Fernando Delgadillo, “Sesiones acústicas” de bohemia

CIUDAD DE MÉXICO (proceso.com.mx).- Un remanso de poesía, bohemia, sonrisas y pacifismo ofreció anoche el cantautor Fernando Delgadillo, en una velada llena de pasiones en el Teatro de la Ciudad Esperanza Iris.

(https://www.youtube.com/watch?v=DAFcT2SV96c)

El inmueble de la calle de Donceles en el Centro Histórico capitalino se cobijó de momentos entrañables en un conciso recorrido por la carrera del músico originario de tierras mexiquenses.

Con su guitarra acústica apareció sobre el escenario cuando el reloj marcaba las 19:50 horas, acompañándose de su ensamble al que llama Los Prodigiosos Canchanchanes Místicos: Daniel Delgadillo (coros y pandero), Yuri Nilo (coro, cello y guitarra), Manolo Rodríguez (batería) y Giovanni Buzzurro (bajo y guitarra), quienes junto al trovador entregaron un intenso repertorio de poco más de dos horas.

Amores y desamores, encuentros y separaciones, así como pasajes citadinos y lúdicos, permearon a los presentes con su show titulado “Sesiones acústicas”, el cual también da nombre a su material discográfico que lanzó desde 2016.

“Con cierto aire a ti” fue el tema de apertura para seguir rápidamente con “Puede que pueda”, al que el público se entregó vehementemente.  Delgadillo se mostró incesantemente cordial, con su característico sentido del humor entre rola y rola, siempre alegre narrando el origen de sus creaciones. Continuó con “Serenata”, “Navegante” y “Primavera”, contando con una producción sencilla de luces tenues y un ambiente de intimidad.

Fernando Delgadillo en su presentación del Teatro de la Ciudad. Foto: Carlos Enciso

Fernando Delgadillo en su presentación del Teatro de la Ciudad. Foto: Carlos Enciso

“Conclusiones en rag” brindó vertiginoso paso para servir “En la espera” y estremecer con “Entre pairos y derivas”, mientras sus seguidores gritaban entre las butacas: “¡Maestro!”.

Llegó un segundo segmento en el cual sus músicos partieron y solamente permaneció Delgadillo junto a Yuri Nilo, quien hizo gala de su chelo para conmovedora versión de la memorable “Hoy ten miedo de mí” y entonar al instante “Bienvenida”.

Fernando Delgadillo rindió homenaje al ensayista y poeta regio Alfonso Reyes (1889-1959) tras recitar “Sol de Monterrey”, extendiendo una selección sonora en solitario de “Julieta”, “Pronóstico del tiempo”, “Mensajes”, “De las tardes” y “Quizás”.

(https://www.youtube.com/watch?v=ftTTBsh06vc)

Recordó al rockero argentino Luis Alberto Spinetta (1950-2012) con “Tu hombro derecho”, en dedicatoria para “aquellos que pagamos caro el amor” y en seguida rasgar “Amor de voceador”.

Foto: Carlos Enciso

Foto: Carlos Enciso

Retornaron a escena Los Prodigiosos Canchanchanes Místicos, para encumbrar el ocaso del espectáculo mientras prevenía a su gente que pronto llegaría el final, ante la imposibilidad de tocar toda su discografía que comprende 15 placas.

Los reunidos clamaron más tiempo al ídolo; recibieron de regalo “Tu prisa”, “Momentos pendientes” y “Llueve”, instante en el que Fernando Delgadillo pasó al frente junto a su agrupación en absoluto agradecimiento cuando pasaban las 10 de la noche. Los adeptos correspondieron con portentosa ovación de pie para lograr una quasi perfecta satisfacción colectiva.

Comentarios