Los Zoé recorren “Aztlán” en el Auditorio Nacional

CIUDAD DE MÉXICO (proceso.com.mx). Un alucinante viaje de casi dos horas de rock ofreció anoche la banda Zoé ante 10 mil seguidores en el Auditorio Nacional, donde presentó su nuevo material discográfico llamado Aztlán, así como un recorrido por sus éxitos.

Una plataforma que semejaba un barco espacial y de formato íntimo, con personas de pie al frente del escenario, recibieron a la agrupación mexicana conformada por León Larregui (voz), Sergio Acosta (guitarra), Jesús Báez (teclados), Ángel Mosqueda (bajo) y Rodrigo Guardiola (batería).

Foto: Carlos Enciso

Foto: Carlos Enciso

En la apertura se fondeaba “Cuidadito” a la voz de la entrañable cantante y actriz María Victoria (quien, por cierto, recibió el jueves homenaje en la Fonoteca Nacional de Coyoacán), apareciendo a eso de las 21:40 la figura espigada de Larregui en paralelo al griterío de sus fans y escuchándose inmediatamente la rola “Venus” que forma parte de su nueva producción.

Producción impecable. Foto: Carlos Enciso

Producción impecable. Foto: Carlos Enciso

Vestido de pantalón de piel negro, abrigándose con su tradicional poncho jipi y portando llamativas gafas, el líder de Zoé siempre se mostró cariñoso con su público.

Cabe recordar que el pasado 23 de mayo Larregui publicó en su cuenta de Twitter “vota por el amor”, con una imagen que enuncia las tres palabras de la coalición política armada con Morena-PT-PES, Juntos Haremos Historia, en sugerencia para unirse el próximo 1 de julio al sufragio a favor del candidato presidencial Andrés Manuel López Obrador (AMLO). Zoé es una de las bandas anunciadas para el cierre de campaña del popular Peje de Macuspana, el miércoles 27 de junio en el Estadio Azteca, a partir de las 17:00 horas.

Foto: Carlos Enciso

Foto: Carlos Enciso

Continuaron en su periplo del Auditorio Nacional con la nueva “Azul” y una revisión del pasado con “10 A.M.”, “Nada” y “Poli”. Hicieron gala de una extravagante producción que tenía una pantalla en forma de triángulo invertido, desplegando imágenes de arte digital y trazos cinéticos, del mismo modo que un paseo por el cosmos en expansión y momentos megastrales, psicodélicos incluso, con los rostros casi fantasmagóricos de los músicos reptilianos.

De lo reciente se sintió “Al Final” y de las anteriores placas “Paula”, “Arrullo de estrellas”, “Andrómeda” y “Fin de semana”.

En el éxtasis, Larregui se bajó del escenario para recibir una ráfaga de fotos a través de cientos de teléfonos celulares que se levantaban, junto a intentos de estrechar sus manos aunque fuera por un instante. Luego de darle con la actual “Renacer”, recapitularon temas de su carrera que arrancó en 1997 como “Vía láctea”, “Miel” y “Labios rotos”.

Lleno total en el Auditorio Nacional. Foto: Carlos Enciso

Lleno total en el Auditorio Nacional. Foto: Carlos Enciso

Con “Hielo” del disco Aztlán, los Zoé daban despedida y desaparecieron sin más; sin embargo, una cortina de rayos láser cubría todo el entarimado y detrás de ese espejo de nubes de tonalidades verdosas, la banda regresó para complacer con algunos cortes extras. Llegaron así canciones que los llevaron a la fama:

Fans de Zoé en el Auditorio Nacional. Foto: Carlos Enciso

Fans de Zoé en el Auditorio Nacional. Foto: Carlos Enciso

“Reptilectric”, “Luna”, “No me destruyas” y “Soñé”, mientras León Larregui surcaba el foro pasando entre las multitudes. Zoé dio cierre contundente con “Love”, pasando al frente todos los integrantes en agradecimiento para rendirse en aplausos y berridos, poco antes del filo de la medianoche. Cuando todos se fundían en amorosa comunión, rápidamente emprendieron huida con ardiente euforia e hipnotizados con un alucinante rock de tintes románticos. La banda había regresado al mítico Aztlán.

Comentarios