Los mejores candidatos pueden perder por tener “la marca equivocada”, advierte el presidente de la Coparmex

En entrevista con Proceso, el presidente de la Coparmex, Gustavo Adolfo de Hoyos, se muestra extremadamente cauto cuando se le pide su opinión sobre los atributos o defectos de un candidato presidencial en particular, aun tratándose de José Antonio Meade, cuya campaña sigue sin despegar, y de Andrés Manuel López Obrador, aborrecido de manera manifiesta por las cúpulas empresariales. De Hoyos prefiere hacer un llamado a los candidatos a la tolerancia, a la inclusión, y sentencia: “Lo que vamos a ver en esta elección es que los mejores candidatos pierdan por tener la marca equivocada”.

CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- La pregunta fue clara:

“Hay la percepción en muchos sectores de que, como se dice en la jerga boxística, José Antonio Meade es, libra por libra, el candidato mejor preparado y el que podría armar un equipo de gobierno más sólido, con la mayor experiencia. Pero es abrumadora la mayoría que habla de sus nulas posibilidades de ganar, por la simple razón de que es el candidato del PRI y la gente, definitivamente, ya no quiere saber más del partido que es la gran losa que carga el candidato. ¿Usted qué posibilidades reales le ve?”.

Gustavo Adolfo de Hoyos Walther, presidente nacional de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) y uno de los empresarios más activos y críticos del actual proceso electoral, responde: “No puedo pronunciarme sin desprenderme de mi calidad de presidente de una organización apartidista y hacer juicios de valor sobre el desempeño de uno u otro candidato”.

Y aun cuando no responde de manera directa, elípticamente es contundente: “El desempeño de los partidos marca el destino de sus candidatos, sea para la Presidencia, una gubernatura o cualquier otro cargo de elección popular. Eso es normal en una democracia”.

Amplía su razonamiento:

“Lo que vamos a ver en esta elección –y lo digo de manera plural, porque así no hago individualizaciones– es que los mejores candidatos pierdan por tener la marca equivocada.

“El sistema de partidos se construye bajo la premisa de que los ciudadanos, cada tres o cada seis años, tienen la opción de castigar a las formaciones políticas que han incumplido con la sociedad; así está construido en sus fundamentos el sistema de partidos.

“Entonces, los partidos que incumplen hacen que sus candidatos, en el futuro, paguen la factura. Y yo creo que ese hecho –que, repito, es consustancial de la democracia– va a tener carta de naturalización en esta elección”.

Fragmento de la entrevista especial publicada en Proceso 2169, ya en circulación

Comentarios