Renuncia Javier Sicilia a la UAEM: Lo tuyo, rector Gustavo, es terrorismo y prepotencia

Javier Sicilia. Foto: Octavio Gómez Javier Sicilia. Foto: Octavio Gómez

CUERNAVACA, Mor. (apro).- Javier Sicilia, fundador del Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad, presentó su renuncia a la Universidad Autónoma del Estado de Morelos (UAEM), donde acompañó la administración de Jesús Alejandro Vera Jiménez y donde, dice, ya no tiene espacio y está cansado de “agravios” de la actual administración.

Y es que desde 2014, el poeta fue nombrado director de Derechos Civiles, luego secretario de Extensión, donde fue creado un programa de atención a víctimas, desde donde se hicieron las denuncias de las fosas clandestinas de Tetelcingo y Jojutla.

Luego, fue nombrado coordinador de comunicación universitaria y finalmente fue integrado como parte del Programa de Estudios de la Complejidad y Formación de Ciudadanía, como coordinador de los estudios de la complejidad.

En una dura carta de renuncia, dirigida al rector Gustavo Urquiza Beltrán, el escritor acusa a la nueva administración universitaria de querer “dominar” y usar “clientelismo” para controlar a la UAEM, luego de considerar que “no era el más capaz” de la terna de candidatos a rectoría presentada en noviembre pasado al Consejo Universitario de la cual fue electo.

En realidad, dice Sicilia: (eres rector) “por tu temperamento bonachón, el más cómodo, el más manipulable, el menos independiente, el más burócrata”.

Sigue en su carta: “todo ser humano, Gustavo, merece respeto, deferencia, sentido de la alteridad; mucho más cuando en el orden de una institución que se funda en estructuras jerárquicas, ese ser humano es, por el puesto que ejerció y por su trayectoria al servicio del saber y del país, alguien que merece, por parte de quien está en la representación de la institución, una deferencia más precisa”.

Sin embargo, “lejos de ello, tu actitud hacia mí no ha sido la de una autoridad, no la de un rector que tiene a su cargo el buen gobierno de una institución universitaria, no la de un académico con su par, sino la de un hombre timorato sin ningún sentido de las relaciones humanas y políticas”.

Luego se queja de haber sido despojado de un asistente, “asignado para cuidarme de las amenazas que había recibido por parte del Gobierno”.

“Otro día, también sin protocolo alguno, me despojaron del automóvil que se me había asignado para atender mis funciones como Secretario de Extensión y luego como Coordinador de Comunicación Universitaria”.

Continúa: “otro día más, sin procedimiento administrativo alguno, me pidieron la entrega de la Coordinación, al grado que tuve que exigir que cada una de esas entregas, a la que la nueva administración tenía derecho, se hiciera con los protocolos correspondientes”.

Finalmente: “me bajaste arbitrariamente el salario, y no has tenido a bien tener un diálogo conmigo al respecto, a pesar de que te he buscado”, para lo cual fue desconocido incluso “el contrato que el anterior rector –es decir el representante en ese entonces de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos (UAEM)– y yo firmamos en diciembre del año pasado, en el que se me otorgaba, por mi trayectoria y mis méritos, la categoría de Profesor Investigador de Tiempo Completo Titular C y Coordinador de Estudios de la Complejidad”.

También reclamó que durante un foro realizado en la UAEM sobre la Ley de Seguridad Interior, al cual asistió Jan Jarab, el representante del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, “no sólo no te presentaste”, sino que además “permitiste un clima de linchamiento a mi persona, a la del ex rector y a la de su esposa y de intromisión del líder sindical de los maestros –un hombre cuya ignorancia es proverbial y cuya tarea debe circunscribirse a asuntos laborales– en la libertad de expresión y de pensamiento que tendría que ser uno de los distintivos del espíritu universitario”.
En la carta, el poeta se dice víctima de “terrorismo laboral”, es decir, “una forma en la que la gente sin legitimidad ejerce el poder cuando llega a un puesto de gobierno, se llama, en lenguaje moral, prepotencia”. Dice que esto le da derecho a demandar a la Universidad, pero no está en su interés, por lo que lo único que merece es “desprecio”.

Sé, dice Sicilia, “que soy un personaje incómodo para quienes actúan de manera inmoral”. Se deslinda de “los miserables que han querido responsabilizarme mediante rumores y suciedades de su propio desastre”, es decir, de la crisis financiera de la UAEM.

Asegura que la verdadera causa de ello son “los abusos a las dignas conquistas laborales”, como las becas a hijos de académicos en escuelas privadas, las pensiones y jubilaciones, los 90 días de aguinaldo, entre otras.

Sí acepta la responsabilidad de “haber intentado reformar a la UAEM, de haber defendido la autonomía universitaria de un gobernador y de una clase política corrupta y antidemocrática, que tú (se refiere al rector Urquiza), sometido a los intereses más siniestros de los sindicatos universitarios y de un gobernador corrompido, estás entregando indignamente”.

Así como de haber contribuido a crear “un modelo de trabajo para la búsqueda de desaparecidos que ha sido elogiada por el Alto Comisionado de las Naciones Unidas y por la Suprema Corte de Justicia”, a partir del hallazgo de las fosas clandestinas de Tetelcingo y Jojutla.

Finalmente, citando a Frank Zappa, dice a la nueva administración que “confunden el estar arrodillados con el estar empinados, una posición que no les envidio”.

Por ello, “desde esa dignidad, que es mi riqueza y que muchos de ustedes parecen no conocer; desde esa dignidad que está por encima de las abyecciones y de la reducción de una universidad a un botín al servicio de poderes que tienen al estado de Morelos y a su universidad devastados, renunció a ella a partir del 1 de junio de 2018”.

Load More