En el tercer bloque, desde la rendición de cuentas hasta cuánto le dieron a los damnificados

El debate entre los candidatos a la presidencia. Foto: INE El debate entre los candidatos a la presidencia. Foto: INE

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- En el tercer bloque del debate sobre democracia, pluralismo y grupos vulnerables, los cinco candidatos presidenciables fueron cuestionados sobre la manera en que cumplirán ante la sociedad sus promesas de campaña, y en general resaltaron la rendición de cuentas y revocación del mandato.

Margarita Zavala propuso un observatorio ciudadano que corrobore el cumplimiento de las promesas y haya una rendición de cuentas, pero rechazó la figura de la revocación del mandato, con el argumento de que se trata de una artimaña política.

“Rendiré cuentas con la verdad”, sostuvo la aspirante independiente, y rechazó que defendiera a su esposo, el expresidente Felipe Calderón. “Tengo mi propia identidad y defiendo a mi familia”, indicó.

De igual manera, manifestó su respeto a la libertad de elección en el matrimonio, pero insistió que sólo está de acuerdo en la unión de hombre y mujer.

El candidato de los partidos Revolucionario Institucional (PRI), Verde Ecologista de México (PVEM) y Nueva Alianza (Panal), José Antonio Meade, habló de la corresponsabilidad de cumplir con el plan nacional de gobierno, y el mecanismo –dijo– es el Congreso, que debe revisar y dar seguimiento, mientras que el Ejecutivo debe rendir cuentas.

Cuando se le señaló que es el abanderado de un partido que ha sido rechazado socialmente, argumentó que por primera vez en su historia el PRI eligió a un candidato ciudadano, con el compromiso de que sólo responderá a la ciudadanía. Y no mencionó más al gobierno de Enrique Peña Nieto, que impulsó su candidatura.

“El PRI escogió a un ciudadano, honesto y preparado, que puede ver a la cara a quienes nos están escuchando, y que no tiene más compromiso que con México”, soltó.

Jaime Rodríguez, exgobernador de Nuevo León, afirmó que tiene una relación directa con los ciudadanos y rechazó que hubiera recibido apoyos o firmas falsas para obtener la candidatura independiente. Y sobre el matrimonio entre personas del mismo sexo, soltó: “cada quien se casa con quien quiere”.

Sobre el apoyo a los damnificados por los terremotos de septiembre pasado, el expriista se fue directo contra el candidato de la coalición Juntos Haremos Historia, Andrés Manuel López Obrador, y aseguró que no les dio absolutamente nada. En respuesta, el candidato de la coalición Juntos Haremos Historia subrayó que se han entregado 70 millones de pesos para las familias afectadas.

Al respecto, el abanderado de los partidos de la Revolución Democrática (PRD), Acción Nacional (PAN) y Movimiento Ciudadano (MC), Ricardo Anaya, presumió que su partido dio 200 millones de pesos a los damnificados.

En cuanto a la rendición de cuentas, indicó que está de acuerdo que se haga ante el Congreso, pero con planeamientos legales, y se pronunció en contra de la reelección del presidente.

Respecto de los grupos vulnerables, manifestó que tienen que reconocerse los derechos de los pueblos indígenas, migrantes y los desprotegidos. “Tenemos una deuda histórica” destacó.

Y José Antonio Meade volvió a atacar en ese momento a López Obrador, al criticar la intención del tabasqueño de recuperar 500 mil millones de pesos de las dependencias del gobierno para programas sociales, lo cual –sostuvo– afectaría programas de salud y educación.

“Tengo principios, ideales, no soy un vulgar que busco el poder. No voy a fallarle a los mexicanos, no los voy a traicionar”, respondió el abanderado de Morena y los partidos del Trabajo (PT) y Encuentro Social (PES).

El exjefe de Gobierno afirmó que cada dos años someterá a una consulta ciudadana la revocación del mandato. “El pueblo pone y el pueblo quita”, subrayó, al anunciar que enviará al Congreso una iniciativa sobre ese punto.

De igual manera, indicó que aceptará si los resultados no le favorecen el próximo 1 de julio, pero no se aceptará el fraude electoral ni la compra de votos.

Jaime Rodríguez aseguró que también aceptará los resultados, pero propuso que se legisle para que haya segunda vuelta si son cerrados.

Una vez más, como en casi todo el desarrollo del debate, Anaya y Meade atacaron a López Obrador, en esta ocasión por sus alianzas con la exlideresa magisterial Elba Esther Gordillo y el dirigente minero Napoleón Gómez Urrutia, señalando que es una contradicción, porque mientras habla de combatir la corrupción, hace pacto con personajes oscuros.

“Eres una farsa”, acusó Anaya al tabasqueño, luego de señalar que en 1988 Manuel Bartlett formó parte del fraude como secretario de Gobernación y ahora está en las filas de Morena.

“Al margen de la ley, nada por encima de la ley nadie”, respondió López Obrador, asegurando que combatirá la corrupción sin hacer distinciones y poniendo “el ejemplo”.

Load More