La CNDH dirige recomendación a la Semar por carencias en Hospital Regional Naval de Acapulco

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) emitió una recomendación dirigida al titular de la Secretaría de Marina (Semar), Vidal Francisco Soberón Sanz, por la falta de medicamentos, hemoderivados y equipo médico en el Hospital Regional Naval de Acapulco, Guerrero.

En un comunicado, el organismo dio a conocer que acreditó la violación de los derechos humanos a la protección de la salud y a la vida en agravio de una paciente que cursaba el noveno mes de embarazo.

Precisó que el 6 de julio de 2017 recibió una queja en la que se planteó que el 20 de junio anterior, la mujer se presentó en el referido hospital para recibir atención médica debido a las contracciones propias del parto, y fue atendida por el médico de guardia del servicio de urgencias, quien al momento de recibirla comentó que el producto de la gestación ya no llevaba signos vitales y que esperarían al ginecólogo para ratificar tal aseveración.

Al confirmar lo anterior, aunado al desprendimiento de la placenta, la paciente fue intervenida de urgencia para extraer el óbito. Dicha intervención se demoró en realizarse, debido a que al momento de su ingreso no se encontraban en el hospital ni el ginecólogo, ni el anestesiólogo.

Dada lo grave de su condición postoperatoria, la mujer fue enviada a terapia intensiva, y ante la falta de equipo médico, hemoderivados y medicamentos para su debida atención, el mismo Hospital Naval determinó su remisión al Hospital General de Acapulco, dependiente de la Secretaría de Salud del estado de Guerrero.

Dicha remisión y consecuente traslado tardó en realizarse más de nueve horas, tiempo durante el cual la condición de salud de la paciente se agravó por la falta de insumos necesarios para su eficaz atención.

Además, se observó que en el expediente respectivo no se encontraron documentales que permitiesen identificar y acreditar la forma en que se efectuó dicho traslado, las condiciones en que éste aconteció, ni los medios y equipamiento que se utilizaron para el mismo.

Por tales razones, la CNDH consideró que el Hospital Regional Naval de Acapulco debió garantizar, por una parte, que se contara con suficientes hemoderivados, medicamentos y equipo médico, y por otra, que se realizara el traslado respectivo –a un hospital de siguiente nivel– para brindar una atención adecuada a la paciente. Para el organismo, tales omisiones contribuyeron de manera directa en la pérdida de la vida de la mujer.

En ese sentido, recomendó al titular de la Secretaría de Marina, entre otros puntos, reparar el daño al esposo de la mujer fallecida, conforme a la Ley General de Víctimas, que incluya indemnización o compensación y atención psicológica, y se le inscriba en el Registro Nacional de Víctimas para que tenga acceso, en lo conducente, al Fondo de Ayuda, Asistencia y Reparación Integral de la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas.

Comentarios