Celebran en Ciudad Juárez la disidencia del poeta José Vicente Anaya

CIUDAD JUÁREZ (apro).- La obra del poeta mexicano, José Vicente Anaya fue honrada en Ciudad Juárez, Chihuahua en una jornada cultural de dos días donde se destacó su labor disidente.

Durante los eventos “En honor a la disidencia: José Vicente Anaya, en Juárez”, el poeta de 71 años de edad afirmó que su poesía rompió con el canon tradicional de México e inauguró uno nuevo, “desde una actitud disidente”.

“Yo he llegado a la idea de que lo que sucedió es que yo rompí con ese poema, con el canon de la poesía mexicana. Yo inauguré otro canon”, dijo a Proceso, el escritor nacido en Villa Coronado, Chihuahua y quien radicó en Juárez en su primera infancia.

Anaya, uno de los fundadores del movimiento literario “infrarrealista”, mencionó que el haber vivido en la frontera norte del país, en ciudades como Juárez y Tijuana, influyó en su visión de México y del mundo.

“Yo soy más de la frontera. Las dos culturas, ser bilingüe. Yo me siento con una formación igual que el chicano”, dijo, vestido con camisa y sombrero negros.

El también ensayista, traductor y periodista cultural dijo que esa ubicación geográfica le permitió nutrirse de la literatura estadounidense de la llamada Generación Beat y de las letras de Bob Dylan, The Rolling Stones o los Beatles.

En la conversación de cerca de tres horas, efectuada en el Café San Ángel, el poeta dijo que el canon de la poesía mexicana lo abanderó el Premio Nobel de Literatura, Octavio Paz, y “que su idea de poesía son frases bonitas, ideas extrañas, y muchas veces que ni siquiera se entiende qué quiere decir”.

Anaya, quien se autodefine como “Abogado del diablo”, aseguró que su propuesta poética rompió a tal grado con lo establecido en su momento en México que hubo intelectuales que incluso dijeron que lo que él hacía no era poesía.

“Desde este punto de vista sí me siento yo participante de una nueva búsqueda de la poesía y creo que está expresado en Híkuri (concepto religioso de los huicholes)”, afirmó.

El escritor de Paria y Peregrino, quien tuvo una formación de seminarista, con gran influencia en la teoría de la liberación, dijo identificarse con la cultura rarámuri; y que al indagar sobre su origen encontró que su abuelo, un guerrillero villista, tenía sangre tarahumara.

Agradeció los esfuerzos de los colectivos de Ciudad Juárez para honrar su trayectoria y dijo que quizá también en ellos hay una influencia de la visión fronteriza y de la contracultura de Estados Unidos.

“Entonces yo participo mucho con esas ideas, y a lo mejor son ideas muy fronterizas. Tiene que ver con la contracultura de Estados Unidos, que está aquí a un paso”, agregó.

Las actividades iniciaron este jueves en el Café San Ángel con el conversatorio “Escribir, traducir y editar en disidencia” y contó con la participación de los escritores Graciela Solorzano, Diego Ordaz, Willivaldo Delgadillo.

“José Vicente Anaya es un escritor clave para los fronterizos porque su escritura, sus traducciones y su labor editorial son formas de hacer comunidad en la disidencia, lo cual implica una búsqueda permanente de nuevas maneras de ver la vida y hacer poesía”, dijo el novelista de 57 años, Willivaldo Delgadillo, integrante del comité que organizó el programa.

Los poetas disidentes, aseguró, siempre han resultado incómodos para el statu quo.

La jornada cultural, realizada entre el 17 y 18 de mayo, y organizada por los colectivos José Revueltas, Hoja de ruta, Al límite, Juárez Dialoga, Brown Buffalo Press, así como el Café San Ángel, incluyó un conversatorio, lectura de poesía, con micrֶófono abierto al público y música.

Para el poeta Rubén Macías, de 36 años, miembro del Colectivo José Revueltas, la obra de José Vicente Anaya ha abierto la puerta a muchos escritores jóvenes a quienes no importa agradar “a cierto público”.

“Desde ahí, desde la rebeldía, José Vicente Anaya ha impulsado a escritores jóvenes y ha escrito obras fundamentales como Híkuri, dentro de los pueblos originarios”, afirmó.

Dijo que como sorpresa, algunos escritores le prepararon una lectura de poesía a bordo de camiones urbanos que recorrerán por las calles de la ciudad.

José Vicente Anaya ha publicado más de treinta libros y es un destacado estudioso de la poesía estadounidense, fundamentalmente de la Generación Beat, así como de la literatura de China y Japón.

Ha traducido libros (publicados) de Allen Ginsberg, Henry Miller, Marge Piercy, Gregory Corso, Antonin Artaud, Carl Sandburg y Jim Morrison.
Su poesía ha sido traducida al inglés, francés, italiano, árabe y portugués.

Comentarios