La DEA pone precio a la “cabeza” de Caro Quintero: ofrece 20 mdd

WASHINGTON (apro).- El gobierno de Estados Unidos develó una nueva acusación por narcotráfico en contra de Rafael Caro Quintero, a quien el FBI colocó en su lista de los 10 criminales más buscados, y ofreció 20 millones de dólares de recompensa por información que conlleve a la captura del otrora líder del Cártel del Guadalajara.

“Es uno de los máximos líderes del Cártel de Sinaloa”, aseguró en rueda de prensa David Bowdich, subdirector del Buró Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en inglés) al referirse a Caro Quintero.

En las oficinas centrales de la Administración Federal Antidrogas (DEA, por sus siglas en inglés), se dieron cita altos funcionarios del FBI, del Departamento de Estado y de la Oficina de los Alguaciles (US Marshals) para anunciar el aumento en el monto de la recompensa que ofrecen por Caro Quintero y los nuevos cargos que le imputan.

“Una de las herramientas más efectivas para rastrearlo y ubicarlo es colocar su nombre en la lista de los 10 prófugos más buscados”, enfatizó el subdirector del FBI.

Anteriormente, el gobierno de Estados Unidos ofrecía una recompensa de cinco millones de dólares a la persona que proporcione información que conlleve a la ubicación y captura de Caro Quintero, a quien además de narcotráfico, Washington lo acusa del secuestro, tortura y asesinato del agente especial de la DEA, Enrique “Kiki” Camarena Salazar, ocurrido en febrero de 1985 en la ciudad de Guadalajara, Jalisco.

El Departamento de Estado, por medio del subsecretario adjunto James Walsh, dio a conocer el incremento de 15 millones de dólares en el bono que se ofrece por datos que resulten en la captura del narcotraficante.

“Esta recompensa de 20 millones de dólares es la más alta que se registra en nuestro programa de alicientes y el monto más elevado de entre los 33 objetivos criminales”, destacó Walsh.

Robert Patterson, administrador interino de la DEA, dijo que Caro Quintero es un narcotraficante en activo, un criminal desalmado y muy violento.

“No es solamente un hombre viejo que está viviendo sus últimos años, es un hombre que maneja una empresa criminal”, acotó Patterson.

Al mismo tiempo que las agencias federales y el Departamento de Estado daban la conferencia de prensa conjunta en Washington, la Corte Federal del Distrito Este, en Nueva York, dio a conocer un nuevo súper encausamiento en contra de Caro Quintero, en el que se le acusa del asesinato de Camarena Salazar, de tráfico de cocaína, mariguana, heroína y metanfetaminas.

El nuevo encausamiento en Nueva York da cuenta de las actividades criminales de Caro Quintero desde 1980 a 2017. Previamente en la Corte Federal del Distrito Centro, de California, a Caro Quintero el gobierno de Estados Unidos lo acusó del asesinato del agente de la DEA, de tráfico de drogas y lavado de dinero.

Bowdich señaló como “un error” el que jurídicamente una Corte mexicana liberara a Caro Quintero en 2013, sin embargo, manifestó su optimismo de que con la colaboración del gobierno de México se logre la recaptura del presunto criminal.

La DEA desestimó las declaraciones de inocencia que hizo Caro Quintero en una entrevista con el diario digital estadunidense The Huffington Post, en la que también ofreció entregarse a las autoridades estadunidenses si le demuestran que es culpable de los cargos que le imputan.

El gobierno estadunidense mantiene ante el de México una petición de extradición de Caro Quintero, a la cual el gobierno mexicano respondió con una orden de captura con fines de extradición del capo.

Los funcionarios estadunidenses que ofrecieron la rueda de prensa en la sede de la DEA insistieron en que no cejarán en los intentos por capturar a Caro Quintero, a quien desean ver tras las rejas por el asesinato de Kiki Camarena y por sus actividades en el trasiego de drogas.

“Nunca vamos a dejar de buscarlo”, prometió Bowdich.

A partir de este jueves 12, en todas las oficinas del Servicio Postal de los 50 estados de la Unión Americana se colocaron letreros, en inglés y en español, con cuatro fotografías de Caro Quintero, sus datos personales y los delitos que se le imputan.

“El programa de recompensas contra narcóticos del Departamento de Estado de Estados Unidos ofrece una recompensa de hasta 20 millones de dólares por información que conduzca a la aprehensión y/o la condena de Rafael Caro Quintero”, se destaca en el cartel.

Al líder del ahora desaparecido Cártel de Guadalajara se le colocó en la lista de los 10 fugitivos más buscados por el FBI, junto con Alejandro Castillo, Santiago Villalba Mederos, Bradreshkumar Patel, Jason Derek Brown, Robert William Fisher, Yaser Abdel Said, Alexis Flores, William Bradford Bishop Jr. y Eduardo Ravelo.

“Estamos aquí porque no lo tenemos bajo nuestra custodia, necesitamos información de inteligencia valiosa para ubicarlo; cuando eso ocurra, necesitaremos de todas nuestras herramientas para asegurarnos de que, en coordinación con los funcionarios mexicanos, podamos llevarlo ante la justicia”, advirtió el subdirector del FBI.

A los funcionarios estadunidenses se les pidió que explicaran si Caro Quintero estaba al mismo nivel que Ismael “El Mayo” Zambada García, en la cúpula de mando del Cártel de Sinaloa, tomando en cuenta que lo identifican como un jefe de esa organización criminal. La respuesta de la DEA y el FBI fue que a todos los integrantes del Cártel de Sinaloa se les considera como narcotraficantes significativos.

Comentarios