–¡Igual que todos! Estamos hartos, cansados y decepcionados de lo que pasa en el país, con tanta corrupción e impunidad. Nos empezamos a sentir frustrados y decepcionados, y como ciudadano decidí pasar de la frustración y la indignación a la acción, y es una parte importante, fundamental, el que me comprometa precisamente con mi nación. Estoy convencido de que debemos rescatar el Estado de Derecho en nuestro país, en nuestra ciudad.

Mayer Bretón, casado con la actriz Isabella Camil, hija del empresario Jaime Camil Garza, se dice apartidista:

“No creo en los partidos, sin embargo, la participación ciudadana es súper importante y la única forma de contribuir es siendo parte activa en un partido. Aclaro que no soy militante, sin embargo, Morena fue el único partido que me abrió las puertas. Además, yo busqué al partido, porque entendí el proyecto de nación que trae Andrés Manuel López Obrador y me gustó mucho. Comprendí muchas de las cosas que no entendía hace tiempo y por eso decidí buscarlos.”

Hacia 2012, el ex Garibaldi (grupo musical de pop formado por el productor de Televisa Luis de Llano) criticó las acciones de López Obrador. Ahora explica:

“Desconocíamos su proyecto. Me equivoqué hace seis años, como muchos mexicanos. Hoy tenemos la oportunidad, de nuevo, de cambiar el destino de nuestro país. Estoy convencido de que hay que realizar un cambio, y para mí se puede generar este 2018 con un proyecto de nación con López Obrador y con un proyecto de ciudad con Claudia Sheinbaum.”

–¿Cómo logró que Morena lo apoyara?

–Como cualquier ciudadano. Llegué y toqué la puerta. Pedí con quién debía hablar y dije que deseaba participar y presenté propuestas. Me expresaron que me apuntara para ser parte de una encuesta, donde verían quiénes contaban con los mejores perfiles. Salí favorecido. Soy coordinador del Distrito Seis, y eso me compromete más. López Obrador es el único al que escucho que aporta y está llevando una agenda pública. Todo lo que dice genera noticia y genera agenda.
A decir suyo, Morena representa un verdadero cambio, “compagino mucho con la izquierda”.

–A usted se le ubica más en el centro y la derecha. ¿Cómo se definiría políticamente?

–Como un ciudadano comprometido con su nación, pendiente del acontecer social. Compagino con muchas cosas de la izquierda, la progresista y que respeta los derechos humanos. Nos ubican del centro o la derecha por haber laborado en una empresa que se ha caracterizado por apoyar justo esas corrientes, pero no tiene nada que ver.

Sobre Morena agrega:

“Me aceptaron. Fueron incluyentes. Me gustó mucho que me hayan dado la oportunidad de ser parte en las encuestas para ver si tenía yo posibilidades o no. No fui a negociar, ni a pedir una plurinominal.”

–Al candidato López Obrador se le ha criticado mucho por incluir a actores, deportistas y empresarios, ¿qué opina?

–Como ya lo había mencionado, Morena y López Obrador están siendo muy incluyentes en todos los aspectos, y eso suma. Él, a través del tiempo, se dio cuenta que debe sumar a todos los sectores, lo cual me parece extraordinario. Ante los fraudes que le cometieron en el 2006, entendió que necesitaba defender las casillas, defender el voto, y la única forma de lograrlo es sumando, y que la gente entienda que es un proyecto en el que todos debemos intervenir. Ahí yo puedo expresar mis ideas y me han respetado, y no importa que de repente no compagine con ellos. Eso me parece maravilloso y fundamental.

Al interrogarle que si el gran mal de la ciudad y en general de México es la corrupción, manifiesta:

“Es muy triste y lamentable que los mexicanos nos hayamos acostumbrado a este problema de la corrupción, del abuso de poder, de autoridad. Creo que sí podemos cambiar la mentalidad y todo depende de nosotros como ciudadanos trabajando en un proyecto de nación. López Obrador menciona que hay que hacer de la honestidad una forma de vida y de gobierno, lo cual estoy completamente de acuerdo.

“Si se logra llegar en el 2018 con Andrés Manuel, se trabajará en las bases de una mejor educación, cívica, moral y cultural. Entendamos que no se va a poder cambiar todo de la noche a la mañana, pero sí se pueden ya elaborar las bases, los cimientos. En nuestro sistema educativo no contamos con la educación cívica, antes sí existía, hay que restablecerla.”

–¿Qué le preocupa con respecto a la Ciudad de México?

–Sin quitarle valor a las demás ciudades, esta urbe es importante porque aquí se centralizan absolutamente todos los poderes. A todos los residentes nos preocupa la inseguridad, el problema del agua que es gravísimo y cada vez se pone mucho más complicado, la movilidad automovilística y los tópicos de contaminación. Yo no creo que el gobierno tenga que venir a solucionarnos todo. Con la participación activa ciudadana, en comunidad, se pueden generar esos cambios.

Informa que actualmente labora en una acción ciudadana:

“Es el #HoyporMéxico… hoy por México barro mi calle, hoy por México no utilizo el coche, hoy por México salgo a votar, hoy por México cuido el voto por el futuro de mis hijos, hoy por México cuido el agua, en fin…”.

–Ante esa situación de la cultura cívica, ¿usted cree en la frase “el pueblo tiene el gobierno que se merece”?

–No creo que los mexicanos nos merezcamos los gobiernos como los que hemos tenido, pero sí puedo decir que para ser un gobierno de primera tenemos que ser ciudadanos de primera. Entonces, si no queremos gobiernos de tercera, vamos a tratar de ser ciudadanos de primera. Un pensador y político italiano, Palmiro Togliatti, dijo: “Hacer política es tratar de cambiar las cosas”. Cuando tú quieres cambiar algo en tu comunidad, en tu país, estás haciendo política. Y también dicen que el peor castigo que hay para los que no participan en política es ser gobernados por gente a la que sí le interesa la política.

Mayer ansía que en dicha transformación se integre a la comunidad cultural:

“El medio artístico y cultural ha estado muy olvidado, y es lamentable.  Me parece importante que se vean los temas para mejorar el cine, el teatro, la pintura y la danza, en fin, que haya mejores presupuestos.”
Termina así:

“Sé de los cuestionamientos hacia mí. Siempre he dado la cara. Estoy dispuesto a escuchar y responder a todas las interrogantes.”

Esta entrevista se publicó el 1 de abril de 2018 en la edición 2161 de la revista Proceso.

Acerca del autor

Nació en la Ciudad de México. Estudió ciencias de la comunicación en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM. Desde 1991 inició en el periodismo. Ha trabajado en los diarios mexicanos El Universal y La Jornada, entre otros, y el periódico español El País. En 1999 ingresó a Proceso, donde labora hasta la fecha. Foto: Carlos Enciso.

Comentarios