Atorado en crisis de credibilidad y contradicciones, Trump insiste en el muro fronterizo con México

WASHINGTON (apro).- En medio de una de las peores crisis de credibilidad por la que haya pasado la Casa Blanca en la historia reciente, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, insistió en su pedido al Congreso federal de financiar la construcción de un muro en la frontera con México.

“Nuestra frontera sur está bajo asedio, el Congreso debe actuar ahora para cambiar nuestras débiles e inefectivas leyes de inmigración. Debemos construir un muro. México, que tiene un problema masivo de criminalidad está ayudando muy poco”, escribió Trump esta mañana en su cuenta personal de la plataforma de Twitter.

El mensaje del mandatario, que tiene la intención de desviar la atención de los medios de comunicación de su país del escándalo de mentiras alrededor del caso de la actriz porno, Stormy Daniels, pasó inadvertido entre la prensa estadunidense.

La mención de Trump del “problema masivo de criminalidad” y de que México “está haciendo muy poco para ayudar”, contradice a lo que declaró y escribió la semana pasada, al establecer que el gobierno mexicano contaba con “leyes migratorias fuertes” que estaban conteniendo a la inmigración indocumentada procedente de Centroamérica.

Como ejemplo de este reconocimiento al gobierno de México, Trump puso al caso de la caravana de centroamericanos que se fue desintegrando durante su camino hacia la frontera sur de los Estados Unidos para solicitar asilo.
La crisis de credibilidad del caso Stormy Daniels, según los expertos en materia legal, hace más precaria la situación del presidente ante la investigación que lleva a cabo el fiscal independiente del Departamento de Justicia, Robert Mueller, que pretende determinar si hubo o no obstrucción de justicia por parte de Trump, por la presunta colusión con los rusos para socavar los comicios presidenciales de 2016.

Rudy Giuliani, exalcalde de Nueva York y ahora asesor legal de Trump, develó el pasado miércoles que el presidente devolvió a Michael Cohen, su exabogado, 130 mil dólares que éste pagó a la actriz del cine para adultos durante la contienda electoral de 2016, para que mantuviera en secreto la relación sexual que tuvo con el ahora primer mandatario de los Estados Unidos.

El jueves por la mañana y para sorpresa de políticos y civiles de la Unión Americana, Trump en tres mensajes de Twitter confirmó el reembolso de los 130 mil dólares a Cohen por el pago hecho a Daniels, negando nuevamente la relación sexual y el uso indebido de dinero de la campaña para cubrir ese costo.

La confirmación de Trump de la devolución del dinero expuso la trama de mentiras a la que ha incurrido él y la Casa Blanca para encubrir actos como el de la relación con la actriz de pornografía.

El 7 de marzo pasado, durante su cotidiana conferencia de prensa, Sarah Hucakabee Sanders, la vocera de la Casa Blanca, negó categóricamente que Trump hubiese pagado dinero a Daniels, insistiendo que ese abogado le entregó de su dinero los 130 mil dólares a la actriz.

El mes pasado el propio presidente de Estados Unidos enfatizó a los reporteros que no sabía nada del pago de los 130 mil dólares y que desconocía el origen del dinero que se le pagó a Daniels.
Las mentiras que ensombrecen a la Casa Blanca ponen de manifiesto varias cosas: primero, que Mueller debe investigar el uso de fondos de la campaña de Trump porque ahora pesan muchas dudas sobre ella ante la posibilidad de haber incurrido en violaciones a las leyes electorales.

Segundo, fortalecer la investigación de obstrucción de justicia, porque, así como mintió en un caso legal civil, el presidente puede estar mintiendo respecto a la colusión con Rusia y todas las implicaciones que ha tenido como el asunto del despido del exdirector del FBI, James Comey, quien precisamente investigaba el caso cuando Trump lo corrió.

Y, por último, Huckabee Sanders estaría en la antesala de dejar el puesto de vocera de la Casa Blanca ya que ha perdido toda credibilidad y respeto a los medios de comunicación de Estados Unidos y el mundo.

Comentarios