AMLO… lo suyo, lo suyo, no es el debate

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Más allá de los cotilleos que provocó con algunas gracejadas –esconder la cartera cuando Ricardo Anaya se le acercó; llamarle “Ricky Riquín”, entre otras–, quedó en claro que para Andrés Manuel López Obrador, candidato presidencial de la coalición Juntos Haremos Historia, lo suyo, lo suyo, no es el debate… ni la exposición y el contraste de las ideas y las propuestas.

Todo el carisma, el poder de convocatoria, el arrastre popular y hasta el fanatismo cuasi religioso que genera en la plaza pública, se obnubilan por completo en una mesa de debates.

Así pasó en el primer debate presidencial, el 22 de abril, y así pasó –y estuvo peor– en el segundo debate, que se realizó ayer en Tijuana, Baja California.

Lento para hilar sus ideas, y más para expresarlas, se vio a un López Obrador sin claridad, sin propuestas concretas y con un gran desconocimiento de los temas de este segundo debate, que fueron: Comercio exterior e inversión, seguridad fronteriza y combate al crimen trasnacional, derechos de los migrantes.

Esta vez no se vio a un Andrés Manuel malhumorado, enojado por los embates de sus contrincantes –todos lo atacaron, más Anaya y Meade, pero también El Bronco–, sino, aprendida la lección, aguantó vara y él también lanzó críticas y descalificaciones abiertas a los tres.

Lo que no aprendió el líder moral de Morena del primer debate, es que para una confrontación de ideas con contrincantes con mucho mejores prendas, hay que prepararse, estudiar los temas, tener claro lo que se va a plantear y proponer. No es lo mismo que ser el líder en una gran concentración pública, sólo con sus fieles.

Quedó claro que sigue montado en la soberbia que le da esa clara ventaja en las encuestas de preferencias electorales. Sigue “nadando de muertito”, pues no hay quien le quite la idea –que ya ha expresado– de que “este arroz ya se coció” y que no habrá quien lo pare.

Pregunta tras pregunta, AMLO tropezó. O no entendía la pregunta, o no sabía qué responder, pero, como El Borras, él se aventaba.

(Para los muy jóvenes, El Borras” era un personaje de la serie Los Beverly de Peralvillo, que se transmitió de 1963 a 1978, en la televisión mexicana. El personaje era un taxista atrabancado, que se pasaba de un carril a otro sin fijarse en los espejos, ni el retrovisor ni los laterales. Pero no sólo en su trabajo actuaba así, sino también en su vida personal y familiar: decía o hacía cosas sin pensar; simplemente se aventaba.

El prestigiado economista de la UNAM, José Blanco, lo definió así hace unos años: “Lanzarse como El Borras” es una expresión muy mexicana. Peor aún, es infortunadamente una práctica frecuente. Lanzarse como El Borras significa actuar intempestivamente frente a un hecho deseado, o a la inversa, frente a uno que nos resulta insoportable, sin pensar si los modos, los medios, las instrumentos, son los idóneos frente al asunto que tenemos enfrente y, peor aún, sin llevar a cabo el menor cálculo sobre los posibles resultados de nuestro actuar y sobre la naturaleza y alcance de las secuelas que derivarán de nuestras acciones”.)

En efecto, ante la primera pregunta –hecha por una persona del público invitado–, y que solicitaba a todos los candidatos “¿cuáles serán las sus acciones concretas para reorientar la exportación mexicana a otros estados aparte de Estados de Unidos, a fin de que no nos afecte tanto la renegociación (del TLCAN) y la política proteccionista de Estados Unidos?”

Por el sorteo previo, le tocó responder primero al independiente Jaime Rodríguez Calderón, El Bronco. Muy a su estilo, dijo que “lo primero que tenemos que hacer es destetarnos de los gringos, eso y ponerlos en su lugar también, hablarle al presidente americano como se le debe de hablar a un presidente”.

También: “Y tenemos que ver hacia otras partes, fuera de Estados Unidos. Nosotros tenemos que trabajar mucho en Asia, India, Corea, Japón y Sudamérica, sobre todo, y hacer el Tratado de Libre Comercio entre los mismos mexicanos, norte de México, sur de México, y eso va a potenciar mucho las cosas que los mexicanos quieren de nosotros”.

Y López Obrador, lentísimo: “Yo sostengo… sostengo que la mejor política exterior es la interior. Que si nos amenazan con construir muros, con militarizar la frontera, con perseguir a nuestros paisanos, lo que tenemos que hacer es fortalecer nuestra economía, que haya trabajo en México, para que la gente no tenga necesidad de emigrar. Nosotros vamos a apoyar a los migrantes, porque van a buscarse la vida a Estados Unidos; no van por gusto. Y estamos de acuerdo con el Tratado de Libre Comercio y debemos de aprovechar la relación con Estados Unidos, una relación de amistad y de respeto mutuo”.

O no entendió la pregunta o no supo qué responder.

Los otros tres sí hablaron de la necesaria diversificación del comercio exterior para depender cada vez menos del mercado estadunidense. El priísta José Antonio Meade, inclusive, refirió la reciente aprobación, en el Senado, del Acuerdo Transpacífico (TPP), que permitirá comerciar con los países del pacífico asiático, y que –dijo Meade– sólo los senadores de la coalición de Morena votaron en contra.

En la siguiente pregunta le fue peor a López Obrador. En lo que pareció un largo diálogo con el moderador León Krauze, AMLO se vio vacío, sin ideas.

Vale la pena reproducirlo, pues el candidato puntero se dibujó de cuerpo entero.

León Krauze: “Candidato López Obrador, la dificultad de las negociaciones del Tratado de Libre Comercio no se entienden sin la presidencia de Donald Trump. En junio de 2015 cuando Donald Trump anunció su candidatura a la Presidencia, le tomó 90 segundos, los conté, comenzar a agredir a México, llamar a los migrantes mexicanos criminales, narcotraficantes, violadores y, desde entonces, no ha parado. Ha lastimado y ofendido a millones de familias mexicanas aquí y allá.

“Usted ha dicho que va a convencer a Trump de moderarse y le va a pedir que nos respete. Yo le pregunto: ¿cómo se mide el respeto? Dígame un parámetro específico y medible con el que nos daremos cuenta de que Donald Trump nos está respetando en su gobierno y cómo conseguirlo concretamente, por favor”.

Y López Obrador, que seguía sin captar el fondo de la pregunta: “Con autoridad moral. El problema, León, es de que los gobernantes de México no han tenido la autoridad moral y no se ha tenido, por lo mismo, autoridad política. En efecto, Donald Trump ha ofendido al pueblo de México y ha ofendido al gobierno de México. Ha llegado a decir que el gobierno es corrupto.

Fíjate lo que son las cosas, tengo que aceptar que es cierto, me duele mucho tener que aceptar de que el gobierno de México es corrupto. No permito que lo haga un gobierno extranjero, porque somos libres, somos independientes.

Krauze: Lo entiendo, pero le pido un parámetro medible para saber que nos están respetando, un parámetro medible.

Y, otra vez, López Obrador no alcanzaba a entender:

“Que haya honestidad”.

Krauze: ¿De Estados Unidos a México?

AMLO: Que haya honestidad en México, que el gobierno de México sea honesto, que no seamos candil de la calle y oscuridad de la casa. Trump dice: “me transaron los del gobierno de México”, es mucho decir que se hayan transado a Trump, en negocios que él ha querido emprender en México…

Krauze: Déjeme preguntarle otra cosa, permítame…

AMLO: “Es muy importante la honestidad….”

Krauze: “Lo entiendo”.

El moderador se dio por vencido. López Obrador no entendía el planteamiento. Y prefirió cambiarle el tema:

“Déjeme preguntarle esto: si usted decide dejar de importar maíz estadounidense como ha dicho, fundamental para varios estados afines a Trump y Trump responde anunciando medidas contra, digamos, los productores de aguacate mexicano, ¿qué va a hacer usted? Estamos hablando de cientos de miles de mexicanos que trabajan en el cultivo del aguacate, por cierto, somos líderes mundiales. Si comienza una guerra comercial porque usted decide dejar de importar maíz estadounidense, ¿qué va a hacer, concretamente?

Afloró el verdadero tamaño del candidato puntero:

“No va a haber guerra comercial, vamos a entendernos, vamos a hacer entrar en razón a Donald Trump, ¿cómo? Con autoridad y con soberanía, lo que no han hecho los gobiernos mexicanos, que no tienen autoridad moral porque son gobiernos corruptos; entonces, vamos nosotros a cambiar las relaciones y Trump va a tener que aprender a respetarnos; eso te lo puedo garantizar”.

No daba para más López Obrador.

Cuando Meade habló del acuerdo comercial que se aprobó hace poco en el Senado y que Morena votó en contra, porque “o no sabe o no quiere” que México progrese, le preguntaron a AMLO si quería responder a eso. Y sí: pero se fue por la tangente.

Dijo: “Pues el debate es para atacarme, es obvio y diría que comprensible, estamos 25 puntos arriba en las encuestas y están pensando que se van a recuperar aquí, que van a remontar su desventaja. No van a lograrlo, no voy a caer en la provocación”.
Un mal día para Andrés Manuel López Obrador.

El Bronco, sin cambios, dicharachero y parlanchín, pero con más ideas y propuestas que AMLO.

José Antonio Meade dio un brinco adelante: mostró tablas y un buen conocimiento de los temas. Más desenvuelto y menos nervioso que en el primer debate.

Ricardo Anaya, como siempre, buen orador, velocidad mental para armar ideas de botepronto, pero ahora se vio distante de Meade que, al parecer, se llevó el segundo debate presidencial.

Comentarios