Revelan que Heckler & Koch sobornó a diputados alemanes para vender armas a México

El parlamento alemán. Foto: Deutscher Bundestag / Marc-Steffen Unger El parlamento alemán. Foto: Deutscher Bundestag / Marc-Steffen Unger

CIUDAD DE MÉXICO (apro).– Autoridades alemanas investigan a exfuncionarios de Heckler & Koch por el presunto soborno a diputados alemanes para poder exportar armas hacia México.

El juicio contra el mayor fabricante de armas europeo comenzó hace ocho años, cuando el activista Jürgen Grässlin presentó la primera denuncia por la comercialización de armamento hacia naciones con zonas de conflicto.

De acuerdo con la agencia de noticias EFE, este nuevo capítulo de la investigación se inició a partir de unos correos electrónicos intervenidos a Peter Beyerle, exgerente de la armamentista, quien habría sido responsable de entregar 10 mil euros a una asociación de la Unión Cristianodemócrata, partido de la canciller Angela Merkel; además de otros cinco mil euros a dos parlamentarios del Partido Liberal.

La televisión pública alemana ARD dio a conocer que la Fiscalía de Stuttgart investiga los presuntos sobornos del exdirectivo que fueron cometidos entre 2009 y 2010, con el objetivo de lograr el permiso necesario para la exportación de fusiles y ametralladoras a México.

La televisora explicó que tres semanas después de la transferencia de dinero, Beyerle escribió a Volker Kauder, jefe de su grupo parlamentario en el Bundestag, para pedirle su apoyo en la concesión del permiso de exportación.

El 15 de mayo, la Audiencia Provincial de Stuttgart abrió un proceso contra seis exempleados de Heckler & Koch por la presunta exportación ilegal de armas hacia México.

La Fiscalía dice que los acusados son investigados por vender, entre 2006 y 2009, unos cuatro mil 500 fusiles, ametralladores y municiones, por valor de 4.1 millones de euros; las armas habrían sido enviadas a territorios mexicanos en conflicto por el narcotráfico: Guerrero, Jalisco, Chiapas y Chihuahua.

Los acusados rechazaron los cargos y aseguraron que la venta a esas áreas prohibidas fue realizada por las autoridades mexicanas.

Involucrado, un militar mexicano

En su edición 2167 (el domingo 13), Proceso reveló que el general de división y exsubsecretario de la Defensa Nacional Humberto Alfonso Guillermo Aguilar habría sido beneficiario de presuntos sobornos de la empresa alemana, para cerrar contratos de venta de armas durante el tiempo en que estuvo a su cargo la Dirección de Comercialización de Armamento y Municiones (DCAM) de la Sedena.

Según las declaraciones hechas a la fiscalía de Stuttgart por un testigo dentro del proceso que la justicia alemana sigue por la posible exportación ilegal de fusiles de asalto G-36 y armas cortas de la mencionada firma a México, el general Aguilar, hoy en retiro y quien también fue oficial mayor de la Sedena, habría recibido por cada uno de los fusiles vendidos a México 25 dólares y por cada arma corta 20 dólares como soborno.

El testigo es un antiguo trabajador de H&K, quien fue enviado a México entre 2006 y 2008 para realizar presentaciones sobre el armamento alemán y brindar entrenamiento y asesoría en el uso de las armas a los clientes mexicanos.

En 2015, la Sedena reconoció que al menos cuatro mil 700 de esas armas exportadas a México fueron a parar a Chihuahua, Guerrero, Chiapas y Jalisco, estados vetados por la ley alemana por considerarlas entidades donde se violan los derechos humanos.

Comentarios

Load More