“Inacabados”: la necesidad de existir

Inacabados. Foto: Especial Inacabados. Foto: Especial

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Basado en el reconocido texto del italiano Luigi Pirandello Seis personajes en busca de autor, el dramaturgo y director Cristian Magaloni crea este cómico, agradecible y ágil espectáculo: Inacabados.

La obra comienza (a propósito) con una escena llena de lugares comunes que representan Roberto Cavazos y Alejandra Reyes, que minutos después desata una ola de bostezos y la incomprensión de su drama. Cometen “errores de principiante”, o trucos de mal gusto utilizados en cierto teatro (simular desnudez con ropa de licra color piel o aplicar metáforas simplistas con objetos, queriendo imitar la sangre con pulpa de sandía).

De todo esto se mofan Arnoldo Picazzo, Florencia Ríos y ATA cuando, como caídos del cielo, irrumpen en la escena y dan así a los hastiados espectadores un rayito de esperanza.

Ellos brincan de las butacas y dicen ser “los personajes reales”, aquellos cuya razón de existir no es ninguna otra que “la obra”. Ellos no “representan” en escena, ellos son.

Estos personajes “intrusos” reclaman al director ficticio de la pieza su falta de un desenlace, la incoherencia entre los personajes y sus acciones, y la facilidad con la que son sustituidos por “malos” actores.

“La vacuidad de la identidad es al mismo tiempo nuestra gran condena –declaró el director y dramaturgo en una entrevista–. Esa facilidad que tiene el actor, cambiando, a base de imaginación, las circunstancias vitales y la historia personal”.

En la desesperación de los intrusos por montar su historia, irán revelándose secretos personales del propio autor, quien escribió esta obra como una especie de terapia.

Los trabajadores del teatro –la taquillera (por ejemplo)– interviene en escena para ayudar a la veracidad de la situación, y entre otras cosas piden a los intrusos abandonar el espacio y dejar la función continuar (“cuando se vaya el público arreglamos este asunto”).

La escenografía es pequeña y funcional, aunque se hubiese agradecido un piso que albergara a los actores en lugar de la base tan maltratada del proscenio.

El montaje es delicioso para sobrellevar un lunes, aunque a los más “clavados” los dejará pensando en el sentido inacabado de su propia existencia.

Inacabados está los lunes a las 20:30 horas, hasta el 30 de abril en Un Teatro (Av. Nuevo León 46, Hipódromo, CDMX).

Comentarios

Load More