Washington exige subordinación migratoria y Peña Nieto se doblega

Un documento oficial revela que el jueves 17 y el viernes 18 se realizaron en Washington negociaciones para que México reciba y procese a los migrantes que buscan asilo en Estados Unidos. Todo ello a pesar de que el gobierno de Enrique Peña Nieto ha negado en todo momento la existencia de dichas conversaciones y de que el secretario de Relaciones Exteriores, Luis Videgaray, admitió que “todo está sobre la mesa” para llegar a un acuerdo sobre el Tratado de Libre Comercio de América del Norte.

WASHINGTON (Proceso).- El gobierno de Donald Trump negoció con el de Enrique Peña Nieto la posibilidad de transformar a México en un centro de detención migratorio y de proceso de asilo para inmigrantes no mexicanos, evidencian documentos oficiales.

El pasado jueves 17 y luego de que Proceso –entre otros medios de comunicación– diera a conocer las negociaciones celebradas en Washington, el gobierno mexicano negó de manera categórica haber aceptado discutir la propuesta de Trump para el país.

Según lo confirma uno de los documentos, cuya copia tiene este semanario, las negociaciones se llevaron a cabo el jueves 17 y el viernes 18 de mayo, e incluso el gobierno estadunidense las aprovechó para instruir a los agentes del Instituto Nacional de Migración (INM) mexicano sobre los reglamentos y procedimientos para instrumentar las leyes migratorias de Estados Unidos “en México”.

El pacto que pretende concretar el gobierno de Trump con el de Peña Nieto convertiría a México en una especie de centro de procesamiento de inmigrantes extranjeros, quienes antes de llegar a la frontera con Estados Unidos serían sometidos a un riguroso escrutinio por los agentes mexicanos a fin de determinar si cumplen con los requisitos para recibir asilo por razones políticas, humanitarias o de otro tipo.

En esas conversaciones, que se llevaron a cabo en el Salón del Tratado del Ronald Reagan Building, se abordó el documento titulado: “Estados Unidos-México, tercer país seguro, reuniones técnicas y legales”.

En los dos días de negociación, cuyo resultado mantiene oculto el gobierno mexicano, se analizaron nueve puntos; cinco el jueves 17 y cuatro el viernes 18 de mayo. La primera sesión se dedicó a revisar los aspectos técnicos del acuerdo al que el gobierno estadunidense bautizó como “tercer país seguro”.

El punto número 1, “Régimen de protección de Estados Unidos”, se dedicó a instruir a los agentes del INM sobre el “Proceso de identificación y procesamiento de personas que buscan protección”, que realiza la oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, por sus siglas en inglés) del Departamento de Seguridad Interior estadunidense.

Fragmento del reportaje especial publicado en Proceso 2168, ya en circulación

Comentarios