Son cuatro, los detenidos por asalto y homicidio de policía en la Central de Abasto; irán al Reclusorio Oriente

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La Procuraduría General de Justicia capitalina (PGJ-CDMX) informó que, además del presunto asesino de la policía Margarita Rivera el pasado domingo en la Central de Abasto (Ceda), otros tres sujetos fueron detenidos en el Estado de México por tratar de impedir la reaprehensión del primero; los cuatro serán ingresados al Reclusorio Preventivo Varonil Oriente.

En conferencia de prensa, el procurador Edmundo Garrido informó que la dependencia a su cargo cumplimentaría este miércoles las respectivas órdenes de aprehensión contra los sujetos de 20, 23, 28 y 30 años, detenidos el pasado lunes en el municipio mexiquense de Amecameca, para trasladarlos a prisión en la capital del país y ahí seguir el juicio correspondiente.

Según el funcionario, las capturas se lograron cuando policías de Investigación de la PGJ capitalina, mediante oficio de colaboración con autoridades mexiquenses, cumplimentaron una orden de reaprehensión contra el imputado de 30 años, identificado como el que disparó a la uniformada que llegó al local comercial para tratar de evitar un asalto.

El inculpado tiene un registro de ingreso a un reclusorio en 2015 por el delito de robo. No obstante, según la autoridad, un juez le concedió el beneficio de la suspensión condicional de la pena, la cual incumplió.

Garrido explicó que los otros tres sujetos fueron detenidos por la autoridad ministerial estatal y policías de Investigación cuando trataron de impedir la reaprehensión de su acompañante. Agregó que, al revisarlos se les encontró mariguana, por lo que un agente del Ministerio Público del municipio de Chalco inició una carpeta de investigación en su contra por los delitos de resistencia de particulares y contra la salud.

De acuerdo con la versión de la PGJ, el pasado 6 de mayo, alrededor de las 14:30 horas, los imputados ingresaron a un local del área de abarrotes de la Ceda y, con armas de fuego, amenazaron a una de las empleadas para que les entregara el dinero en efectivo que guardaba en la caja registradora. Además, robaron sus pertenencias a clientes y otros trabajadores.

En ese momento, la policía Margarita Rivera se acercó para tratar de impedir el asalto, pero uno de los sujetos le disparó cuatro veces -en el estómago y la cabeza- causándole la muerte en el lugar. Un cliente de un establecimiento cercano también fue herido de bala. Luego de la agresión, los delincuentes huyeron por los pasillos de la Ceda.

Testigos dijeron a los agentes de investigación que los agresores escaparon en un auto Nissan Sentra blanco y les dieron información que los peritos elaboraran los retratos hablados de los hoy imputados.

Además, la Policía de Investigación localizó cámaras de videovigilancia de la Ciudad de México con las cuales dio seguimiento a los delincuentes en su escape hacia el Estado de México.

Según la PGJ-CDMX, “los dictámenes de explanometría facial revelaron que los rasgos de los imputados coinciden con los de los videos y el material fotográfico obtenido a partir de su captura” en territorio mexiquense.

Con el convenio de colaboración con las autoridades del Estado de México, los testigos fueron trasladados al Centro de Justicia de esa entidad para identificar a los cuatro participantes en los hechos.

La persona herida fue trasladada a un hospital de la delegación Venustiano Carranza, mientras que el personal de la Coordinación General de Servicios Periciales recabó indicios balísticos calibre nueve milímetros en el lugar.

En tanto, el agente del Ministerio Público de la Fiscalía Desconcentrada en Iztapalapa inició una carpeta de investigación por los delitos de homicidio calificado, robo agravado calificado en pandilla y homicidio calificado en grado de tentativa.

Luego del traslado de las cuatro personas al Reclusorio Oriente, la PGJ-CDMX solicitará audiencia inicial al juez de control que otorgó las órdenes de aprehensión para que sean vinculadas a proceso con la medida cautelar de prisión preventiva oficiosa.

La dependencia agregó que el detenido de 28 años, señalado como líder del grupo, tiene una orden de reaprehensión por el delito de robo agravado cometido en el 2015, misma a la que se le dará cumplimiento.

De acuerdo con el Código Penal de la Ciudad de México, el delito de homicidio calificado se castiga con hasta 50 años de prisión; el de homicidio calificado en grado de tentativa con hasta 33 años y el de robo con violencia en pandilla con hasta 27 años.

Comentarios