El icónico escritor Philip Roth se va sin el Nobel

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Al cancelar para este año el Premio Nobel de Literatura debido a problemas internos para limpiar su nombre, la Academia Sueca le jugó una muy mala pasada a alguien en especial: a Philip Roth, su eterno candidato.

El escritor estadunidense oriundo de New Jersey (Newark, 19 de marzo 1933), falleció cerca de la media noche de ayer en Manhattan, Nueva York, de una insuficiencia cardiaca. Según información de agencias, tanto la revista The New Yorker, como su agente Andrew Wylie, su biógrafo Blake Bailey como su amiga cercanísima Judith Thulman confirmaron la noticia.

Considerado uno de los escritores icónicos de la segunda mitad del siglo XX en Estados Unidos, obtuvo reconocimientos múltiples como el Pulitzer o el Príncipe de Asturias, y además de cuentos y novelas escribió ensayos. Realizó una trilogía célebre en la narrativa con Pastoral americana (1997), Me casé con un comunista (1998) y La mancha humana (2000). En 1969 había deslumbrado a las letras de su país con la novela Portnoy’s Complaint.

Varios de sus libros fueron llevados al cine. Señaló al presidente Trump así, como lo recordó el diario español ABC: “Es un fraude masivo, la suma maléfica de sus defectos, desprovisto de todo excepto de la ideología vacua de un megalómano”.

En 2012 decidió abandonar la escritura al publicar Némesis y optar por la lectura.

Acerca del autor

Hizo estudios de filosofía en la UNAM donde ha impartido clases. Reportero de las Secciones Culturales de Excélsior (entre 1967 y 1976) y de Proceso de la cual es editor.

Comentarios