Trump revive propuesta de suscribir acuerdos bilaterales con México y Canadá

WASHINGTON (apro).- El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, reiteró su displicencia con el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), aunque dijo que le gustaría que tuviera otro nombre, o bien, optar por concretar compromisos comerciales bilaterales con Canadá y México, en lugar del regional.

“Me gustaría un TLCAN con diferente nombre, un tratado por separado con Canadá y otro con México, son dos países diferentes”, declaró en la Casa Blanca durante un breve encuentro con reporteros.

El mandatario estadunidense insistió en que el TLCAN es un compromiso “desastroso” para su país, por medio del cual Canadá y México han sacado ventaja de los trabajadores y compañías de Estados Unidos.

“Creo en la palabra reciprocidad”, subrayó, al ser cuestionado sobre las tarifas arancelarias que impuso su gobierno esta semana a las exportaciones de acero y aluminio de Canadá, México y los 28 países que integran a la Unión Europea (UE).

“Perdemos una fortuna con México, 100 mil millones de dólares al año y ya no va a ocurrir”, apuntó el magnate republicano en referencia a las razones por las que desea disolver al TLCAN y del por qué impuso las tarifas arancelarias de 25% al acero y 10% al aluminio de las naciones que sancionó.

“Amo a México”, matizó Donald Trump. “Son aliados, pero sacan ventaja de nosotros. México no nos ayuda con el asunto de la frontera; tienen leyes más fuertes que las nuestras y si quisieran ya hubiésemos resuelto el problema de la frontera”, anotó.

Con la imposición de las tarifas arancelarias por parte de Estados Unidos se dio por terminada la etapa de renegociación del TLCAN.

Por ahora, la reacción de México y Canadá de responder a Trump con acciones compensatorias al comercio estadunidense desató la guerra comercial en América del Norte y, ante ello, se abre la posibilidad de anulación del TLCAN.

La posibilidad de crear acuerdos bilaterales para remplazar a dicho Tratado es una idea que Trump ha manejado desde que ganó la Presidencia estadunidense, así como la intención de rebautizar al acuerdo tripartita, siempre y cuando se logren compromisos para modernizarlo.

El fracaso de las renegociaciones comerciales se generó por la insistencia de Trump de imponer una regla de origen de 75% a los automóviles estadunidenses y de definir una fecha de caducidad del acuerdo comercial cada cinco años.

Canadá y México no aceptaron las imposiciones de Trump, por lo que se dio por terminada la etapa de renegociación y, a su vez, la Casa Blanca anunció el establecimiento de los aranceles al acero y aluminio.

Comentarios