El sinuoso camino de Arabia Saudita

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La selección de Arabia Saudita jugará en Rusia 2018 su quinto Mundial desde que en 1978 comenzó a participar en las eliminatorias. En el partido inaugural se medirá al equipo anfitrión, en un duelo seguramente descolorido entre dos selecciones que ocupan los lugares 57 y 60 en el ranking de la FIFA.

La primera vez que “Los hijos del desierto” participaron en un Mundial fue en Estados Unidos 94, cuando lograron avanzar hasta los octavos de final donde cayeron ante Suecia. En Francia 98, Corea-Japón 2002 y Alemania 2006 cayeron en primera ronda y terminaron entre el lugar 28 y 32. Nada que rescatar.

Para Rusia 2018, Arabia Saudita calificó como segundo del grupo de Asia, pero tendrá un camino sinuoso. Ante la selección rusa tendrá la oportunidad más amplia de obtener un buen resultado porque Uruguay (14 del mundo) y Egipto (45) son rivales más complicados.

Arabia Saudita encarará el Mundial de la mano de José Antonio Pizzi, uno de cuatro argentinos que han dirigido el seleccionado nacional árabe desde que Jorge “El Indio” Solari estuvo en el banquillo durante Estados Unidos 94.

A esta selección la calificó a Rusia 2018 el holandés Bert van Marwijk, quien asumió la dirección técnica en agosto de 2015. Bajo su mando, Arabia ganó 6 partidos, empató 1 y perdió 3. El resultado no fue suficiente para mantenerse en el cargo. Dos años después, renunció por diferencias con el presidente de la Federación de Futbol de Arabia Saudita. Van Marwijk estará en el Mundial como entrenador de la selección de Australia a donde llegó apenas en enero pasado.

La fase de preparación rumbo a Rusia 2018 se convirtió en un tormento para el argentino Edgardo Bauza, quien sustituyó a Bert van Marwijk. Apenas cumplía dos meses en el cargo, cuando el presidente de la Federación, Adel Izzat, anunció en redes sociales la salida del seleccionador. La explicación: las derrotas en partidos amistosos ante Bulgaria (1-0), Ghana (3-0) y Portugal (3-0). Los triunfos logrados ante Letonia (2-0) y Jamaica (5-2) fueron de poco valor para el federativo.

Pizzi tampoco tuvo un andar menos sinuoso. En nueve amistosos disputados logró triunfos ante Grecia, Argelia y Moldavia, pero cayó con Alemania (1-2), Perú (0-3), Italia (1-2), Bélgica (0-4) e Irak (1-4). Con Ucrania rescató un empate 1-1. Juan Antonio Pizzi, no hay que olvidar, es el artífice en gran medida de que Chile haya quedado fuera del Mundial.

Esta temporada, la expansión futbolística de Arabia Saudita se cristalizó con nueve jugadores árabes desplegados en equipos de la Liga de España, tres de ellos en clubes de la Primera División. Un acuerdo comercial entre la Federación y el Ministerio del Deporte del país árabe con la Liga Española de futbol detonó que el delantero Fahad Al-Muwallad, del Levante, y el mediocampista Salem Al-Dawsari, del Villareal, debutaran en sus respectivos clubes. Este último, de 26 años, terminó por regresar con el Al-Hilal de la liga local árabe.

Aunque a la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE) no le hizo gracia que por cuestiones económicos los jugadores árabes se integraran en su Liga en perjuicio de los futbolistas locales, los clubes del beneficio económico directo abrieron sus vestidores a los árabes, situación que podría volverse tendencia en Europa.

Así ocurrió también con el delantero de 31 años, Mohammad Al-Sahlawi, quien durante tres semanas entró con el primer equipo del Manchester United en virtud de otro acuerdo comercial entre los Red Devils y las autoridades deportivas de Arabia Saudita, que se han propuesto posicionar el futbol como el principal deporte es ese país.

Así en Rusia, José Antonio Pizzi dispondrá de cinco jugadores que militan en clubes europeos, el más importante de ellos Al-Sahlawi . Junto con Ahmed Khalil, de Emiratos Árabes, es el máximo goleador del grupo asiático que buscó su clasificación al Mundial.

Con 16 goles, más de la mitad de los 28 (en 40 partidos) que ha marcado en su carrera con el representativo nacional árabe, es la figura asiática de goleo que, sin embargo, ha sufrido en los últimos juegos amistosos rumbo a Rusia.

Al-Sahlawi, con una trayectoria de 13 años en la Liga Profesional Saudí, actualmente con el Al-Nassr, tendrá su gran oportunidad de brillar en el futbol internacional.

En 2015, la Federación Internacional de Historia y Estadística lo incluyó entre los mejores goleadores del año. Aquel fue su mejor curso. Ahora ha llegado su momento.

La Liga Profesional Saudí está integrada por 14 equipos, de los cuales el Al- Hilal (15 títulos), el Al-Ittihad Jeddah (8) y el Al-Nassr (8) son los más laureados. Se juega un torneo de dos vueltas con partidos de ida y vuelta.

Comentarios