Brexit: La conexión rusa

Arron Banks, clave en el éxito de la campaña por el Brexit. Foto: Twitter @Arron_banks Arron Banks, clave en el éxito de la campaña por el Brexit. Foto: Twitter @Arron_banks

LONDRES (apro).- La campaña para que Gran Bretaña abandonara la Unión Europea (UE) habría contado con el aval y el supuesto financiamiento de Rusia, tras revelarse que uno de los principales donantes de la misión Leave.UE participó en varias reuniones secretas con diplomáticos y empresarios rusos en la Embajada de Rusia en Londres antes, durante y después del referéndum por el divorcio británico de la UE en junio de 2016.

Arron Banks, un magnate inglés del sector de seguros con una fortuna personal estimada en al menos 250 millones de libras (340 millones de dólares), donó a Leave.UE 12 millones de libras (16 millones de dólares) en efectivo, además de darle préstamos y servicios para causas pro-Brexit.

Banks, de 52 años, negó cualquier vínculo con autoridades rusas o dinero ruso previo al referéndum, pero según documentos obtenidos por el semanario The Observer, el empresario mintió al respecto.

Los documentos revelaron que los directivos de Leave.UE mantuvieron varias reuniones secretas con autoridades, empresarios y diplomáticos rusos entre noviembre de 2015 y finales de 2017.

Además, confirmó que dos de esas reuniones secretas se llevaron a cabo una semana antes del lanzamiento oficial de la campaña de Leave.UE en el Reino Unido, la cual contaba como principal portavoz con el político de ultraderecha Nigel Farage.

Uno de los documentos citados por el semanario londinense reveló que el embajador ruso en el Reino Unido, Alexander Vladimirovich Yakovenko, organizó el día después del lanzamiento de la campaña oficial a favor del Brexit, una reunión secreta entre el empresario ruso Siman Povarenkin y Banks, para que ambos sellaran un acuerdo comercial por miles de millones de dólares relacionado a la adquisición de seis minas de oro en Siberia.

Yakovenko, quien en octubre de 2017 fue nombrado en la investigación del norteamericano Robert Mueller como uno de los “canales secretos” entre el Kremlin y la campaña presidencial de Donald Trump, también organizó un viaje a Moscú para Banks en febrero de 2016, con el fin de que éste conociera a socios y financistas claves detrás del proyecto de las seis minas de oro en Siberia, incluyendo a varios ejecutivos del banco ruso estatal Sberbank, con estrechos vínculos con Vladimir Putin.

Los documentos también indicaron que hubo “amplios contactos” previos a las elecciones presidenciales de 2016 en Estados Unidos, cuando Banks, el portavoz y activista de Leave.EU Andy Wigmore y Nigel Farage hicieron campaña en Nueva York y Washington para apoyar la candidatura de Donald Trump.

Los memorandos obtenidos por The Observer se suman a previas denuncias contra Rusia por supuesta interferencia en las elecciones presidentes de Estados Unidos, en los comicios generales de Francia, y ahora en el referéndum por el Brexit en Gran Bretaña, para obtener en todos esos casos resultados favorables al presidente Putin.

Deslinde

A finales de 2017, Banks hizo público un comunicado en el que indicaba que sus contactos con las autoridades rusas se habían limitado “a un simple almuerzo con bebidas” en la embajada rusa en Londres. Sin embargo, los documentos obtenidos por el semanario británico indican una realidad totalmente diferente.

A partir de noviembre de 2015, el embajador ruso Yakovenko invitó a Banks y a Wigmore a varios eventos y reuniones secretas previo al referéndum por la salida británica de la UE. Muchas de esas invitaciones fueron aceptadas por el multimillonario empresario de Bristol y su compañero de Leave.EU.

El 16 de noviembre de ese año, según indica uno de los informes, Yakovenko invitó a los dos británicos a una reunión y almuerzo en la embajada rusa.

Aunque no hay confirmación acerca de si ambos asistieron a dicha reunión, lo cierto es que el día siguiente, el 17 de noviembre, Leave.EU llevó a cabo un almuerzo de trabajo donde asistió la por entonces directora de desarrollo de la sociedad Brittany Kaiser, del grupo Cambridge Analytica, la firma en el corazón del escándalo de datos de Facebook. La misma Kaiser admitió en 2018 ante el Parlamento británico que los partidarios del ‘Brexit’ utilizaron de forma abusiva datos de los ciudadanos británicos durante la campaña del referéndum para la salida británica de la UE.

El 18 de noviembre, Banks y Wigmore visitaron nuevamente la embajada rusa.

En esa ocasión, el embajador Yakovenko les presentó a varios empresarios rusos con múltiples intereses comerciales en minas de oro en Rusia.

Durante esa reunión secreta, se les ofreció a los dos empresarios británicos invertir en un negocio para comprar seis firmas que operaban en minas de oro rusas, y fusionarlas en una sola compañía llamada Geo-ProMining, potencialmente ganando en esa transacción varios miles de millones de dólares.

Los documentos obtenidos por The Observer sugieren que hubo otras reuniones y encuentros entre los empresarios rusos y Banks y Wigmore, incluyendo un viaje a Moscú en febrero de 2016, durante el cual Banks se reunió con ejecutivos de alto rango del Sberbank, propiedad del Estado ruso y manejado por allegados a Putin.

El acuerdo para comprar las minas de oro con financiamiento de dicho banco estatal fue anunciado oficialmente el 5 de julio de 2016, doce días después del referéndum sobre el Brexit.

No está claro si Banks finalmente invirtió en ese emprendimiento con su propio dinero. Sin embargo, el empresario publicó un mensaje en su cuenta personal de Twitter, el 17 de julio de 2016, que decía: “Estoy comprando oro en estos momentos y grandes acciones de minería”. Oficialmente Bank no aparece como inversionista de dichas empresas.

Un comunicado oficial emitido en 2016 poco después de completarse el acuerdo comercial por las minas de oro, informó que un inversionista clave de GeoProMining a través de su firma Altera Fund era Kirill Androsov, exvice jefe de gabinete de Putin.

De acuerdo con los documentos secretos, Banks y Wigmore “devolvieron los favores” al invitar al embajador Yakovenko y a un alto diplomático ruso a una reunión en un pub inglés del centro de Londres, para presentarlos a empresarios británicos interesados en hacer negocios. También fueron invitados a presenciar los resultados del referéndum por el Brexit en la sede central de Leave.EU en Millbank, a metros del Palacio de Westminster, aunque Yakovenko finalmente no asistió debido a que tenía “compromisos” en Moscú.

Las invitaciones continuaron después del referéndum, durante un período en que Banks, Wigmore y Farage, comenzaron a viajar frecuentemente a Estados Unidos para apoyar la campaña de Donald Trump a la presidencia, según los informes vistos por The Observer.

El embajador Yakovenko se reunió con Wigmore y Banks el 19 de agosto de 2016, el mismo día que Steve Bannon se convirtió en el director de campaña de Trump. Ello ocurrió días antes que ambos viajaran a Mississippi junto a Nigel Farage para un mitin político el día 25 de agosto en el que Donald Trump presentó a Farage ante la audiencia como “Mr Brexit”. Farage dijo en su momento que una presidencia de Trump sería “Brexit plus”.

Tras las revelaciones de The Observer, todo apunta ahora a las actividades pro-Brexit de Banks y sus supuestos vínculos con Rusia.

Banks cobró fama por convertirse en el mayor donante de una agrupación política en la historia de Gran Bretaña, cuando apoyó financiera-mente la campaña Leave.EU.

Nacido en 1966 en el pequeño pueblo de Northwich, en el condado inglés de Cheshire, y educado en una escuela privada aristocrática, Banks logró amasar una fortuna que sigue creciendo año tras año.

El empresario tiene cinco hijos y está casado en segundas nupcias con Katya Paderina, una ciudadana rusa que llegó al Reino Unido con una visa de estudiante.

Los orígenes de la fortuna de Banks siguen siendo un gran misterio. Banks fundó la firma de seguros Brightside y el grupo financiero Go Skippy, además de ser propietario del grupo Eldon Insurance, pero mucha de su fortuna está escondida en cuentas secretas en paraísos fiscales de Belice, la Isla de Man (Inglaterra), las Islas Vírgenes Británicas y en Gibraltar.

La donación multimillonaria que hizo Banks a Leave.EU es actualmente blanco de una investigación por parte de la Comisión Electoral británica, especialmente unos 2.3 millones de libras cuyos orígenes son “dudosos”.

Previamente Banks fue donante del Partido Conservador, al que estuvo afiliado hasta 2014. Luego decidió apoyar al Partido por la Independencia del Reino Unido (UKIP) de Nigel Farage, al que donó inicialmente unos 150 mil dólares, y luego 1.3 millones, después de que el por entonces canciller conservador William Hague dijera públicamente que desconocía quién era Banks y de sus donaciones a los Tories (conserva-dores).

“Hague me llamó un ‘don nadie’”, dijo en su momento Banks. “Ahora él sabe quién soy”.

A investigación la conexión de Banks con Rusia

Según The Observer, el dinero de Banks “fue clave” en el éxito de la campaña por el ‘Brexit’, que utilizó muchas de las tácticas empleadas por Trump enfocadas en el nacionalismo y el miedo al aumento de la inmigración.

Por su parte y respondiendo a las acusaciones, la Embajada rusa en el Reino Unido informó en un comunicado: “Esta embajada rusa no intervino de ninguna forma en el proceso político del Reino Unido, incluyendo el referéndum por el ‘Brexit’. Organizar reuniones con políticos y empresarios es parte del trabajo de cualquier embajada”.

El presidente del Partido Conservador y jefe del Comité selecto de Cultura y Medios, Damian Collins, indicó por su parte que Rusia “no es amiga del Reino Unido”.

“Estas nuevas revelaciones generan preguntas muy serias. Si confirmamos que hubo acuerdos con el gobierno ruso (por el Brexit), habrá que preguntarse si hubo una interferencia rusa en nuestros procesos democráticos”.

“Arron Banks deberá responder estas cuestiones”, subrayó.

En tanto, el ministro del Interior británico, Sajid Javid, afirmó que el gobierno investigará “muy seriamente” todas las conexiones rusas de Banks durante la campaña por el Brexit.

“Tengo entendido que varios ministerios del gobierno están analizando información de inteligencia y de otra índole (vinculada a Banks).”, agregó el funcionario conservador.

Tras las revelaciones, Banks fue llamado a declarar ante un panel de diputados del Comité Selecto de Cultura y Medios, donde compareció junto a Wigmore en la tarde del 12 de junio.

Durante esa breve interpelación, el empresario negó categóricamente cualquier vínculo con dinero de Rusia y el Brexit, y rechazó las acusaciones acerca de que viajó a Rusia en febrero de 2016.

“Es cierto que me reuní (con el empresario ruso Siman Povarenkin). Soy un empresario. ¿Por qué no podría reunirme con él? Esa reunión fue interesante. Les puedo confirmar que no tengo negocios en Rusia ni hice acuerdos con ese país”, dijo Banks categórico.

El empresario y Wigmore también informaron a los parlamentarios haberle entregado un número telefónico del equipo de Trump a Yakovenko durante un “almuerzo de trabajo” en noviembre de 2016, días después de una visita de ambos a la Torre Trump en la que se reunieron con el presidente electo.

“¿Qué problema hay con eso? Le dimos un número de teléfono y listo. No hay nada malo en ello”, dijo Banks.

Luego de una acalorada sesión de preguntas y respuestas que duró menos de una hora, Banks se negó a seguir respondiendo a los diputados, porque según él tenía pautado para esa hora un almuerzo con los parlamentarios del Partido Democrático Unionista (DUP), Ian Paisley Jr y Sammy Wilson, ambos activistas “pro-Brexit”.

Finalizada la interpelación, el presidente del Comité, Damian Collins, sostuvo que tanto Banks como Wigmore “admitieron exagerar, mentir y crear historias” para su propio beneficio.

“Es difícil para este Comité determinar si respondieron con seriedad en relación al uso ilegal de información, gastos de campaña y encuentros con funcionarios de alto rango de Rusia. Pero seguiremos investigando hasta llegar al fondo del asunto”, subrayó Collins en el Parlamento de Westminster.

Comentarios

Load More