Cuando Vicente Fox declaró ser un populista

En marzo de 1999, a unos meses de la elección presidencial que ganaría, Vicente Fox declaró a este semanario que era un populista. Por ser de interés público, a continuación reproducimos íntegra la entrevista que el reportero Elías Chávez le hizo al guanajuatense, hoy declarado enemigo número uno de Andrés Manuel López Obrador y que se tituló “Si no hay un proyecto consensado, no voy en alianza”. Que Cárdenas sea candidato; mi propuesta es precisamente lo contrario, dice Vicente Fox, y clama por definiciones.

En esa edición, la número 1167, Proceso llevó en la portada la imagen del ahora expresidente, acompañada del título: “Fox: Soy populista y seré Presidente”.

LEON, Gto. (Proceso).- Seguro de que será presidente de la República, Vicente Fox confiesa una duda: No sabe si usará traje y corbata el día de la toma de posesión.

Vestimenta aparte, Fox no descarta la posibilidad de un golpe de Estado si su triunfo es por escaso margen, y alerta

sobre el peligro de que en este proceso electoral pueda haber “violencia, hechos de sangre y muertos” como en 1994.

Por lo pronto, el gobernador de Guanajuato exhorta a crear un nuevo proyecto de nación, da a conocer parte de lo que sería su programa de gobierno, se declara populista, identifica a los dirigentes de la organización “Amigos de Fox” y arremete contra el presidente Ernesto Zedillo.

Y aunque reconoce que todavía le falta ganarse la candidatura presidencial del Partido Acción Nacional (PAN), piensa que sus contrincantes serán, por el Partido Revolucionario Institucional (PRI), Francisco Labastida Ochoa, y Cuauhtémoc Cárdenas por el Partido de la Revolución Democrática (PRD).

Ave de tempestades, Fox no se espanta ante la agitación política que vive el país, en la que priístas, panistas, perredistas se enfrentan todos contra todos:

–Está sucediendo algo maravilloso: un proceso electoral que se inició con suficiente tiempo y claridad, no en la clandestinidad, como sucedía antes. Ahora se trata de un proceso de cara a la sociedad, que pone al desnudo a los candidatos y sus propuestas. Ahora necesitamos generar un nuevo proyecto de nación. El viejo proyecto de la revolución ya quedó muy atrás, ya no responde a las necesidades de 100 millones de mexicanos. El mundo y el México de hoy son totalmente diferentes al de 1910 y 1917.

“Y para mí es muy afortunado lo que está pasando. No quiero ser presuntuoso, pero es el resultado de una aportación muy concreta que iniciamos, desde el 6 de julio de 1997, para sacar de sus madrigueras a los Bartlett, a los Madrazo, a los Esteban Moctezuma… Ojalá y en está ocasión no haya violencia, no haya sangre, no haya muertos como hubo en el último proceso electoral.”

–Desea usted que ojalá y ahora no haya hechos sangrientos como hace cinco años, cuando mataron a Luis Donaldo Colosio. ¿Usted no tiene miedo de que intenten matarlo?

–Miedo tenemos todos, a la muerte y a muchas cosas, pero podemos controlarlo, superarlo. Cuando se lucha por una causa superior, cuando se lucha por México, por lo menos en mi caso no tengo preocupación. Me levanto muy tranquilo cada mañana –a las cinco y media–, y luego de trabajar todo el día me voy a dormir como santo niño a las ocho y media o nueve de la noche. Duermo muy tranquilo.

–¿Ninguna precaución ha tomado?

–Sólo dos: tener mi conciencia tranquila, estar en paz conmigo mismo y con Dios, estar confesado y comulgado si puedo cada domingo, porque soy católico, y tener un seguro de vida a favor de mis hijos, para que ellos puedan seguir adelante.

“Lo demás me tiene sin preocupación. Con gusto entregaría mi vida para que México cambie, salga de estas crisis recurrentes, se convierta en un país exitoso y triunfador; para que México sea nuestro mayor orgullo y lo podamos presumir en el mundo como un país que avanza, que es seguro, estable y da oportunidades a sus ciudadanos; como un país donde todo el que trabaja y se esfuerza pueda ver el fruto de ese trabajo y ese esfuerzo. Por ver eso, podría morir muy tranquilo.

–¿No teme un golpe de Estado si usted gana la Presidencia de la República?

–Dependerá mucho del proceso. Siempre está latente esa posibilidad. Si el triunfo fuera apenas por encima de otros competidores, con escasísimo margen, si ese triunfo fuera de manera muy pírrica, probablemente quienes quedan afectados pudieran intentar o pensar en alguna alternativa como esa del golpe de Estado.

–¿Qué haría usted para evitarlo?

–Tengo la convicción de que, alcanzando a la Presidencia de la República, lo último que haré es ir con venganzas hacia atrás, en una cacería de brujas a tratar de hacer una justicia que quizá muchos van a reclamar. Llegando a la Presidencia sólo veré para adelante, buscaré la concordia, la unidad, la armonía, para salir de este atolladero en que se encuentra el país. Esto no quiere decir que se quedarían sin castigo crímenes evidentes que se han cometido contra el país.

Empate técnico

Cada trimestre, el equipo de Fox realiza encuestas para conocer la intención de voto a nivel nacional. Los resultados más recientes, en materia de candidatos, son los siguientes:

Fox: 32% de intención de voto, 70% de conocimiento del candidato. Cuauhtémoc Cárdenas: 26% de intención de voto, 94% de conocimiento del candidato. Francisco Labastida: 14% de intención de voto, 65% de conocimiento. Madrazo: 16% de intención de voto, 70% de conocimiento.

“Estos serían –comenta Fox– los principales resultados, aunque por ahí aparece de repente Miguel Alemán, como si alguien lo estuviera tratando de empujar. Porfirio Muñoz Ledo también aparece, pero con bastante menos porcentaje. Moctezuma tiene 1.5%, y otros, como Roque Villanueva con menos uno…

“Respecto de partidos políticos, si las elecciones fueran hoy, 38% votaría por el PRI, 30% por el PAN y 22% por el PRD. Si promediamos las dos cosas, candidatos con partido, Fox-PAN, Labastida-PRI y Cárdenas-PRD, las tres partes andamos cerca de un empate técnico, en 30%. . Y éste es el escenario más probable para el día de la elección.”
De sus posibles contrincantes, Fox opina:

“Claramente, Labastida es el candidato de Zedillo y, por tanto, va a ser el candidato del PRI. No tengo la menor duda. Todos los demás son polvareda, cortinas de humo, peones del sistema. Son la única respuesta que han encontrado a esta estrategia que iniciamos de arrancar temprano. Y de llevar la delantera, el control de los tiempos y el ritmo de la elección. Esto lo estamos llevando por primera vez nosotros. Finalmente le arrebatamos esa condición al PRI.

“A Labastida lo describiría como una persona amable, tiene facilidad de palabra, de debate, preparación y experiencia política, buen look en la televisión, lo cual es muy importante ahora, pero también tiene muchos cuestionamientos fuera y dentro del país.

–¿Y Bartlett?

–Bartlett es peón, no va a estar en la final. Y no va a estar porque no pasa ninguna prueba. No pasa la prueba de la ética porque fue causante de la caída del sistema, ni pasa la prueba de la modernidad porque es un dinosaurio absoluto.

–¿Cuauhtémoc?

–Me parece de lo más interesante que Cuauhtémoc sea el candidato del PRD. Me parece indispensable, en este tránsito en la frontera entre el siglo XX y el XXI, que en el país hagamos definiciones y decidamos si queremos seguir viviendo en la primera mitad del siglo XX, si queremos el viejo sistema de monopolio del Estado en el control de la economía y de la educación, en el control corporativo de la sociedad; si queremos el México que padecimos en el siglo XX, pues la opción es Cárdenas. El sigue añorando el viejo pasado de su padre, el viejo pasado de 1936. Sigue todavía metido en los paradigmas y en los tabúes del petróleo, de la petroquímica, de la industria eléctrica.

“La propuesta nuestra es precisamente lo contrario. Es no voltear hacia atrás, es construir hacia el futuro, tener muy cierto el escenario que vive el mundo hoy, donde no hay más alternativa que la globalización, donde la riqueza y el patrimonio de un país no se mide por el petróleo, sino por el capital humano, por el número de maestrías y doctorados que tiene ese país, donde el desarrollo no viene desde Los Pinos, sino del esfuerzo en tecnología, ciencia e investigación; viene del esfuerzo y el trabajo concertado de cada ciudadano en cada trinchera, en cada rincón y en cada día del año en todo el país.”

En cuanto a la alianza a la que convocó Cuauhtémoc Cárdenas, Fox dice que tiene hacia ella “una actitud totalmente positiva”.

Explica:

“Lo he comentado con Luis Felipe Bravo (nuevo presidente del PAN). Empieza a permear en el PAN una cultura de aprobación hacia las alianzas. Antes había una cultura muy en contra de las alianzas. Sin embargo, dentro del PAN probablemente, en este momento, todavía 60 o 65% del panismo estaría en contra de alianzas.

“Pienso que lo mismo que pueda lograrse a través de una alianza, también puede lograrse a través de la segunda vuelta electoral. Lo que sí rechazo tajantemente, primero, es ir a una alianza por decreto o por acuerdo de cúpulas. Ese es el camino más corto al fracaso. Segundo, rechazo participar en una alianza si no hay un proyecto consensado, si no hay un proyecto común en el cual estemos de acuerdo; entendiendo que hay que tener tolerancia y que todos tendremos que hacer concesiones para que se de ese proyecto común. Y numero tres, no voy a una alianza si no hay garantías mínimas de que el proceso de elecciones primarias o cualquier proceso que escojan, no vaya a ser manoseado y no vaya a resultar en un fraude electoral.”

–Diego Fernández dice: Si Fox no es candidato, no habrá una tragedia nacional. ¿Qué opina usted?

–Por supuesto que es cierto. También dice Luis Felipe Bravo que Fox no necesariamente es el único precandidato y que todavía no es el candidato. Todo esto es correcto. Y sé que el PAN es un partido democrático, que nadie me va a regalar esa candidatura y que la tengo que trabajar, tengo que convencer y ganarme el apoyo de los panistas. Llevo 18 meses en campaña y a ni un solo panista le he pedido su voto todavía, porque yo respeto los procesos del PAN. Sin embargo, he tenido muchísimas adhesiones espontáneas.

–¿Cuántas?

–Miles y miles me han dicho que están conmigo. Quizá más de un cuarto de millón de panistas. Pero ni quiero anticipar que tengo garantizada la candidatura, ni quiero ofender a ningún panista ni a ningún demócrata, diciendo que ya la tengo amarrada. Se que me la tengo que ganar. Y tengo confianza en mí mismo y sé que las cosas se ganan trabajando. Es muy legítimo lo que hice: Empezar temprano. Es una decisión que no violenta absolutamente ninguna norma del PAN. Simplemente inicié una estrategia como la que hice aquí en Guanajuato y como la hizo Manuel Clouthier, que empezó a trabajar dos años y medio antes su candidatura; como la hizo Manuel Gómez Morín muchas veces y como lo han hecho un sinnúmero de panistas. No tiene nada de chueco, nada de ilegítimo lo que estoy haciendo. Por tanto, me siento totalmente tranquilo, confiado. Quiero alcanzar el 75% de los votos en la convención del PAN.

Las puntualizaciones

–¿Sigue pensando que en 15 minutos resolvería el problema de Chiapas?

–Sí. Y qué bueno que me da la oportunidad de aclararlo, pues todo mundo se burla de mí por este asunto. Quiero repetir textualmente lo que dije: Que en 15 minutos resuelvo el problema de Chiapas, siempre y cuando Marcos esté por la dignificación de los indígenas, por el desarrollo humano y económico de Chiapas y de México. Si esto es lo que pretende Marcos, se lo que quiero oír cara a cara, y es por lo que quiero verme con él en cuanto sea candidato formal de Acción Nacional. Si eso quiere Marcos, efectivamente en 15 minutos me pondré de acuerdo con él.

–Si está a favor de privatizar Pemex, también estará usted a favor de privatizar la industria eléctrica…

–Sí, pero me explico: La manera en que se privatizó en México es la manera más corrupta, errónea y equivocada de lo que se ha hecho en ningún otro lugar del mundo. Por eso el pueblo de México no quiere ni oír hablar de privatizaciones. Sin embargo, lo mal hecho de Salinas, de De la Madrid, en esta materia, no tiene por qué impedirnos que el tema sea vuelto a considerar. No es el presidente de la República el que tiene la facultad de privatizar nada. Es el Congreso. Los mexicanos y las mexicanas pueden dormir tranquilos, que aunque Fox quisiera hacer una cosa u otra como presidente de la República, no es su facultad. tendrá que ser el Congreso.

“Mi postura al respecto es que no podemos seguir en los tabúes de 1936; que lo que funcionó entonces no tiene porque necesariamente funcionar hoy. Yo creo que se puede hacer una transferencia de empresas que hoy son públicas del Estado, para convertirse en empresas públicas de mercado, con una participación democrática de mexicanos y de extranjeros en algunos casos.

–Castillo Peraza dice que el populismo de derecha es peor que el populismo de izquierda.

–Si populismo quiere decir compromiso con el pueblo, responsabilidad social, garantizar oportunidades básicas, mínimas, para que cada ciudadano y cada familia tengan desarrollo personal, desarrollo humano, sí que soy populista. Soy el más populista de los populistas.

“Si populismo quiere decir engañar, tomar el pelo a la ciudadanía, rechazo tajantemente ser populista. Repito: soy un hombre de resultados, que entrega hechos. Y ésta va a ser la mejor carta para la candidatura a la Presidencia de la República.

–¿Entre sus asesores se encuentran Jorge G. Castañeda y Adolfo Aguilar Zinser?

–Entre mis asesores, no. Son mis cuates. La llevo muy bien con ellos. Como la llevo muy bien con Enrique Krauze: ayer comí con él y ampliamente platicamos de México, de la historia, de lo que tenemos que hacer en el país. Y la llevo muy bien inclusive con miembros del PRI, como Tomás Ruiz (subsecretario de Hacienda) y Sidaoui (actual subgobernador del Banco de México)…

Quiénes son los “Amigos”

–¿Qué tiene que ver “Amigos de Fox” con el PAN?

–De 100 mil o más ciudadanos que se han registrado en “Amigos de Fox”, con nombre y domicilio, 50% debe ser panista. Entonces, somos uno y lo mismo. Ellos decidieron hacer la organización, no yo. Y la hicieron para conseguir fondos para apoyar el cambio democrático en el país y para apoyar concretamente la candidatura de Fox. La organización está registrada ante Hacienda, cumple cabalmente con las leyes fiscales, entrega su declaración de ingresos y egresos, sustentada con facturas, cumple con todo lo que tiene que cumplir. No hay absolutamente nada chueco en ella.

–¿Pero a quién le rinden cuentas, quién decide cómo usar el dinero?

–Este… la organización la están dirigiendo Lino Corrodi, José Luis González. También está Ernesto Ruffo. La rendición de cuentas es a la Secretaría de Hacienda.

–Además de los dos primeros empresarios que mencionó, Corrodi y González ¿quiénes más participan?

–Cuando se me piden nombres no los damos, simple y sencillamente porque en este país hay un gran temor de todo aquel que aporta algo para la oposición. Ellos piden confidencialidad.

–El anonimato implica riesgos.

–Tenemos mecanismo muy claros para superar esos riesgos. En primer lugar, en la cuenta en que se depositan las aportaciones, cualquier depósito que pasa de 10 mil pesos y que no es nominativo y no se sabe exactamente de dónde viene, el banco automáticamente lo rechaza, lo pasa a otra cuenta, para que ese dinero se vaya directamente a pensionados, a asilos de niños o a cualquier obra social. Y del dinero que se recibe en mayores cantidades, tiene que conocerse ampliamente quién lo da. Así nos aseguramos que por aquí no se filtre ningún dinero chueco, mal habido. Pero tampoco debemos obstaculizar a tanta gente que quiere invertir dinero para tener democracia en México. Creo que es la mejor inversión que hay en este momento en el país.

–¿Qué papel jugará “Amigos de Fox” si usted llega a la Presidencia?

–Ninguno. Su único propósito es la democracia en el país y llevar a Vicente Fox a la Presidencia.

–¿Cuánto costó su publicidad en el Superbowl?

–Ese comercial no es caro. Es mucho más caro el de Madrazo. Los 30 segundos que usa Madrazo son casi el doble más caros. Aquí lo importante es que todo es pagado por “Amigos de Fox, AC”. No son pagados por el gobierno del estado ni son fondos de los guanajuatenses. Eso es importante que quede bien claro.

–¿Por qué tenemos que creerle a Fox?

–Porque soy una persona seria, honesta. Yo no entré a esto para robar. Entré para sacar a los rateros que están dentro. Y en segundo lugar, creo que se puede confiar en la Contaduría Mayor de Hacienda del Congreso del estado de Guanajuato, porque ahí no hay control del PAN: es de la oposición. Y ellos me están auditando, día por día, desde el 6 de julio de 1997 que declaré mi intención de ser candidato. Eso no se lo han hecho a nadie, en ningún lugar del país.

“Ahora, el caso de Madrazo sí es totalmente diferente. El sí está usando los recursos del gobierno del estado de Tabasco, de los tabasqueños. Y los está usando, primero porque lo hace público, así de cínico es. Y segundo, porque así están las cuentas. El tiene gastados, hasta este momento, arriba de 200 millones de pesos en lo que lleva de campaña. Es increíble que un estado del tamaño de Tabasco, tenga un presupuesto de comunicación social para este solo propósito de 200 millones de pesos, en tres meses.

“Yo no sé los tabasqueños qué hacen, por qué no les preocupa que su gobernador se esté volando tanto dinero y lo esté usando para ese propósito.”

La vida personal

–¿Su lenguaje, coloquial, es deliberado o natural?

–Es natural. Siempre he hablado así, siempre he vestido así, siempre he pensado así. Ojalá mi forma de vestir, el peso de mis botas me mantenga siempre con los pies en la tierra. Y si no, para eso está la sociedad, para que me lo recuerde y me jale las orejas, y para que me impida ser sangrón y mameluco como son la mayoría de los políticos.

–Si llega a Presidente, ¿en el Congreso va a hablar de mamelucos y de jaladas, cuando rinda sus informes?
Entre carcajadas, responde:

–No sé, mano. Fíjate que no sé si, primero, voy a usar traje y corbata el día de la toma de posesión. Eso lo voy a dejar cómo una sorpresa para los ciudadanos: No se va a saber cómo voy a ir vestido, sino hasta el momento en que aparezca ahí en la toma de posesión. Y en cuanto a las majaderías y malas palabras, habrá que ver, ¿no?

–¿Se va usted a casar con Nina Zambrano Treviño (hermana de Lorenzo Zambrano, presidente del Grupo Cemex)?

–Absolutamente nada. Yo no sé de donde surgió ese rumor. Se extendió muchísimo allá en Monterrey. Yo he tenido una reunión con ella, junto con otras 20 mujeres que se reunieron, como en muchos lados de la República, a comentar nuestra propuesta, mi candidatura, pero no hay absolutamente nada en ese sentido. Y si lo hubiera no tendría nada de malo…

–Luego de divorciarse, usted dijo –en mayo de 1995– que se seguía considerando casado ante Dios y ante sus hijos. ¿Persiste esta convicción?

La cara de Fox se ensombrece. Responde:

–Sí, tengo un compromiso muy firme en ese sentido, Soy católico. Existe la anulación del matrimonio, tanto por la ley como por la Iglesia, pero no la he buscado. Estoy satisfecho como estoy. Me ocupa de tiempo completo la educación de mis hijos, el amor con ellos. Me ocupa de tiempo completo, me entusiasma, me llena de satisfacción mi trabajo, mi tarea de gobernador. Me hace uno de los hombres más felices de la tierra el poder aportar mi granito de arena para luchar por mi país, por el México de mis hijos y de todos los chiquillos de este maravilloso país.

Esta entrevista se publicó el

Comentarios