Semar y Profepa coordinan vigilancia en el Parque Nacional Revillagigedo

CIUDAD DE MEXICO (apro).- La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) y la Secretaría de Marina (Semar) han realizado, de 2013 a este año, una decena de operativos de inspección y vigilancia en el Área Natural Protegida Parque Nacional Revillagigedo (PNR), por lo que se han levantado 13 actas circunstanciadas y dos actas de inspección.

Lo anterior, debido a la revisión física de embarcaciones turísticas que arriban a la Isla Socorro, donde se supervisa que cuenten con autorización de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP) para el buceo autónomo; que hayan efectuado el pago de derechos, y se realice el manejo y disposición adecuada de desechos sólidos, aguas residuales y aceites gastados, destacó la dependencia en un comunicado.

Guillermo Haro Bélchez, titular de la Profepa, llevó a cabo un recorrido de campo en el Área Natural Protegida Parque Nacional Revillagigedo, con el fin de revisar y acordar con el mando naval sobre el Plan Operativo de Inspección y Vigilancia a aplicar en este sitio, de poco más de 14 millones de hectáreas.

En ese sentido, fue expuesto el seguimiento diario de embarcaciones pesqueras mediante el sistema de vigilancia satelital con el que cuenta la Comisión Nacional de Acuacultura y Pesca (Conapesca), y la coordinación permanente con la Secretaría de Marina (Semar), al reportar las situaciones anómalas.

La supervisión de proyectos y autorizaciones diversas otorgadas por la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) para el desarrollo de obras y actividades, investigaciones, estudios, control de especies exóticas, colecciones, etcétera, levantándose en su caso las actas correspondientes.

La Profepa también ha asesorado al personal de la Semar para el manejo de combustibles, y disposición adecuada de basura y residuos peligrosos en el campamento militar, instando el reciclaje, por lo que se fomentó un reglamento local.

Asimismo, ambas dependencias federales han hecho recorridos de campo en la periferia de la isla, verificando las condiciones ambientales prevalecientes en la misma, particularmente en lo relacionado al grado de erosión que ha sufrido y, en su caso, proponer las medidas de contención y/o de mitigación necesarias.

Comentarios