“Juntos Haremos Historia” concentra todas las denuncias electorales en Sonora

HERMOSILLO, Son. (apro).- La vocal ejecutiva de la Junta Local del INE en Sonora, Olga Alicia Castro Ramírez, informó que la coalición “Juntos Haremos Historia”, integrada por Morena, Encuentro Social y el Partido del Trabajo, concentra las diez denuncias que se han interpuesto en el actual proceso electoral.

Durante el acto protocolario de “predespliegue” electoral de autoridades ministeriales, la funcionaria detalló que la totalidad de estas quejas fueron interpuestas contra la fórmula senatorial representada por Alfonso Durazo y Lilly Téllez durante el periodo de intercampaña y motivadas bajo el supuesto de actos anticipados de campaña.

“De estas diez que nosotros hemos estado sustanciando, ya están activos solamente dos procedimientos y los otros ocho no llegaron a la Sala Regional, debido a que el tribunal ya las rechazó por improcedentes, es decir, no hubo causa de delito o falta, pero están activas dos y se están analizando”, puntualizó.

Castro Ramírez adelantó que, en un par de semanas, la Junta Local del INE integrará los dos expedientes restantes que sean remitidos a la Sala Superior del TEPJF, donde a su vez, se tendrán otros quince días para resolver las quejas.

Al cumplirse los primeros 15 días de campaña rumbo a los comicios del 1 de julio, Germán Castillo Banuet, director general de Averiguaciones Previas y Control de Procesos de la FEPADE, manifestó que a la fecha existen 18 carpetas de investigación en la presente contienda presidencial.

El representante de la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales (FEPADE) precisó que en Sonora sólo una de las 18 quejas registradas se ha presentado contra los candidatos locales.

Contradictoriamente, en ese mismo evento organizado en las instalaciones de la PGR, el fiscal electoral sonorense, Pedro Pablo Chirinos, señaló que en la entidad se tienen abiertas nueve carpetas de investigación actuales y cinco averiguaciones previas relacionadas con el proceso electoral de 2015.

“También hemos recibido bastantes consultas, orientaciones y, en muchas de las ocasiones, más que delitos electorales resultan sanciones o irregularidades administrativas, e instamos a que las personas presenten la debida denuncia al Instituto Estatal Electoral o al INE”, puntualizó.

Un “nido” de delincuentes 

El Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNP) contabiliza que, en el periodo de 2012 a 2017, se han cometido 778 delitos electorales en Sonora.

Del “Reporte de incidencia delictiva del fuero federal por entidad federativa 2012- 2018”, se infiere que en Sonora se traman 129 ilícitos electorales anualmente.

Es decir, en promedio, basados en las cifras oficiales antes mencionadas, cada 30 días se han documentado 10 casos en los que encontraron pruebas para establecer la comisión de un delito electoral.

Y si se analiza esta cifra, se obtiene que en Sonora es cometido un delito electoral cada tres días, pese a que en la entidad haya o no elecciones constitucionales cada año.

En 2012, la cantidad de delitos electorales fue de 91 y, a nivel nacional, la cifra alcanzó los tres mil 112, por lo que 3.2% de los ilícitos se consumó en la entidad.

El año siguiente, en 2013, la cifra fue de 13, y en el país se calcularon mil 952 denuncias electorales; el porcentaje sonorense fue de 0.66%.

Para el 2014, el número se incrementó a 316 –el más alto en la historia sonorense–, y fue en ese ejercicio fiscal cuando se integraron 2 mil 6 averiguaciones previas electorales en las 32 entidades federativas. El equivalente anual fue de 15.6% del número total de quejas.

Doce meses después, en 2015, las irregularidades electorales se establecieron en 237 ilícitos –el segundo más alto en la historia– para un porcentaje nacional de 11.4% de todas las investigaciones en materia electoral.

En este último año fue elegida la gobernadora priista Claudia Pavlovich tras un sucio proceso electivo que tuvo alcances internacionales, luego que el Wall Street Journal reveló una supuesta red de lavado de dinero y “moches” que tenía como principal responsable al exmandatario sonorense, al panista Guillermo Padrés y su familia.

El 2016, pese a que en la entidad no se desarrollaron comicios, la cantidad de fraudes electorales se estableció en 67, que en escala nacional representó 1.7% del número total de las carpetas de investigación.

El año pasado, en 2017, cuando tampoco se organizaron comicios en Sonora, se contabilizaron 54 delitos electorales del orden federal, lo que significó que en esta entidad se cometieron 2.5% de las violaciones a Ley de Procedimientos Electorales.

Comentarios