El ingenio mexicano: el arte de hacer autos a escala con cartón

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Entre las decenas de autos reales, a escala, coleccionables, charlas y asistentes que tuvo la Diecast Convention 2018, hubo un expositor colocado en la entrada de manera discreta que destacó por el arte que expuso: la habilidad de hacer autos perfectos a escala a partir de papel, cartón y elementos reciclables.

Los asistentes a esta convención efectuada del 27 al 29 de abril en el Palacio de los Deportes, pudieron ver distintos automóviles reales, pero también a escala, como los hechos por Arturo Monroy Espinosa  (Ciudad de México, 1970).

En entrevista con Proceso, el artesano cartonero -como se hace llamar en su tarjeta de presentación- explicó que entró de lleno a esa labor en febrero del año pasado, cuando se quedó sin trabajo, y al tener problemas graves del corazón que le impiden hacer labores cotidianas, decidió dedicarse al que en un momento fue pasatiempo en su niñez.

Foto: Cortesía Arturo Monroy

Foto: Cortesía Arturo Monroy

Inició haciendo carritos de cartón cuando tenía siete años y no podía salir a jugar como el resto de los niños debido a problemas cardíacos:

También te recomendamos

“Era una impotencia tremenda, ¿se imagina? Hasta que un día me encontré cartulina y pegamentos y empecé a hacer coches a la manera de un niño, después me di cuenta que podía pintarlos con prismacolor, que podía hacer espejos a partir de micas de cajas de pañuelos, más grande encontré otros materiales, pero los hacía para mí.

“Estudié diseño industrial en la UAM Azcapotzalco y trabajé por muchos años en el área de diseño de una empresa de suajes hasta 2014, cuando me liquidaron. Entré a trabajar a otros lados, pero por mi condición de salud que se agravó con episodios de desmayos no pude seguir en un trabajo estable, así que desde el año pasado me dedico a esto”.

Foto: Cortesía Arturo Monroy

Foto: Cortesía Arturo Monroy

Se lee en la tarjeta del artesano:

“Eres coleccionista y nadie fabrica la pieza que quieres, no esperes más…. Tenemos la solución”.

Y, en efecto, Monroy Espinoza ha hecho desde “vochos”, Ford modelo T,, Grand Marquis, hasta diversos tipos de autos antiguos y actuales. Dice ser capaz de hacer el auto que le pidan, incluso ha hecho torres latinoamericanas, casas y catrinas y otras figuras de dibujos animados a escala.

Entre los materiales que ocupa está el cartón caple de 24 puntos, papel cascarón, papel batería, terciopelo e infinidad de papeles de ese tipo, pinturas de aerosol, aluminio delgado, micas, resistol 850, autoadheribles, materiales de uso en uñas de acrílico y lo que el ingenio le dicte, pues dice que cada petición es única.

“Por ejemplo, los faros de un vocho son blíster de aspirinas, la ventana trasera de la camioneta Windstar es un vidrio muy curvo, entonces me las ingenié cortando un botellón de agua, hay muchas micas que las tomo de botellas de agua, se trata de buscarle, cada pieza pide algo diferente”.

Hacer un coche a escala 1:20 (que es la que domina, es decir, cinco centímetros por cada metro aproximadamente) toma en promedio de 15 días a dos meses, y el costo es de cuatro mil a seis mil pesos, según el detalle del auto.

Foto: Cortesía Arturo Monroy

Foto: Cortesía Arturo Monroy

“No es lo mismo las calaveras de un Topaz que son muy simples, a las de un Cougar que lleva los faros metidos, separados y moldura en toda la periferia”.

-¿Cómo llegó a la convención de juguetes?

-Un poco por suerte, tuve la oportunidad de conocer a Sean Taylor en la última convención (Diecast Convention 2017), le enseñé uno de mis modelos, y creo que le comentó a Richard Zauceda, de ahí Richard me contactó, vio lo que hacía y me facilitó el espacio para exponer mi trabajo en la convención, incluso tengo una invitación para la convención de Hot Wheels de octubre próximo en esta ciudad.

-¿Tiene algún reto?

-Quizás un coche eléctrico, me tardaría un poco más de tiempo en hacerlo, pero creo que sería un reto, lo he pensado y lo estoy analizando, no puedo invertir mucho en esto, porque desde que me quedé sin trabajo no ha sido fácil, a veces vendo uno y pasa mucho tiempo para que venda otro porque entiendo que no siempre hay dinero y esto es una inversión. He llegado al punto de no tener qué comer, pero en la medida que se pueda me gustaría intentar hacer un auto eléctrico.

-Se dice que el mexicano es puro ingenio ¿qué piensa?

-Es cierto, no es presunción pero me considero un ejemplo, cada carrito que tengo y que hago es solucionar un problema o varios, así que estoy de acuerdo, somos muy ingeniosos.

El artesano comentó que actualmente está haciendo una limosina rosa porque “están de moda”, así como un Lincoln Towncast 1992.

“Mi fuerte son los automóviles, pero puedo hacer lo que la gente me pida, he hecho aviones: un Boeing 727 y algunas avionetas”.

Los interesados que quieran replicar el auto de sus sueños o algún otro modelo a gusto pueden contactar a Monroy Espinoza a través de su correo: arturomonroy26@yahoo.com.mx y su celular: 5534180376.

Acerca del autor

Licenciada en Ciencias de la Comunicación (2005) con Diplomado en Relaciones Públicas (2014), habla inglés y francés, amante del cine y los idiomas. Se inició como reportera de deportes en su natal Veracruz, y luego en publicaciones de la Editorial Vía Satélite de la Ciudad de México. Forma parte de la Sección de Cultura y Espectáculos de Proceso desde 2007.

Comentarios