La CNDH urge frenar estigma y discriminación contra la población LGBTTTI

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) llamó a acabar con el estigma y discriminación que enfrentan las poblaciones LGBTTTI que sufre cada vez más la intolerancia de policías, servicios de salud y asociaciones religiosas, que puede derivar en crímenes de odio, falta de oportunidades laborales o problemas familiares y escolares.

En el marco del Día Nacional contra la Homofobia, que se celebra este día, el organismo pidió a autoridades y a la sociedad en general, impulsar una cultura de respeto e inclusión en favor de esa comunidad.

Consideró necesario implementar normas contra la discriminación que incluyan categorías protegidas como: la orientación sexual, la identidad y la expresión de género. Para ello, abundó, se requiere generar un clima de respeto y establecer sanciones para quienes, desde el servicio público, cometan actos motivados por homofobia, lesbofobia, bifobia y transfobia.

También se requiere armonizar las leyes y normatividad locales con la Constitución General de la República, para que los bandos municipales de policía y buen gobierno y otros reglamentos “no sean utilizados como pretexto para la extorsión y acoso contra poblaciones homosexual, lésbica, bisexual, travesti, transexual, transgénero e intersexual” que prevalece en México.

De esa manera, subrayó, las autoridades se verán obligadas a promover, respetar, proteger y garantizar los derechos humanos de conformidad con el principio de universalidad, así como a prevenir, investigar, sancionar y reparar las violaciones a los derechos fundamentales en los términos de ley.

Asimismo, la CNDH se pronunció en favor del reconocimiento legal de los matrimonios de las parejas del mismo sexo en todo el país y de la aprobación de reformas para el reconocimiento de la identidad de género en los documentos de las personas transexuales y transgénero.

Las cifras de odio

El organismo refirió que de 2010 a 2017, documentó 151 expedientes de queja relacionados con prejuicios homofóbicos, lesbofóbicos, bifóbicos y transfóbicos.

En 27.8% de los casos, detalló, las víctimas fueron varones homosexuales; 10.5%, población transgénero y transexual; y 3.3% población lésbica. Las entidades federativas donde se identificaron más casos fueron: la Ciudad de México, 15.9%; Tamaulipas y Veracruz 3.3% cada uno, y Chiapas, 2.6%.

Los principales hechos violatorios señalados son: faltar a la legalidad, honradez, lealtad, imparcialidad y eficiencia en el desempeño de las funciones, empleos, cargos o comisiones; prestar indebidamente el servicio público, y acciones u omisiones contrarias a los derechos de las personas privadas de su libertad, señaló la CNDH.

Recordó la emisión de la Recomendación General 23, en la que exhorta a las entidades federativas, que aún no lo hacen, a reconocer el matrimonio igualitario entre personas del mismo sexo. A la fecha, precisó, sólo 12 estados lo han reconocido.

También hizo referencia a las acciones de inconstitucionalidad que ha promovido contra reformas a los Códigos Civiles o de familia en que se mantiene la restricción para contraer matrimonio entre parejas del mismo sexo, y en que la Suprema Corte de Justicia de la Nación ha resuelto que es inconstitucional que el acceso al matrimonio se condicione a una sola orientación sexual.

En el ámbito internacional, recordó que la Corte Interamericana de Derechos Humanos se pronunció en la Opinión Consultiva OC 24/17 respecto de que los Estados deben abstenerse de realizar acciones discriminatorias de hecho o derecho, por lo que la orientación sexual y la identidad de género “son categorías protegidas por la Convención Interamericana sobre Derechos Humanos”, en tanto que la ONU, en su Observación General No. 20 del 2 de julio de 2009, considera también la orientación sexual como categoría prohibida de discriminación.

Comentarios