Guajardo confía en alcanzar acuerdo sobre el TLCAN, pero no descarta salida de EU

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El secretario de Economía, Idelfonso Guajardo, confió en que aún se pueda alcanzar un acuerdo esta semana sobre el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), pero destacó que lo importante es alcanzar un buen acuerdo y no será antes de este jueves.

De hecho, dijo que tampoco se descarta la posibilidad de que Estados Unidos decida retirarse del tratado por lo que México debe estar preparado para seguir adelante.

Guajardo dijo que “es mal negocio” tratar de predecir al presidente estadunidense Donald Trump y que, de salirse, no sería libre de costo.

“Van a tener un costo (si deciden salirse del tratado). Sin embargo, el escenario no puede descartarse, pero tenemos que estar preparados para seguir adelante”, dijo.

En entrevista en el programa Despierta con Carlos Loret de Mola, el funcionario refirió que los equipos negociadores siguen en Washington. para trabajar algunas decisiones ya tomadas, aunque no las más complejas, por lo que descartó que se cierre la negociación de aquí al jueves.

Cuestionado sobre la fecha límite impuesta por Paul Ryan, líder de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, para que el acuerdo vote después de las elecciones legislativas de noviembre, Guajardo dijo que hay sectores enojados entre los republicanos por temas como la cláusula Sunset, que considera el término del acuerdo cada cinco años si los países deciden no renovarlo.

También, dijo, hay desacuerdo por el llamado Capítulo 11, que trata del arbitraje de diferencias entre Estado e inversionistas (ISDS, por su sigla en inglés). Además, los demócratas, cercanos a sindicatos, buscaban un capítulo laboral “más fuerte, para incidir sobre temas de la legislación mexicana”, señaló.

Según Guajardo, la llamada entre Donald Trump y Justin Trudeau, en la que el mandatario estadunidense habría expresado que quiere un acuerdo rápido, la el canadiense y fue para atender temas relativos a la reunión del G7.

Sobre el TLCAN, Trudeau dijo que sí hay elementos para llegar a un acuerdo, “el problema es que tienes que tener flexibilidad de las partes”, apuntó Guajardo.
Y puso como ejemplo la negociación con el sector automotriz. Al respecto comentó que les piden cambiar su modelo de negocio, fabricar más partes en Estados Unidos, y 40% de esas partes en áreas de salarios altos, pero al mismo tiempo les dices que habría una cláusula Sunset y, cada cinco años, los líderes podrían salirse del acuerdo.

–¿Cómo se destraba una posición tan contradictoria?— preguntó el periodista.

–Precisamente por sus contradicciones, por lo cual tienes que convencerlos de que se destrabe. Si el objetivo es que se mejore la distribución automotriz en América del Norte, pues tienes que decirles a los señores: “ok apuéstenle a cambiar el modelo de negocio y les voy a dar certidumbre con un tratado que no tenga terminación súbita”—explicó.

Guajardo consideró que en el sector automotriz podrían darse los elementos para lograr un acuerdo balanceado, pero hay elementos adicionales que cambian la naturaleza del acuerdo comercial.

“Por ejemplo, el no tener un Capítulo 11 o tenerlo a medias, meterle incertidumbre al que resuelve disputas Estado-Estado para hacer que el acuerdo se cumpla, esta cláusula de terminación, es ahí donde se están buscando soluciones que le den certidumbre a lo que estamos negociando”, dijo.

Guajardo dijo que, en el caso de México, la responsabilidad es negociar hasta que se alcance un buen acuerdo, “el Ejecutivo puede seguir negociando y seguramente lo va a votar el próximo Senado mexicano”, vaticinó.

Sobre los tiempos políticos en México y Estados Unidos, el funcionario comentó que, si hay cambios en las mayorías legislativas tras las elecciones, sólo cambian los elementos que cada Congreso demanda sobre el acuerdo.

En Estados Unidos, refirió, los demócratas votan cada vez menos a favor de tratados comerciales y puso como ejemplo que Bill Clinton logró el apoyo de aproximadamente 100 demócratas para el TLCAN, pero en el reciente CAFTA, el acuerdo con Centroamérica, sólo alrededor de 30 demócratas lo apoyaron.

Según el funcionario, la negociación podría terminar antes de la elección del 1 de julio en México o justo después, y en ese último caso lo que cambia sería la responsabilidad de incluir a un equipo de transición de quien resulte electo como presidente, en las negociaciones “para un paso ordenado de la estafeta”.

Guajardo afirmó que no habrá “candados” para el próximo presidente mexicano en el tema del TLCAN, pero confió en que, quien llegue, dé continuidad al proyecto actual y en particular a las reformas.

“Si México ha sido un país que ha venido avanzando en transformaciones y ha recibido compromisos por casi 200 mil millones de dólares, gracias a la reforma energética y a la reforma de telecomunicaciones, lo que hacen nuestros compromisos es darle la certidumbre a los inversionistas extranjeros, que las condiciones que ofreciste se mantienen. De otra manera, quién va a invertir en un país que no tiene credibilidad en el mediano y en el largo plazo. Más que ponerle candados a los candidatos que puedan tener posibilidades de ganar, lo que hacemos es apoyar a que este país siga teniendo credibilidad internacional”, dijo.

Comentarios