El poeta Balam Rodrigo volcó la mirada hacia el sur del país al recibir el “Premio Bellas Artes de Poesía 2018”

AGUASCALIENTES, Ags. (apro).- El Teatro Morelos fue sede de la entrega del Premio Bellas Artes de Poesía 2018 al chiapaneco Balam Rodrigo, cuya obra marcada por el paso de migrantes en su natal Villa de Comaltitlán, le dio las bases para escribir el Libro centroamericano de los muertos, volumen que lo hizo ganador del máximo certamen de poesía a nivel nacional.

En su intervención, el poeta vestido con una camisa típica de lino y bordados hechos por mujeres tzotziles, agradeció a su familia, en especial a sus padres de quienes dijo, aprendió el valor del apoyo a través de su infancia y adolescencia, pues su hogar siempre acogió y apoyo a migrantes centroamericanos de paso, y de esa convivencia e historias surgió ese libro de experiencias poéticas, que aunque marcadas por la muerte es un testimonio fiel de nuestros días de lo que acontece en la frontera sur del país.

El Libro centroamericano de los muertos es el segundo volumen de una trilogía sobre el sur del país, la primera fue Marabunta (Premio Nacional de Poesía Amado Nervo), publicada en 2017 y el tercer libro en el que ya trabaja, adelantó, es un ensayo que retoma la visión chiapaneca de México.

En entrevista exclusiva para Apro, el poeta explicó que la poesía que lo hizo ganador del Premio Bellas Artes de Poesía 2018, vuelca ineludiblemente los ojos hacia el sur:

“Es tender puentes desde el sur hacia el norte, la política mexicana siempre le ha dado la espalda a los centroamericanos, en términos políticos y xenófobos, de manera que este libro vuelca la voz a la identidad centroamericana, es una conexión hacia el sur que permite el diálogo y tiende puentes desde un español muy centroamericano.”

En la entrega estuvieron presentes Claudia Santa-Ana Zaldívar y Martín Orozco Sandoval, titular del Instituto de Cultura (ICA) y gobernador del estado de Aguascalientes, respectivamente; Geney Beltrán Félix, coordinador de Literatura del Instituto Nacional de Bellas Artes; Pamela Barrera, reyna de la Feria Nacional de San Marcos 2018 (en cuyo marco se entrega el premio), y Daniela Landín y Anette Anaya, princesas de la feria.

En su turno Santa-Ana Zaldívar comentó que lo más importante de la poesía, más allá de la celebración es el ejercicio de la misma:

“Que resuene y que inspire a otros a ejercerla con la belleza única de quien expresa las aristas de nuestra condición humana, y ese es uno de los méritos de Balam Rodrigo, es el mérito del poeta, porque a pesar de que contiene lo atroz, en su universo creativo expone a la poesía en el punto donde debe estar, con la creación y recreación del mundo para reflexionarlo y eventualmente transformarlo en algo mejor.

“Larga vida a la poesía”.

Por su parte Beltrán Félix, en nombre de María Cristina García, titular del INBA, dijo que la obra de Balam Rodrigo es “en efecto un ejercicio alegórico para recrear de manera trágica el viaje al inframundo… va entre las reminiscencias rulfianas y como testigo de desdichas hurga en sus propios recuerdos. Su poesía busca salvar del olvido a los migrantes y con ello reconstruir el rostro de la infancia”.

También realizó dos anuncios:

El primero, un convenio que permitirá llevar las obras de los 51 ganadores (42 hombres y nueve mujeres) del Premio de Poesía Aguascalientes a la Red de Libroclubes de la Ciudad de México y el Programa Nacional de Salas de Lectura, con la idea de que las obras lleguen a un mayor número de personas.

Y, el segundo, que la próxima convocatoria a la que se llamará en julio ya tiene una modificación importante, pues podrán participar poetas indígenas.

Balam Rodrigo es autor de los libros de poesía Habito lunar (2005), Poemas de mar amaranto (2006), Silencia (2007), Larva agonía (2008), Bitácora del árbol nómada (2011), Cuatro murmullos y un relincho en los llanos del silencio (2012), Braille para sordos (2013), Desmemoria del rey sonámbulo (2015), Iceberg negro (2015) y Marabunta (2017), entre otros.

En su haber, el poeta y narrador ha ganado más de 40 premios, entre ellos los premios de Poesía Joven de la Ciudad de México, 2006; el Nacional de Poesía Efraín huerta; el Nacional de Poesía Ignacio Manuel Altamirano; el certamen Internacional de Literatura Sor Juana Inés de la Cruz, 2012; el Premio Nacional de Poesía Rosario Castellanos, 2013; el Internacional de Poesía Jaime Sabines 2014 y el Premio Nacional de Poesía Amado Nervo, 2017.

Entre los diversos poetas que han ganado este prestigioso premio se encuentran Rubén Bonifaz Nuño, José Carlos Becerra, José Emilio Pacheco, Juan Bañuelos, Óscar Oliva, Alejandro Aura , Eduardo Lizalde, Elías Nandino, Miguel Ángel Flores, José De Jesús Sampedro, Hugo Gutiérrez Vega y Coral Bracho, entre muchos otros.

Tras la premiación, el poeta ganador firmó afuera del Teatro Morelos -y con la exposición “Onorismo en bronce” de Leonora Carrington como testigo en la explanada de la Exedra- durante poco más de dos horas su libro a los asistentes al evento.

Por lo pronto la Feria Nacional de San Marcos 2018 sigue con sus actividades este sábado y domingo 6 de mayo, día en que culmina su programación, consulte: feriadesanmarcos.gob.mx

Acerca del autor

Licenciada en Ciencias de la Comunicación (2005) con Diplomado en Relaciones Públicas (2014), habla inglés y francés, amante del cine y los idiomas. Se inició como reportera de deportes en su natal Veracruz, y luego en publicaciones de la Editorial Vía Satélite de la Ciudad de México. Forma parte de la Sección de Cultura y Espectáculos de Proceso desde 2007.

Comentarios