Legionarios dicen que desconocían mal cardiaco de seminarista muerto en Roma

ROMA (apro).- Los Legionarios de Cristo desconocían de los problemas de corazón que padecía Anthony Freeman, el joven legionario estadunidense que el lunes pasado fue hallado muerto en su habitación en Roma horas después de que dejó de comunicarse con sus compañeros de seminario, dijo este viernes a Apro Aaron Smith, el portavoz de la congregación mexicana.

El caso de Freeman, que esta semana suscitó perplejidad en Italia, cobró relieve después de que se conociera que el legionario falleció con apenas 29 años de edad y que, tal como sugirieron algunas fuentes, su cuerpo fue encontrado en un avanzado estado de descomposición al interior de una habitación del colegio de los Legionarios en Roma, en el que vivía.

No obstante, de acuerdo con un comunicado difundido este viernes 6, los médicos italianos que analizaron los restos mortales de Freeman habrían determinado que el seminarista murió por una miocardiopatía dilatada, según dijeron los Legionarios.

“El hermano Anthony Freeman falleció en la noche del 1 al 2 de abril, a los 29 años de edad, en el Colegio Internacional Legionarios de Cristo en Roma”, explicaron.

“La muerte fue debido a una miocardiopatía dilatada, según el resultado del examen médico comunicado a la congregación hoy viernes 6 de abril”, escribió la congregación mexicana, en referencia a trastorno que reduce la capacidad del corazón de bombear sangre con eficacia.

Preguntado por Apro sobre si la Legión tenía conocimiento de la enfermedad de Freeman y de algún tratamiento médico que el legionario seguía para tratar su padecimiento, Smith, el portavoz, contestó: “No, según la información que tengo, no”.

De acuerdo con el artículo 67 de las Constituciones de la Legión de Cristo, padecer enfermedades que frenen el cumplir con las obligaciones de la vida religiosa es un impedimento para la admisión al noviciado.

Con ello, el comunicado de la Legión no ha aplacado las críticas en las redes de grupos de exlegionarios, los cuales —entre otras cosas— han puesto en duda si en la Legión se proporciona un tratamiento médico distinto a sus miembros según su origen social.

Versión legionaria

Los Legionarios de Cristo también ofrecieron un recuento detallado de las últimas horas del seminarista estadunidense antes de su fallecimiento.

De acuerdo con este relato, el 1 de abril Freeman, tras haber concluido los ejercicios espirituales, participó en la misa del domingo presidida por el papa Francisco en la plaza de San Pedro. Después, durante esa misma tarde, se reunió con algunas personas y, en la noche, cenó con su comunidad.

En esta línea, los Legionarios también salieron al paso del interrogante de por qué nadie buscó físicamente al legionario hasta la tarde del lunes, cuando ya habían pasado varias horas desde la última vez que Freeman se había comunicado con sus compañeros de la Legión.

La razón, según explicó la Legión, es que Freeman habría avisado de que iba a viajar por su cuenta hasta una localidad en la región de Campania, en el sur de Italia, para la excursión que habían planeado con un grupo de legionarios, entre ellos el rector de su colegio.

“El hermano Anthony acordó con quien organizaba la salida que él viajaría el 2 de abril a Sorrento en tren para visitar a unas personas previamente, y que después llamaría para avisar de si necesitaba ser recogido o alcanzaría al resto del grupo por su cuenta”, afirmaron los Legionarios.

“El 2 de abril, al salir de viaje, los hermanos constataron su ausencia, y los encargados supusieron que el hermano Anthony habría salido en tren temprano como había planeado”, agregaron, al precisar que el resto del grupo se había reunido para la visita a las 11.15 de esa misma mañana para irse en varios vehículos que partieron desde Roma.

Más aún, según este relato, uno de los compañeros de Freeman trató de contactarlo por teléfono y no tuvo respuesta, tras lo cual también fue enviado un mensaje al superior de Roma para preguntarle si habían tenido alguna noticia de él.

No fue, sin embargo, hasta las cuatro de la tarde cuando fueron a tocar a su puerta y lo encontraron muerto, después de lo cual fueron avisadas las autoridades y la familia. “Nos duele profundamente su ausencia”, concluyeron los Legionarios, añadiendo que algunos legionarios visitaron a los padres de Freeman en su casa.

Con ello, ahora el caso pasa nuevamente a manos de la fiscal romana Nadia Plastina, que ha abierto una investigación por “muerte provocada por otros delitos”.

Otros casos

El también legionario Pontificio Colegio Internacional Maria Mater Ecclesiae, de Roma, en octubre se vio envuelto en otro caso que involucró al cura español Óscar Turrión, antiguo rector de esa institución y quien reconoció públicamente haber tenido una relación con una mujer y tener dos hijos, manifestando por ello su deseo de dejar el sacerdocio.

Además de ello, en 2016, otro joven legionario de nacionalidad estadunidense y nacido en 1988, Robert Wills, murió luego de caer de 20 pies de altura en Alemania en circunstancias poco claras y que algunos han tildado de suicidio.

Vieja guardia, al timón

El fallecimiento de Freeman se produjo además en un momento delicado para los Legionarios, justo durante el Capítulo General Extraordinario de los Legionarios de Cristo que empezó el 26 de marzo y termina este sábado 7.

La reunión ratificó a varios integrantes de la vieja guardia de la Legión como participantes en la Asamblea General de Regnum Christi, que empieza el lunes 9 para debatir sobre los nuevos estatutos del brazo seglar de los Legionarios y la posible transformación de la Legión en una entidad federada, según un documento fechado en Roma el miércoles 4.

Entre los 21 legionarios elegidos y cinco sustitutos para asistir a la reunión, se encuentran, de hecho, algunos de los más tempranos seguidores del fundador —el controvertido cura Marcial Maciel—, los mexicanos Luis Garza, Evaristo Sada y Roberto Aspe, así como Gabriel Sotres, el español José García Sentandreu y el irlandés Anthony Bannon.

Otros nombres de legionarios que asistirán a la reunión son Pedro Barrajón, John Bartunek, Eloy Bedia, Javier Cereceda Vicente, Jesús María Delgado Vizcaíno, Emilio Díaz-Torre, Rafael Ducci, Gabriel González Zambrano, Paul Hasburg, Adolfo Güemes, Rafael Pacanins, Alberto Puértolas y Hernán Jiménez Barrera.

Asimismo, integran la lista Florencio Sánchez Soler, Ignacio Sarre Guerreiro, Alberto Simán Dada, John Pietropaolo, Fernando Morales Lugo, Shawn Aaron y David Daly.

Además de ello, participan ‘de oficio’ —es decir, por derecho—, 16 directivos y directores territoriales de la Legión, los cuales se sumarán a las representantes de la rama femenina y de Regnum Christi.

Comentarios