Fiscalía de Jalisco enlista pruebas del caso de estudiantes de cine y reitera: “no hay margen de error”

Estudiantes piden justicia para sus compañeros desaparecidos en Jalisco. Foto: Rafael del Río Estudiantes piden justicia para sus compañeros desaparecidos en Jalisco. Foto: Rafael del Río

GUADALAJARA, Jal. (apro).- Luego de las dudas expresadas por la sociedad sobre los resultados de la investigación de la desaparición de Javier Salomón Aceves, Marco Francisco García y Jesús Daniel Díaz, estudiantes de Cine la Universidad de Medios Audiovisuales de Jalisco, Lizette Torres, jefa de la Investigación de la Fiscalía General del estado aseveró que no hay margen de error.

La funcionaria sostuvo que la autoridad tiene “la certeza jurídica, las pruebas” que concluyen que los jóvenes fueron torturados, asesinados y diluidos en ácido.

Incluso, dijo que está en la mejor disposición de mostrar a los interesados la indagatoria para que sea revisada por un perito independiente.

De acuerdo con Torres, un indicio contundente de los hechos es el casquillo encontrado en el Anillo Periférico. En este lugar los estudiantes fueron “levantados” el pasado 19 de marzo por un comando de seis hombres que se identificaron como elementos de la Fiscalía.

Ese casquillo pertenece a una de las armas de fuego aseguradas por la Fiscalía en la finca Amapola 450, colonia Prados de Coyula, propiedad de El Canzón, quien presuntamente participó en los hechos y fue ejecutado el pasado 2 de abril.

“Se advierte que en esa finca encontramos el arma que percutió ese casquillo localizado en el lugar de los hechos”, dijo la funcionaria.

Otro indicio del crimen, continuó Lizette Torres, es que la antena de telefonía celular captó la señal del aparato de uno de los estudiantes cuando fueron privados de su libertad en el Anillo Periférico, entre los kilómetros 19 y 20 y, al mismo tiempo, detectó la de uno de los agresores.

“Estos datos son inequívocos”, afirmó.

Además, contó tienen varias entrevistas que aseguran que los detenidos y las personas que tienen orden de aprehensión participaron en los hechos.

Más: “Tenemos también, en la finca donde encontramos el arma coincidente con el casquillo, manchas hemáticas de Jesús Daniel Díaz García (…). Tenemos ADN en la casa número 3 -la de Amapola- de Marco Francisco García Ávalos, esa finca fue reportada por varios vecinos del lugar donde nos señalaban que había olores fétidos y, sobre todo, que habían visto personas armadas”.

En la finca también fueron encontrados los tinacos y el ácido sulfúrico, armas y aros aprehensores, enlistó la jefa de la Investigación de la Fiscalía General y aseguró: “Muchos indicios que todos ellos se van concatenando y nos van infiriendo qué es lo que pasó”.

También agregó como pruebas los testimonios de “Omar” y “Gerardo”, actualmente detenidos y bajo proceso acusados de secuestro agravado.

“Sí hay suficiente evidencia que permite llegar a estos autores a partir de los análisis, las redes de vínculos, los operativos exhaustivos, el intercambio de información, las entrevistas que son contundentes para dar con estas personas que hoy tenemos detenidas”, reiteró la abogada.

Incluso, insistió en que “no hay ninguna otra prueba que venga en contrario a la investigación. Por eso, señalamos que son unívocos, No hay margen de error en las investigaciones que se han tenido hasta este momento”.

De acuerdo con la autoridad, los testimonios recabados aseguran que el cuerpo de Javier Salomón estuvo dos días en el ácido, mientras que los de Marco García y Jesús Díaz, estuvieron uno para que se pudieran disolver.

Por último, la jefa de Investigación de la FGE aseveró que las familias de las víctimas están conformes con la investigación, aunque aún no concluye. No obstante, indicó que, si los afectados optan por pedir un dictamen nuevo, los indicios recabados se pondrán a disposición de los nuevos peritos.

Comentarios

Load More