Harvey Weinstein se entrega en NY; paga 1 mdd de fianza y sale libre con un brazalete electrónico

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El productor de Hollywood, Harvey Weinstein, quien esta mañana se entregó en una Comisaría de Policía de Nueva York, fue acusado formalmente de violación y abuso sexual.

Weinstein, de 66 años, depositó una fianza de un millón de dólares que le impuso un juez de Nueva York, y deberá portar un brazalete electrónico que lo mantenga localizado en todo momento.

Además, el productor –acusado por el fiscal de violar a una mujer y de forzar a otra a practicarle sexo oral– tuvo que entregar su pasaporte y tendrá los viajes limitados.

De acuerdo con un despacho informativo de la agencia Reuters, Weinstein llegó a las 7:27 hora local (11:27 GMT) a la comisaría número 1 del Departamento de Policía de Nueva York (NYPD) para cumplir con el procedimiento de registro y para que le tomaran la foto y las huellas dactilares.

El caso lo lleva la fiscalía del distrito de Manhattan, a cargo de Cyrus Vance, quien aseguró que el imputado utilizó su posición social, “su dinero y su poder” como “señuelo para llevar a mujeres jóvenes a situaciones en las que pudieran ser violadas”.

Weinstein tiene dos causas pendientes: una por abusos sexuales contra la aspirante a actriz Lucia Evans, supuestamente cometidos en 2004, y otra por la presunta violación de la actriz de origen español Paz de la Huerta, en 2010.

Los abogados del productor han dicho que todas las denuncias de abuso sexual “carecen totalmente de mérito”.

Harvey Weinstein fue acusado por decenas de mujeres de agresiones sexuales y detonó el movimiento global #MeToo y la creación de un fondo de defensa legal llamado “Time’s Up” (“Se acabó el tiempo”), que ya suma 21 millones de dólares en donaciones y que busca ayudar a esas mujeres con salarios bajos a protegerse de las consecuencias que puede tener denunciar los abusos sexuales.

En octubre pasado, más de un centenar de mujeres acusaron públicamente al otrora poderoso productor de cine y televisión de acoso, agresión sexual o violación, tras las primeras denuncias aparecidas en la revista The New Yorker y en el diario The New York Times.

Weinstein es objeto de investigaciones criminales en Londres, Los Ángeles y Nueva York, aunque aún no hay una culpa penal formal en su contra.

El pasado 20 de marzo, la compañía Weinstein se declaró en bancarrota y ha roto “con efecto inmediato” los acuerdos legales que impedían hablar a las víctimas de acoso sexual por parte del ahora imputado.

Comentarios