El Día Mundial de la Voz

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La voz humana es el instrumento más completo que pueda encontrarse sobre el planeta. Así lo entendió y asumió la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), y por eso en el año 2000 decretó que el 16 de abril se celebrara en todo el mundo el Día Mundial de la Voz.

La celebración es mucho más importante, más allá de lo que a primera vista se considere, pues a lo que nos es común por cotidiano no le otorgamos ningún valor, siendo que, como en este caso, se trata de algo esencial para, justamente, nuestro desenvolvimiento diario.

Tan común es poseer el don de la palabra, que quienes desafortunadamente no lo tienen son una rarísima excepción, y por eso muy raramente alguien se hace la consideración de lo que implica el hecho de que podamos hablar. Sin embargo, vale la pena hacer el ejercicio de pensar por un minuto qué pasaría si nosotros y los que nos rodean no pudiéramos hablar.

Esto en seres comunes que utilizamos la voz, la palabra solamente como medio directo de comunicación entre nosotros mismos y otros seres humanos, pero existen los profesionales de la voz. Los que, más allá del “buenos días” o el “cómo estás” cotidiano, utilizan la voz profesionalmente, los que, literalmente, dependen de ella para vivir. Piénsese en los locutores, esos que nos dicen qué canción estamos escuchando o nos dan a conocer la noticia de último minuto, o cómo un médico le explica con lenguaje sencillo a su paciente en qué consiste el mal que lo aqueja o cómo el técnico nos dice qué es lo qué le pasa a nuestra computadora.

En otro estadio están los actores y los cantantes. ¿Cómo entender una ópera sin la voz humana? Pero, igualmente, ¿cómo disfrutar un bravío corrido mexicano o una canción de los Beatles si la voz no existiera? Los ejemplos son infinitos.

De aquí la enorme importancia de valorar en su inmensa justa dimensión la voz humana, su uso y lo que significa para nuestro diario vivir. Es evidente que sin la voz nuestra vida sería otra y totalmente diferente.

Por eso también es importante entender cómo se produce la voz, qué mecanismos y órganos la hacen posible y cómo es que podemos manejarla. Aunado a esto debemos entender que la voz, al igual que el resto de nuestro cuerpo y facultades, está sujeta a enfermedades y otros peligros que pueden incluso liquidarla. Entender esto, los cuidados que deben proporcionársele, evitar daños irreparables y cómo mantener su incomparable belleza, son objetivos de la celebración del Día Mundial de la Voz.

Día que, expone la Unesco, surge como una necesidad para que la población mundial conozca, cuide y eduque esta maravillosa función. Y es que, aunque la inmensa mayoría lo ignoremos, en la voz pueden detectarse enfermedades respiratorias, digestivas, neurológicas, hormonales y hasta psicológicas que un experto puede localizar a través de pequeños cambios en el timbre, claridad, tono, volumen y resistencia de la voz.

No es superflua, pues, la celebración del Día Mundial de la Voz, que sin duda nos atañe a todos y que en México, aunque tampoco lo supiéramos, se celebra desde el mismo año de su creación, el 2000, y justamente ayer llegó a su mayoría de edad.

Comentarios