Ante empresarios, Sheinbaum ofrece revisar todo el esquema de la verificación vehicular

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La candidata de Morena a la jefatura de gobierno en la capital del país, Claudia Sheinbaum, se comprometió a evaluar el nuevo esquema de verificación vehicular, debido a que incorpora pruebas “sin sentido”, como la revisión de la suspensión de un auto, además de trámites engorrosos.

Luego de su presentación ante los empresarios de la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (Canacintra), la exdelegada de Tlalpan señaló ante reporteros:

“Yo creo que no tiene sentido y vamos a revisar completa toda la tecnología que ahora quieren utilizar. Vamos a revisar todo el esquema de verificación vehicular, no eliminarla, porque es una medida ambiental, pero sí pretendemos modernizarla”.

Sheinbaum, que fue secretaria de Medio Ambiente cuando Andrés Manuel López Obrador gobernó la capital, dio a entender que la reducción de verificentros “es un negocio”.

“Tenemos conocimiento que sacaron, por ejemplo, verificentros que llevaban mucho tiempo, y que están concentrando en algunos cuantos, y estamos pidiendo por información pública toda la información para poder hacer una evaluación, pero más parece un negocio”.

Sheinbaum habló de medio ambiente y la relación con la industria. De hecho, aseguró que la ciudad puede ser un un gran centro de innovación si se logran vincular esfuerzos entre la academia, la iniciativa privada y el gobierno.

Después de la candidata de Morena, se presentó Alejandra Barrales, quien se comprometió a subir el salario mínimo, pero en función de la productividad.

“Cuando hablas de productividad, quien decide el incremento es el trabajador con su propio patrón y no tenemos que estar conteniéndolo como equivocadamente lo ha hecho el gobierno para que no le pegue la inflación. Eso es lo que ha tenido un país donde no hay productividad”, señaló la exsenadora.

Ante los empresarios, Barrales dijo que, de ganar la elección, ya tiene proyectado que los terrenos del ahora Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México serán “el nuevo Chapultepec” o una nueva Ciudad Universitaria, combinados con un corredor empresarial distribuido en 800 hectáreas, espacio que ya no se usará cuando se termine de construir el Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM ) en Texcoco.

Eso sí, fustigó a López Obrador sin mencionar su nombre al manifestar su “preocupación” por la intención de dar marcha atrás a dicho proyecto de infraestructura. “Me preocupa que la voluntad política pueda echar abajo la certeza jurídica de un proyecto”, sentenció.

Tanto Sheinbaum como Barrales tuvieron una buena recepción de parte de los industriales, quienes abarrotaron el auditorio de la sede nacional de la Canacintra. En contraste, cuando la representante del Partido Verde Ecologista de México (PVEM), Mariana Boy se presentó, proliferaron los lugares vacíos y el aburrimiento reflejado en las caras de varios empresarios.

Acerca del autor

Comunicólogo hecho por la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM; reportero labrado en Proceso.

Comentarios