La cumbre del G7 concluyó entre tensión y recriminaciones

CIUDAD DE MÉXICO (proceso.com.mx) .- Los desacuerdos ante la imposición de medidas arancelarias al acero y aluminio decretadas por el presidente Donald Trump marcaron la cumbre del G7 en Canadá.

Las diferencias entre el gobierno de Washington y sus pares de Canadá, Francia, Reino Unido, Alemania, Japón e Italia, afloraron desde los primeros minutos del encuentro en Quebec y más que la foto oficial del encuentro, la imagen captada por Jesco Denzel, fotógrafo del gobierno alemán, se propagó rápidamente al evidenciar las diferencias entre la canciller Angela Merkel y Donald Trump.

En la imagen divulgada por el gobierno alemán también aparecen la primera ministra del Reino Unido, Theresa May, el presidente de Francia, Emmanuel Macron y detrás de Trump, con el rostro descajado, Shinzo Abe, primer ministro japonés.

Aunque Trump había pensado avalar la declaración conjunta entre las siete potencias, de última hora reviró y amagó con retirar su apoyo ante lo que consideró “prácticas injustas”.

“Estos aranceles ilegítimos deben recibir una respuesta equivalente”, declaró Justin Trudeau, ministro anfitrión, durante la última conferencia del encuentro.

En respuesta, Larry Kudlow,  principal asesor económico de la Casa Blanca, responsabilizó a Trudeau del fracaso de la cumbre del G7 “nos apuñaló por la espalda”, sentenció.

(Con información de agencias)

Comentarios