Marca jaloneo por outsourcing entre la CTM y la CROC conmemoración del Día del Trabajo

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El conflicto entre los líderes de la Confederación de Trabajadores de México (CTM), Carlos Aceves del Olmo, y la Confederación Revolucionaria de Obreros y Campesinos (CROC), representada por el senador Isaías González Cuevas, por la propuesta de reforma a las leyes secundarias a la reforma de justicia laboral, para la flexibilización del outsourcing para beneficiar a los patrones, se hizo patente en el acto conmemorativo del Día Internacional del Trabajo.

Sin la presencia de Aceves del Olmo ni de González Cuevas y con el protagonismo del líder del sindicato ferrocarrilero, Víctor Flores, los líderes de diversas secciones cetemistas, principalmente la 15 y la 23, colocaron un templete frente al Palacio Nacional, en el que lucía una enorme manta con la leyenda: “Por el respeto al artículo 23 constitucional ‘unidad y justicia social’”.

En la ceremonia, con los asistentes portando una playera roja, y a quienes les dieron una torta de jamón y un jugo y después de entonar el Himno Nacional, el secretario general del Sindicato Nacional ‘Alberto Juárez Blancas’, Alberto Juárez Bautista, hijo del finado Juárez Blancas, quien fue líder de la CROC hasta su muerte, el 27 de octubre de 2005, a causa de un paro cardiaco, a sus 80 años de edad, advirtió:

“La defensa de nuestros derechos la tenemos que dar produciendo o parando al país”, en alusión a la reforma laboral que pese a haber sido frenada en el Senado, sigue latente su eventual aprobación.

Trece años después, Juárez Bautista, hijo de Juárez Blancas, quien estuvo al frente de la CROC durante 25 años hasta su muerte y fue sustituido por González Cuevas, arremetió contra los senadores sin pronunciar su nombre.

“No tenemos claridad de quiénes son nuestros aliados. Algunos son nuestros enemigos, traidores de clase, venden las causas por unos pesos. Ellos deben quedarse fuera del movimiento obrero. Querían abrir la puerta al outsourcing para la subcontratación a cambio de migajas”, señaló.

Al respecto, Francisco Flores, secretario general del SITATYR, señaló, con evasivas, que los aludidos vayan a ser expulsados del Congreso del Trabajo (CT), que también preside Aceves del Olmo, “porque hicieron algo inapropiado para los trabajadores”. Dijo que hay un estatuto y una Comisión de Honor y Justicia que sería la encargada de analizar el caso.

La pregunta salió a colación porque el domingo 22 de abril de 2018, Aceves del Olmo los acusó de traidores y anunció la muerte de esa iniciativa de reforma a las leyes secundarias de la reforma de justicia laboral cotidiana, publicada el 24 de febrero de 2017 en el Diario Oficial de la Federación (DOF).

El evento no duró ni media hora. La oradora despidió a los trabajadores diciéndoles: “los esperamos el próximo año”. A las diez y media de la mañana, comenzaron a llegar los contingentes de los sindicatos llamados “democráticos”, como la Unión Nacional de Trabajadores (UNT), el STUNAM, el Frente Auténtico de Trabajadores (FAT), los sindicatos de pilotos, de sobrecargos y el Sindicato Mexicano de Electricistas (SME), quienes se concentraron en los alrededores del primer cuadro del Zócalo capitalino.

El acuerdo, como todos los años, es que, primero los corporativistas realicen su acto conmemorativo y después los líderes se van a Los Pinos, al acto oficial encabezado por el presidente en turno; media hora después, cuando esté vacía la plancha, pueden llegar los contingentes del sindicalismo independiente para evitar pleitos.

Así sucedió, sin incidentes físicos. La única confrontación fue entre una de las organizadoras y un par de mineros que querían colocar, junto al templete, una manta con la leyenda: “Los mineros de México los convencen los hechos. La lealtad es el camino a la victoria” y se mostraba la foto del líder minero Napoleón Gómez Urrutia, el logotipo de Morena y el escudo del sindicato minero.

Gómez Urrutia es candidato plurinominal de Morena al Senado de la República. Los mineros que quisieron poner la pancarta fueron cuestionados por la sindicalista organizadora, quien afirmó que el acuerdo era no colocar pancartas partidistas. Al final se convencieron cuando les dijeron que quizá los podría sancionar el INE. No obstante, algunos mineros portaban la bandera de Morena.

Por su parte, Gómez Urrutia envió un mensaje virtual que se transmitió en un par de pantallas colocadas a los costados del templete. Aseguró que “muy pronto” podrá hablar con los mineros personalmente.

“No falta mucho para que la situación de México cambie. Por eso estamos aquí todos, en contra de la reforma laboral porque es una traición para la clase trabajadora. Por eso, los mineros y los trabajadores nos unimos para manifestarnos. Nosotros vamos a transformar al país para lograr una sociedad más justa. Tenemos que acabar con la corrupción y la pobreza”, añadió, mientras los mineros coreaban: “¡Es un honor estar con Napoleón!”.

Los siguientes oradores se pronunciaron por la libertad de los presos políticos, denunciaron la criminalización de la protesta, rechazaron la expropiación de hidrocarburos y minerales y recordaron que han pasado 43 meses de la desaparición de los estudiantes de Ayotzinapa: “¡Vivos se los llevaron, vivos los queremos!”, consignaron.

El líder del STUNAM, Agustín Rodríguez Fuentes, recordó que los sindicalistas se han movilizado desde 2013 para protestar por las injusticias hacia la clase trabajadora, mismas que, dijo, se acabarán “cuando en este país se genere un cambio de rumbo político y social”.

Pidió a los trabajadores estar atentos a los llamados a la movilización contra las propuestas a la reforma de justicia laboral cotidiana.

Por su parte, el presidente colegiado de la UNT y líder de los telefonistas sindicalizados, consideró que es momento de las definiciones, porque los políticos “de siempre” quieren convencerlos de no cambiar el rumbo político y social del país, pero las reformas que han aprobado no le han servido al país.

“Son capaces de hacer una elección de Estado para impulsar un fraude. Si queremos que este país cambie, tenemos que hacer los cambios que queremos, que este proceso electoral no lo tomé el Estado, sino los trabajadores. Es momento de las definiciones”, afirmó.

En esta conmemoración del Día Internacional del Trabajo hubo dos coincidencias entre los corporativos y los democráticos: el rechazo a la reforma laboral y que, en esta ocasión, no marcharon, se juntaron desde distintos puntos para sus mítines.

Comentarios