Homenajes a “El Nigromante” por sus 200 años

CIUDAD DE MÉXICO (proceso.com.mx).- Al cumplirse el viernes 22 de junio 200 años del nacimiento del célebre político liberal e ideólogo guanajuatense  Ignacio Ramírez El Nigromante, el Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA) lo celebrará con sendos homenajes tanto en la capital como en el espacio recién remodelado que lleva su nombre en San Miguel de Allende, Guanajuato.

Ubicado en ubicado en Doctor Hernández Macías 75, centro de San Miguel de Allende, el Centro Cultural Ignacio Ramírez “El Nigromante” del INBA anuncia una semana de festejos que comienza este lunes 18 de junio, a las 18:00 horas, con la presentación del libro de bolsillo Breve Historia de Ignacio Ramírez y una exposición histórica con cientos de fotografías y documentos personales del archivo familiar de El Nigromante, investigado por el biógrafo Emilio Arellano (teléfono 01 415 152 0289).

Precisamente el martes 19 de junio, al mediodía, se presentará el libro La Nueva República, de Arellano, quien es tataranieto de El Nigromante. Por la tarde, Eduardo Suárez García ofrecerá la charla “Agitados años para un secretario de gobierno. Cartas acerca de Ignacio Ramírez”.

El miércoles 20 de junio, a las 16:00 horas, César Arias de la Canal disertará en torno a “La proyección de El Nigromante en nuestros días”, y el doctor Pablo Piccato su conferencia magistral “Poesía y esfera pública en el México republicano: una lectura de Ignacio Ramírez”.

Al día siguiente, por la tarde, el monero y escritor Rafael Barajas, alias El Fisgón, hablará en torno a “La importancia de Ignacio Ramírez en la lucha por el Estado laico”, y el doctor David R. Maciel, profesor emérito en Historia por la UNM y la UCLA en Estados Unidos, dará su conferencia magistral “El liberalismo radical de Ignacio Ramírez”, a las 18:00 horas.

El viernes 21 de junio, a las 16:00 horas, Alfonso Goyri leerá la ponencia “La pintura mexicana en el siglo de la Independencia, el paisaje y sus personajes”, seguida de “Ignacio Ramírez: apóstol de la libertad de pensamiento”, conferencia magistral por Liliana Weinberg, doctora de la UNAM.A mediodía del sábado habrá un diálogo abierto con los asistentes para clausurar la celebración.

Además, como parte de las actividades conmemorativas por el bicentenario del nacimiento del también poeta y dibujante Ignacio Ramírez El Nigromante, el Palacio de Bellas Artes le rendirá un homenaje el martes 19 de junio en la Sala Manuel M. Ponce.

Fernando Curiel, Luis Maldonado, Mariana Ozuna, Miguel Ángel Castro y Vicente Quirarte, conversarán sobre la figura y el legado de El Nigromante, quien “fue un sabio, gran estudioso de la botánica, de la química, fue radical en su pensamiento, el más radical de los hombres de la Reforma”, a decir del historiador Quirarte.

Juileta Gil Elourdy escribió en “Ignacio Ramírez, El Nigromante, un liberal puro”, introducción al estudio de Emilio Arellano Memorias prohibidas de Ignacio Ramírez (Planeta, 2009):

“El Nigromante, dieciocho años menor que Juárez, acompañó a éste en sus luchas desde la revolución de Ayutla en 1854. El joven Altamirano fue secretario del general Álvarez y acompañó a sus dos mayores ejemplos durante la revolución de Ayutla, la guerra de Reforma y la Intervención francesa.

“El Nigromante fue el diputado más notable que participó en forma brillante y decisiva en la redacción de la Constitución de 1857. Ya en 1846 había fundado, con extraordinaria visión futurista, el Instituto Científico y Literario de Toluca, y como secretario de Educación del gobernador del Estado de México, Lorenzo de Zavala, creó becas para jóvenes indígenas que se distinguían por su inteligencia.

“Reformó la ley de hipotecas y juzgados, puso en práctica las leyes sobre la independencia entre el Estado y la Iglesia; reformó el plan de estudios siendo el primero que destruyó la rutina del programa colonial. En el Estado de Puebla entregó el palacio episcopal al gobierno del Estado y dispuso que la iglesia de la Compañía de Jesús se transformara en biblioteca y en sus torres se fundaran observatorios astronómicos y meteorológicos. En la Ciudad de México ordenó la creación de la Biblioteca Nacional con los libros de los antiguos conventos y la adquisición de nuevos, dotó ampliamente los gabinetes de la Escuela de Minas; hizo formar una colección de obras de pintores mexicanos, que hoy se puede ver en la Escuela de Bellas Artes, y en su calidad de Ministro de Fomento renovó el contrato para la construcción del ferrocarril de Veracruz.

“Como literato y ensayista atento a un gran número de temas sociales y científicos, El Nigromante brilló como un temible polemista y periodista, por demás sarcástico… sus aportaciones no han perdido vigencia como justo anhelo del pueblo mexicano.”

Como señala Gil Elourdi, Ignacio Ramírez “era mestizo, de madre indígena, a diferencia de Juárez y Altamirano que eran indios puros, uno nacido en Gelatao, Oaxaca, y el otro en Tixtla, Guerrero… Ramírez habló español desde su nacimiento”. Un poema de El Nigromante, dice:

En ser indio mi vanidad se funda,

         Porque el indio socorre en su miseria

         A los vasallos de Isabel segunda.

         ¡Fortuna y gloria al hombre que se precia

         De respeto infundir hasta la muerte!

         Dios, por invulnerable, la desprecia,

         Y, por su dignidad, el varón fuerte. 

¿Profecías?        

El 18 de octubre de 1836 fue un día excepcional en la vida de Ignacio Ramírez, refiere Emilio Arellano.

“Su discurso de ingreso a la Academia de Letrán, y que llevaba el título No hay Dios, los seres de la naturaleza se sostienen por sí mismos, causó revuelo en la sociedad mexicana una vez que apareció publicado en un periódico… Al verlo pasar, los fanáticos le gritaban de acerca a cera: ‘¡Jacobino, masón, impío, hereje!’. De allí proviene el seudónimo con el que firmó su extensa producción periodística y literaria, y las extraordinarias leyes de Reforma: El Nigromante.”

La palabra “Nigromante”, añade, equivale a “quien habla con los muertos para predecir el futuro”. Según Arellano, su visión política fue profética. Por un lado, previó la igualdad entre mujeres y hombres; tras la pérdida de la mitad del territorio nacional por los invasores yanquis, advirtió que los mexicanos recuperarían las Californias por el aumento de la población hispana del otro lado del Río Bravo.

Pero asimismo, pensaba que los aztecas creían en la llegada de un cambio en nuestro país al ascenso del paneta Venus, gracias a un político cuyos rasgos coinciden con los de Andrés Manuel López Obrador.

“Sí, ríete si gustas, pero igual se lo dije a la señora que se rió en la Casa de España en México…”

Un documento de 1521, que recupera las palabras de Ahuelitoc Ixcapa Calzada, “descendiente de los señores aztecas de Tacuba” y uno de los ancestros indígenas de Ignacio Ramírez, el que parece haber provocado mayor escozor.  Sólo con el apoyo de Planeta pudimos sacar mi libro La Nueva República, porque en la página 153 viene una profecía que impactó tanto al INAH (Instituto Nacional de Antropología e Historia), a las instituciones culturales, como a varios estudiosos, me dijeron que era una tradición oral conocida en los pueblos indígenas y que yo no tenía derecho a divulgarla porque ellos lo iban a hacer en su oportunidad.”

De estas tierras en el sur del imperio, en donde nos encontramos y en donde murió nuestro señor Cuauhtémoc, nacerá y llegará el primer gobernante de la nueva era y la gran tortuga de su tierra natal lo profetizará: Ipiltzin-ayutl-tepetl.

Aunque se considera que Las Hibueras (donde Cortés asesinó a Cuauhtémoc) es hoy territorio de Honduras, Arellano dice que es Tabasco, y que la tortuga es una escultura del sitio arqueológico ‘El Tortuguero’, localizado en el municipio de Macuspana, tierra de AMLO.

(https://www.sinembargo.mx/26-03-2012/189754)

Comentarios