Seis años después, Peña destraba recursos para terminar Línea 3 del Metro en NL

MONTERREY, NL (apro).- En diciembre de 2012, durante su primera gira como presidente, Enrique Peña Nieto se comprometió a respaldar con recursos la Línea 3 del Metro elevado, obra que sería construida al año siguiente en Nuevo León.

Seis años después –y en plena campaña electoral–, Peña Nieto accedió a destrabar recursos para concluir el tren ligero que unirá los municipios de Monterrey y San Nicolás, en recorrido de norte a sur de la zona metropolitana.

El problema ahora es que la obra finalmente podría entrar en pleno funcionamiento hasta dentro de 18 meses, es decir, a finales de 2019.

El gobierno estatal informó este miércoles 13 que el director de Banobras, Alfredo Vera, se comprometió a liberar mil 850 millones de pesos para adquirir los 26 carros que hacen falta para terminar el Metro elevado, que tendrá una extensión de 7.5 kilómetros, con ocho estaciones, y el cual dará servicio diario a 280 mil usuarios.

El costo total, inicialmente estaba estimado en 5 mil 700 millones de pesos, aunque la cifra se incrementó a 6 mil 900 millones por la adquisición de los carros, una cantidad que aportarán de manera compartida Federación, estado e iniciativa privada.

Desde la Ciudad de México, el gobernador interino Manuel González explicó que, el 20 de junio, cuando el expediente sobre los apoyos sea terminado, el proyecto será enviado a la junta de Comité Interno de Crédito del banco para que, en un plazo máximo de 45 días, sea depositado el recurso para la adquisición de los vagones.

“Éstos se depositarán y tendremos el primer vagón oficialmente ya a los nueve meses, y el último a los 18 meses, es decir, estaríamos llegando al vagón 26. Esto es el principio del final de una intensa gestión de años para lograr finalmente que la Línea 3 del Metro funcione. El día de hoy se destraba oficialmente y se empieza a ver el final de esta obra”, dijo el mandatario estatal interino.

González Flores aclaró que el retraso obedece a situaciones que surgieron en la pasada administración estatal priista.

En enero del 2015, el secretario de Comunicaciones y Transportes, Gerardo Ruiz Esparza, se comprometió a terminar la obra en agosto de ese año, luego en marzo de 2016, sin embargo, incumplió en todos los plazos.

Comentarios