Gobierno de Nuevo León interviene a la policía de Cadereyta por incremento de violencia

Los expertos indicaron que Fuerza Civil se militarizó en los tiempos en que hubo mayor violencia en las calles, pero ahora que la exhibición de fuerza de los delincuentes ha disminuido. Foto: fuerzacivil.org.mx Los expertos indicaron que Fuerza Civil se militarizó en los tiempos en que hubo mayor violencia en las calles, pero ahora que la exhibición de fuerza de los delincuentes ha disminuido. Foto: fuerzacivil.org.mx

MONTERREY, NL. (apro).- La policía estatal Fuerza Civil tomó control de la seguridad pública del municipio conurbado de Cadereyta y sustituyó al casi centenar de uniformados que ahí trabajaban, para contener la violencia que se ha incrementado en el municipio, informó el gobierno de Nuevo León.

Fue el mandatario interino, Manuel González, quien tomó la determinación de concentrar y desarmar a los 92 agentes municipales y enviar un contingente de 120 elementos estatales que, junto con policías rurales y soldados, conforman una fuerza que ahora hará labor preventiva.

El decreto que firmó el mandatario fue originado por una denuncia de empresarios y ciudadanos, que se quejaron de la alta incidencia de delitos en los municipios, lo que provocó una desconfianza generalizada, que desembocó en la remoción de la fuerza municipal.

La medida tendrá una vigencia de 60 días, que podrían prolongarse, si es que persisten las actuales condiciones, dio a conocer González Flores, quien aclaró que se respaldó, para declarar la emergencia policial, en los Artículos 21 y 115 de la Constitución General.

Los policías locales, junto con los mandos, serán sometidos a partir de hoy a controles de confianza, que incluyen pruebas toxicológicas y sicométricas, señaló una fuente policiaca.

Por su parte, el secretario de Seguridad Pública del Estado, Bernardo González Garza explicó que, de los elementos que trabajaban en este municipio ubicado 30 kilómetros al oriente de la capital, 19 no había superado los exámenes de confianza y un número igual no se había sometido a ellos.

El funcionario confirmó que la incidencia delictiva motivó la intervención de la corporación local.

“El incremento en los delitos de alto impacto como los homicidios, las extorsiones, el robo a vehículo, el robo a negocios, el robo a casa habitación, motivaron la petición ciudadana de que no estaba funcionando el cuerpo policiaco. Tomo esa decisión del Ejecutivo del Estado. La Ley permite que se haga esto de manera temporal, y hasta en tanto no regresen las condiciones normales al municipio, el Estado asume el mando de la Policía Municipal”, dijo.

Ya en el 2009, en plena crisis de inseguridad en el estado, hubo una situación similar, en la que el Ejército tomó control de labores preventivas en los municipios conurbados de Cadereyta, Santiago y Juárez.

Luego de que fuera sustituida la policía ahí, paulatinamente se le regresó el control de la misma a los respectivos ayuntamientos.

Comentarios

Load More

Informate en la revista digital de Proceso