El tío de Claudia Pavlovich amenaza a campesinos de Caborca

SALTILLO, Coahuila. (proceso.com.mx).- El tío de la actual gobernadora de Sonora, Claudia Pavlovich, Rafael Pavlovich Durazo, amenazó a los campesinos del ejido el Bajío, ubicado en Caborca, para que desistan de seguir reclamando sus tierras ante el Tribunal Agrario o de lo contrario los meterá a prisión o los “desaparecerá”, denunciaron a Proceso representantes de los ejidatarios.

Gabriel Robledo Cruz, hermano del presidente del ejido, quien se encuentra desaparecido desde septiembre del año pasado, buscó a Proceso para denunciar las amenazas de Pavlovich contra los campesinos.

En entrevista por teléfono precisó que el tío de la gobernadora arribó al ejido protegido por dos unidades del ejército para advertirles: “Con solo tronar los dedos las autoridades los encarcelarán. Tienen 72 horas para comparecer al Tribunal Agrario y desistirse de las demandas contra mí y la minera Penmont”.

Los campesinos ya ganaron un litigio en el Tribunal Agrario contra la Minera Penmont, firma estadounidense que se apropió ilegalmente de cientos de hectáreas durante años para extraer oro de los terrenos del ejido.

El fallo del Tribunal ordenó a la minera regresar las tierras y pagar el usufructo ilegal que hicieron de ellas.

Se calcula en 300 millones de dólares lo que debió entregar la miera a los ejidatarios. No obstante, la mina
estadounidense abandonó el país y vendió su concesión a su socio Minera Herradura, propiedad del empresario Alberto Baillères, también dueño del Palacio de Hierro.

Rafael Pavlovich actualmente se hace pasar como ejidatario y pretende apropiarse ilegalmente de los terrenos con el apoyo de magistrados corruptos del Tribunal Agrario.

Pavlovich, también les dijo a los campesinos que es representante de la gobernadora y “del Sr. Manlio Fabio Beltrones”. Que estaba ahí para proteger sus intereses e incluso advirtió que no iba a permitir que una “bola de oaxacos “impidieran vender “sus terrenos a una minera”.

“Aseguró que ya lo tenían harto y que no habría más concesiones, o nos sometemos y nos daría trabajo o de lo contrario nos meterían a la cárcel o nos desaparecerían”, contó Gabriel Robledo.

Rafael Pavlovich arribó al ejido El Bajío con una caravana de 6 vehículos escoltados por dos unidades del ejército.

“Un grupo de 6 ejidatarios decidimos seguir la caravana en caso de que se dirigieran hacia las tierras del ejido donde se localiza la mina que está siendo saqueada por Rafael Pavlovich Durazo”, describió el representante de los campesinos.

“Los vehículos del ejército que ya estaban detenidos se regresaron a marcarnos el alto. El Secretario del ejido se identificó y les dijo que éramos los dueños de las tierras y que solo
íbamos a ver lo que estaba pasando”, contó Robledo Cruz.

En respuesta los militares lo encañonaron, le dijeron que se tiraran al suelo y los golpearon cuando intentaron grabar con sus teléfonos móviles.

Acto seguido les pusieron las botas en el cuello. Les exigieron las claves de sus celulares. Tras revisar sus teléfonos, los mantuvieron detenidos una media hora hasta que se les permitió levantarse para que abandonaran sus tierras, después de ser amenazados por el tío de Claudia Pavlovich.

Comentarios